6 sept. 2009 ~ ~ Etiquetas:

«Hablar del Carambolo y del tesoro es hablar de los orígenes de Sevilla»

ABC Sevilla. 05/09/2009. Laura L. Reyna García

Tras los problemas técnicos para conseguir exponer al público el Tesoro del Carambolo y después de un año de retraso, el 24 de septiembre el Museo Arqueológico de Sevilla expondrá finalmente la muestra original hasta el 10 de enero del 2010.

La exposición, bajo el nombre de «El Carambolo 1958-2008. Cincuenta años de un tesoro», estuvo programada inicialmente para hacerla coincidir con su aniversario, pero la necesidad de rehabilitación y mejora del Museo Arqueológico de Sevilla donde las condiciones de espacio y seguridad no cumplían los requisitos mínimos para una exposición de estas características, la atrasó. Actualmente, las piezas originales del Tesoro se encuentran en la cámara acorazada de un banco de la ciudad.

Aún no se sabe si la muestra será indefinida, aunque el Consistorio ha pedido un examen exhaustivo a la Universidad de Sevilla para calificar la seguridad y condiciones de conservación y así poder contemplar la posibilidad de una ubicación permanente del Tesoro del Carambolo.

«La exposición contará toda la polémica sobre su origen entre los arqueólogos durante estos 50 años, desde las opiniones sobre un enclave tartéssico hasta las últimas, sobre una zona sagrada de los fenicios», comenta a ABC José Luis Escacena, uno de los dos comisarios de la exposición, que además es profesor de la hispalense. Los propósitos de la exposición son dar a conocer los hallazgos y nuevas intepretaciones sobre el Tesoro a lo largo de este medio siglo para proporcionar una visión amplia y actualizada del yacimiento, su época y entorno geográfico. «Una de las piezas descubiertas en la pasada investigación en el yacimiento, es un barco de cerámica con una cabeza de caballo. Es la reproducción más antigua de un barco fenicio». En un inicio, cuando se descubrió el tesoro, se llegó a pensar que era el ajuar de un rey tartéssico. «Actualmente, pensamos que en el tesoro hay dos conjuntos, uno para un sacerdote que dirigía los sacrificios de animales y otro para que los animales lo llevaran puesto en la procesión ritual que se celebraba frente al santuario antes del sacrificio», dice Escacena.

El Cerro del Carambolo, según las últimas investigaciones consistía en un enclave sagrado fenicio, con diferentes casas que se construyeron a su alrededor para las peregrinaciones y el mantenimiento del templo. «El Cerro del Carambolo pertenece al pueblo de Camas, pero desde el principio lo adquirió el Ayuntamiento de Sevilla. El Carambolo está muy vinculado a la fundación de Sevilla, ya que es uno de los principales centros que tuvo la Sevilla de hace aproximadamente 3.000 años, aunque estuviera fuera del centro urbano. Por tanto, hablar del Carambolo y del tesoro, es hablar de los orígenes de Sevilla», dice José Luis Escacena que ha realizado diversos estudios sobre el Carambolo y su tesoro.

Esta actividad es la cúspide de los eventos que se han estado realizando durante el año para conmemorar el 50 aniversario del hallazgo del yacimiento fenicio en el Cerro del Carambolo, en Camas. Con anterioridad se han organizado jornadas en la Universidad de Sevilla —muy unida a estos descubrimientos por el entonces investigador del Carambolo, el catedrático Juan de Mata Carriazo — donde José Luis Escacena, junto al otro comisario de la exposición, realizó un simposio sobre «Los pectorales del Tesoro del Carambolo», parte fundamental de las piezas del Carambolo.

Un poco de historia
A finales de septiembre de 1958, unos albañiles allanaban la cima del Cerro del Carambolo para construir las instalaciones del Real Tiro de Pichón de Sevilla, donde se realizaría una competición internacional. Pronto sus picos dieron con algo duro y descubrieron unas piezas metálicas doradas, que formaban diversos dibujos. Surgió entonces la incertidumbre sobre si eran de oro o de cobre y rompieron para comprobarlo lo que se conocería después como un pectoral. Había también un collar, brazaletes y 16 «galletas». Descubrieron el Tesoro del Carambolo.

No hay comentarios: