25 abr. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

El extranjero a quien más debe España


Archer Huntington (en el centro, con barba) con la tartana en la que recorrió la Ruta del Cid, de Burgos a Valencia.
Itálica (Sevilla), 25 de abril de 1898. La guerra entre España y EEUU interrumpe las excavaciones de Huntington.
25/04/2017. Tiempo.

La guerra hispano-estadounidense fue algo más que una guerra perdida, fue “el Desastre del 98”, el final del sueño de una grandeza evaporada en realidad tiempo atrás. Cuando Estados Unidos nos arrebató fácilmente Cuba y Filipinas, España dejó de ser oficialmente una potencia mundial y entró en una profunda depresión, reflejada en la melancolía de la Generación del 98.

La lengua castellana incorporó una frase hecha para consolarse ante una pérdida: “Más se perdió en Cuba”. En el inventario de esas pérdidas hay una que quizá parezca menor aunque supuso un doloroso trance para quien la sufrió, un joven arqueólogo norteamericano que había puesto todo su entusiasmo en las excavaciones que financiaba y dirigía personalmente en las ruinas de Itálica, en Sevilla, entregando sus hallazgos al Museo Arqueológico Municipal. Era Archer M. Huntington, que vio así interrumpido su tercer viaje a nuestro país, y amenazada la misión que se había impuesto, dar a conocer “el alma de España” en Estados Unidos.

La primera visita de Huntington a España fue en 1892. Tenía 22 años y resultó una catarsis, entró en comunión con sus gentes, con sus paisajes, con sus mitos. La figura de Rodrigo Díaz de Vivar se apoderó de él penetrándolo como un íncubo, recorrió la Ruta del Cid y decidió hacer “la mejor traducción” del Cantar de Mío Cid, para lo que incluso aprendió el árabe, pues consideraba que era imprescindible para entender bien el castellano del siglo XI. Su edición, plena de notas, es en efecto la mejor versión inglesa del Cantar y le valdría el master of arts honorífico en Yale y Harvard.

Pese a esa especie de mal de Stendhal, su viaje iniciático no tenía nada que ver con el Grand Tour de los jóvenes nobles ingleses del XVIII para adquirir un barniz de cultura humanista, ni con la búsqueda del pintoresquismo de los viajeros románticos. Su preparación era excepcional, había aprendido perfectamente el castellano, había estudiado la literatura, el arte y la historia de España, poseía ya una notable biblioteca de libros sobre estos temas y tenía un plan de trabajo. Su forma de viaje fue muy pegada al terruño, al monasterio de Yuste, lugar de retiro de Carlos V, llegó a lomos de mula, y la Ruta del Cid de Burgos a Valencia la hizo en una pequeña tartana, como si fuese un chamarilero ambulante. También incluyó en sus periplos el norte de España, huyendo del tópico extranjero que solo veía la España de pandereta de Andalucía o, como mucho, la austera Castilla del Cid.

Sus viajes por la península ibérica le dieron una visión directa del arte español que ya conocía académicamente, pero también de la artesanía popular, lo que le permitió diseñar cuidadosamente su “Museo Español” hasta convertirlo en lo que es la Hispanic Society, el mejor compendio de la cultura española que existe fuera de España.

Huntington procuró siempre conocer a la gente del pueblo, que consideraba especímenes puros de la honrada raza española, incluso dirigió personalmente una cuadrilla de 43 trabajadores para excavar las ruinas de Itálica, pero de otro lado, gracias a su condición social, tuvo acceso a lo más selecto de la intelectualidad y el mundo artístico español, como refleja la galería de retratos de sus amigos que hoy se puede ver en la exposición del Prado.

Allí conviven dos extremos, conservador y progresista, del pensamiento español, Menéndez Pelayo y Gumersindo de Azcárate, las glorias literarias de Blasco Ibáñez y Pérez Galdós, Echegaray y Pío Baroja, el inventor Torres Quevedo, el filósofo Unamuno o los poetas Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez, además de autorretratos de los grandes pintores de principios de siglo, empezando por Sorolla y Zuloaga. A estos dos les organizó Huntington exposiciones en Nueva York que les abrieron el mercado americano, aunque también se dice que a Sorolla lo mató Huntington, porque, como Felipe IV a Rubens, le exigía más y más cuadros.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La falta de personal obliga a Itálica a limitar temporalmente las visitas «a la zona del anfiteatro»


Las visitas a Itálica se han limitado temporalmente al anfiteatro - ROCÍO RUZ.
Desde Cultura estarían demandando la cobertura de las bajas y vacantes de la plantilla, pero Hacienda no da luz verde.
25/04/2017. ABC.

El conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en el municipio sevillano de Santiponce y donde descansan las ruinas de la antigua ciudad romana cuna de los emperadores Trajano y Adriano, ha limitado las visitas al recinto «a la zona del anfiteatro», según informa la entidad a través de su propio perfil en la red social Facebook.

Recordemos al respecto, que ya hace meses, el conjunto arqueológico, recientemente escenario del rodaje de secuencias de la famosa serie de televisión Juego de Tronos y sobre el que pesa un proyecto de candidatura a la declaración de Patrimonio Mundial, era objeto de cierres «parciales», como consecuencia de la falta de vigilantes en su plantilla.

En ese sentido, fuentes de la plantilla de la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura han señalado a Europa Press que «continúa la falta de personal» que ha venido motivando este tipo de incidencias en los últimos tiempos.

Según la plantilla, la delegación territorial de la Consejería de Cultura y la propia Consejería estarían demandando la cobertura de las bajas y vacantes de la plantilla del recinto arqueológico, pero tal extremo no estaría siendo satisfecho por parte de la Dirección General de Recursos Humanos y Función Pública, perteneciente a la Consejería de Hacienda y Administración Pública. «Hasta nuevo aviso, la visita pública al conjunto arqueológico queda limitada a la zona del anfiteatro romano», informa en cualquier caso el propio recinto en su perfil oficial de Facebook.
Leer más »

24 abr. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Maeztu 'abronca' a la Junta por el caso de la escuela de hostelería ilegal

Cree que en asuntos similares que dañen el erario público los responsables públicos "debieran" responder con su patrimonio. La Consejería esgrimió informes favorables del Consejo Consultivo.
23/04/2017. Diario de Sevilla.

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha dedicado un apartado dentro de su último informe, presentado hace unos días en el Parlamento, al caso de la escuela de hostelería de Castilleja de Guzmán, demolida tras una sentencia del Tribunal Supremo. Comenzó a construirse sobre una zona verde que, con las obras en marcha, se modificó a propuesta del Ayuntamiento, pero con el aval de la Junta. Según la sentencia, ese cambio "no obedeció a la búsqueda y satisfacción de los intereses generales, sino a enmendar una actuación de ilegalidad provocada por el propio Ayuntamiento" y ordenó la demolición.

Maeztu censura la actuación de la administración local y la autonómica -cuya resolución avalando el cambio urbanístico fue la recurrida en los tribunales-, en un caso sobre el que abrió un expediente de oficio y que usa para "llamar la atención" sobre las graves consecuencias que las "acciones u omisiones" en materia urbanística que toman los responsables públicos pueden tener en el erario público. Aboga por que se investiguen "siempre" las "posibles responsabilidades en las que hayan incurrido" quienes toman las decisiones. "Debieran responder con su patrimonio" cuando, como consecuencia de sus acciones hacen que se pierden fondos públicos, defiende. El Defensor anuncia que su oficina ha iniciado hace poco una "línea de actuación" específica, cuyo objetivo es llamar la atención y alertar a las autoridades y funcionarios" en este aspecto. En su informe, también cita otras actuaciones urbanísticas que han terminado suponiendo menoscabo para el erario público del ayuntamiento granadino de Almuñécar o el de Vera, en Almería.

EL DEFENSOR HA INICIADO UNA "LÍNEA DE ACTUACIÓN" PARA ADVERTIR A CARGOS PÚBLICOS Y FUNCIONARIOS

El edificio demolido sin usar en Castilleja se levantó con "fondos Feder destinados a la generación de empleo", recuerda Maeztu, "que no han alcanzado el objetivo previsto", en "una comunidad autónoma que padece un 30% de desempleo". El Defensor inició la actuación de oficio por este caso en marzo de 2015, tras la diligencia del TSJA en la que instaba al Ayuntamiento a poner plazos a la demolición. En las conclusiones, Maeztu valora "negativamente la actuación de las dos administraciones", la local y la autonómica, y demanda que "se tome buena nota de ello" y "no se adopten" decisiones similares "que puedan tener tan graves consecuencias".

En la tramitación de esta actuación, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio mantuvo ante Maeztu que "no se cumple los presupuestos" para exigir responsabilidad patrimonial derivada de sus accciones, porque la modificación pasó y se aprobó también en la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo, previo informe favorable del Consejo Consultivo. También contaba con informes sectoriales favorables. "Sin embargo -dice Maeztu- esta institución debe resaltar que el proceder de estas dos administraciones, local y autonómica, al proponer la citada modificación del planeamiento, por más que fuera avalada por el dictamen del Consejo Consultivo, no puede estimarse como ejemplar, genere o no una posible responsabilidad patrominial", insiste.

El Defensor muestra además su sorpresa por cómo ha acabado este caso, por el que llegó a abrir otra queja previa. Entonces, la Junta le informó de que había pedido al Ayuntamiento la anulación de la licencia de obra. Fue después cuando aprobó la modificación urbanística propuesta por el Ayuntamiento y las obras siguieron, en tanto que se pronunciaban los tribunales.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Antequera adjudica la redacción del proyecto del Plan Especial de los Dólmenes


Turistas acceden al dolmen de Menga.
21/04/2017. Las 4 Esquinas.

El Ayuntamiento de Antequera ya ha adjudicado la redacción del proyecto del Plan Especial de Protección del Sitio de los Dólmenes. Se trata de uno de los compromisos que se adquirieron en su día con la Unesco en el documento en el cual se fijaban los criterios que regularían el entorno del espacio monumental a partir de su declaración como Patrimonio Mundial.

Concretamente, una vez finalizado el proceso de licitación, el Consistorio ha seleccionado al estudio de arquitectura encabezado por el prestigioso especialista José Ramón Menéndez de Luarca. El importe final de la adjudicación ha sido de 53.699 euros, procediéndose en la actualidad a la entrega de toda la documentación necesaria para firma del contrato con carácter definitivo.

Este proyecto de redacción del Plan Especial de Protección del Sitio de los Dólmenes tendrá un plazo de elaboración de 3 meses, estando supeditado a la posterior aprobación de la Junta de Andalucía, ya que se trata de un plan de carácter urbanístico.

El Consistorio manifestó que con este trámite se muestra “el compromiso que viene a corroborar todos los esfuerzos en materia promocional que se realizaron durante la candidatura a Patrimonio Mundial de la Unesco y que se transformaron en necesidades a desarrollar”.
Leer más »

17 abr. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Una excavación en Badajoz descubre un edificio tartésico único en el Mediterráneo occidental


Escalinata monumental de época tartésica hallada en el yacimiento del Turuñuelo de Guareña (Badajoz). SANTI BURGOS.
Investigadores del Instituto de Arqueología del CSIC hallan una escalinata monumental de hace 2.500 años que apunta a una insólita construcción de dos plantas.
17/04/2017. El País.

Fuera de contexto, la imagen de unos escalones en mitad de un gran agujero que acompaña este texto podría no decir mucho. Sin embargo, su contexto —la excavación de un enorme edificio tartésico de hace 2.500 años en la comarca de Las Vegas del Guadiana, en Badajoz— los convierte en un descubrimiento extraordinario. Y no solo porque esa escalinata monumental de dos metros y medio de altura apuntan a una insólita edificación de dos plantas del siglo V antes de Cristo, la primera que se conserva de aquella época; sino porque están construidas con unas técnicas y unos materiales que se pensaba que no se habían utilizado en todo el Mediterráneo occidental hasta mucho tiempo después.

MÁS INFORMACIÓN
Una excavación en Badajoz descubre un edificio tartésico único en el Mediterráneo occidental Un gran edificio de hace 2.500 años abre los secretos de la cultura tartésica
Una excavación en Badajoz descubre un edificio tartésico único en el Mediterráneo occidental FOTOGALERÍA Semillas, platos, anzuelos, ‘bañeras’... de hace 2.500 años

La mitad de los escalones están hechos a modo de sillares, es decir, colocando unos bloques rectangulares a continuación de otros y luego unos encima de otros. Pero no utilizan grandes piezas de piedra cortada, como se hacía en construcciones similares de la época en el Mediterráneo oriental (en Grecia, por ejemplo), sino una especie de mortero de cal y granito machacado, probablemente encofrado después (la mezcla se colocaba a fraguar entre tablas hasta que se secara). Algo así como un protocemento, solo que un siglo antes de que apareciera el primer material de este tipo documentado hasta ahora: el opus caementicium del Imperio Romano.

El yacimiento del Turuñuelo de Guareña, cuya excavación arrancó en 2015, ya había sorprendido a los investigadores por su tamaño (es el más grande localizado de aquella época, en torno a una hectárea), la riqueza de materiales encontrados y su extraordinario estado de conservación. Todo tipo de joyas, puntas de lanza, recipientes, semillas, restos de tejidos, parrillas de bronce o calderos enormes prometían desde el principio arrojar nueva luz sobre la cultura de Tartesos. Una civilización prerromana que ocupó el suroeste de la Península Ibérica en el primer milenio antes de Cristo sobre la que se ha levantado todo tipo de mitos y leyendas (sobre todo, en torno a su misteriosa decadencia y su abrupto final), debido, entre otras cosas, a la escasez de restos materiales. Una escasez que la excavación dirigida por los arqueólogos del CSIC Sebastián Celestino —que también es director del Instituto de Arqueología de Mérida— y Esther Rodríguez está compensando a marchas forzadas, y eso que apenas se ha desenterrado hasta el momento el 10% de la construcción.

“Una escalinata constituye un elemento arquitectónico único de algo, además, que no pensábamos que fueran capaces de ejecutar. Existen escaleras durante la protohistoria en la Península, pero ya en época posterior. De esta cronología como máximo había dos o tres escalones de piedras y adobe para salvar un desnivel”, explica Rodríguez. En este caso, son 10 escalones (al menos; todavía puede haber alguno más) de 2 metros de largo, 40 centímetros de anchura y 22 de altura. Los cinco superiores están cubiertos por lajas de pizarra y los inferiores son los que están hechos a modo de sillares cuadrangulares con mortero de granito machacado envuelto en cal.

“Lo más sorprendente ha sido su profundidad. Dos metros y medio significa que debajo hay otra planta, que estamos accediendo a una planta superior sobre-elevada”, completa Celestino. Se había especulado sobre la existencia de este tipo de edificaciones en época tartésica, a partir de textos de la Biblia, pero nunca se había encontrado ninguno. “Este edificio será el primero que conserva las dos plantas”, insiste.


Restos de dos caballos sacrificados en el yacimiento tartésico del Turuñuelo. SANTI BURGOS.
Dos caballos sacrificados
A un lado de la asombrosa escalinata, han aparecido los cuerpos de dos caballos sacrificados, perfectamente colocados en posición anatómica, con todo su herraje puesto, lo que apunta sin duda a un sacrificio ritual, pues estos animales, símbolo del lujo, no solían comerse en aquella época. Al otro lado, sin embargo, han hallado restos de una vaca que los moradores del lugar sí llegaron a consumir en una especie de festín. Los investigadores del CSIC, de hecho, cada vez ven más claro que a finales del siglo V antes de Cristo se produjo allí una gran celebración justo antes de la destrucción del edificio.

La mayor parte de las construcciones de aquella época localizadas en el Valle medio del Guadiana –una zona que recibió grandes oleadas de inmigración desde en núcleo central de Tartesos, en el Guadalquivir y Huelva, tras una profunda crisis económica en el siglo VI— fue destruida por sus propios moradores hacia finales del siglo V, o principios del IV. Prefirieron echarlas abajo antes de verlas saqueadas por los pueblos del norte, de etnia céltica, que estaban llegando a punto de llegar.

La del Turuñuelo de Guareña también fue incendiada y después sepultada bajo arcillas sacadas del río Guadiana. Pero su formidable estructura, que incluye muros de varios metros de grosor, hizo que se mantuviera en pie pese a todo.

Ahora, el trabajo de Celestino y Rodríguez —que cuenta con el apoyo de la Secretaría General de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Guareña, y con la financiación de la Diputación Provincial de Badajoz— será seguir excavando este gigantesco edificio. La próxima campaña será en mayo y, entre sorpresa y sorpresa, intentarán vislumbrar cómo fue aquella celebración de despedida y descubrir con ello qué tipo de edificio fue el del Turuñuelo de Guareña.

La dificultad añadida es que se trata de algo completamente nuevo, muy distinto a las otras construcciones tartésicas halladas en la zona, como el santuario de Cancho Roano, en Zalamea de la Serena; o La Mata (en Campanario), con un perfil más económico. Tiene características de palacio, pero también de gran monumento funerario. “La planta de arriba, con varios altares, tiene una función ritual clarísima, pero la religión entonces estaba mezclada con todo. A partir de ahí, hay elementos que hacen pensar en el enterramiento, como el hecho de que no tenga suelos construidos a pesar de la riqueza de todo lo demás. Sin embargo, el hecho de que tenga dos plantas apunta hacia otro lado”, explica Celestino. Las respuestas irán llegando, casi con toda seguridad, a medida que la excavación vaya sacando a la luz ese otro 90% del edificio que todavía permanece enterrado entre los campos de tomates de las Vegas del Guadiana.

EL TROZO DE LANA MÁS ANTIGUO DE LA PENÍNSULA
Cuando sus pobladores quemaron el edificio del Turuñuelo de Guareña a finales del siglo V antes de Cristo, las cenizas, junto a la arcilla que utilizaron para sepultarlo después, crearon una especie de urna protectora. Esta ha mantenido en un estado de conservación magnífico gran parte de los objetos que llevan 25 siglos atrapados en su interior, desde los marcos de las puertas hasta distintos tipos de tejido.

De hecho, los investigadores han hallado fragmentos de lana (el más antiguo encontrado en la Península Ibérica) y de lino, además de varios saquitos de esparto que contenían cereales. Todos ellos los están analizando especialistas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) dentro de un proyecto llamado Procon, que investiga la producción y uso de productos textiles en la Europa Mediterránea.

En el Laboratorio de Restauración de la Universidad Autónoma de Madrid (Secyr) se están restaurando otros importantes objetos recogidos durante a excavación, entre otros, metales como un juego de siete ponderales (piezas de medida de peso) de bronce o tres ricos ungüentarios fenicios de pasta vítrea.

Todo ello se suma a otros sorprendentes objetos hallados hasta el momento, como vasijas y platos que los lugareños construían imitando utensilios griegos o etruscos llegados a través del comercio fenicio, o una rarísima bañera de 1,70 metros de largo, posiblemente del mismo mortero utilizado en la escalinata, pero mucho más refinado.

Leer más »