15 jun. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Este incendio se produce apenas una semana después de otro ocurrido en la misma zona Este incendio se produce apenas una semana después de otro ocurrido en la misma zona - M. L.

Efectivos del parque de bomberos del Aljarafe se encuentran en estos momentos intentando controlar las llamas iniciadas a las 17.45 de este viernes.
14/06/2019. ABC.

El Sistema Provincial de Bomberos de Sevilla ha movilizado a varias de sus dotaciones para sofocar un incendio de pastos y rastrojos declarado en el sector de la cornisa aljafafeña correspondiente a Camas, concretamente en el entorno de la Cuesta del Caracol, atravesado por la carretera A-474 y la autovía A-49.

Fuentes de Emergencias del 112 Andalucía han confirmado a ABC que las llamas comenzaron a antes de las seis de esta tarde y que la zona afectada es la misma que la de hace siete días. El fuego ha quemado una zona amplia de pastos de este cerro, situado enfrente de Carrefour de Camas. Medio centenar de llamadas avisaron al centro coordinador de emergencias del inicio de las llamas h hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones de la Policía Local de Camas y nueve efectivos del parque de Bomberos del Aljarafe.

El incendio ha provocado importantes retenciones de vehículos que se dirigían hacia Huelva desde el enlace de la Pañoleta hasta la A-49.

Este incendio de pastos sucede al que hace pocos días afectaba a la ladera del cerro del Carambolo, también en Camas, donde la plataforma ecologista Sevilla Más Verde promueve una reforestación para convertir a esta zona en un nuevo pulmón verde del Aljarafe.

En ese sentido, el portavoz de la asociación Sevilla Más Verde, José Luis Sánchez-Quiñones, alertaba a Europa Press de que el citado incendio de la ladera del Carambolo fue "claramente intencionado", argumentando que se declaró coincidiendo con las fuertes rachas de viento que surcaban Sevilla aquella tarde y comenzó en un lugar estratégico de cara a su propagación por el resto de la ladera, gracias a la acción del viento.

Además, señalaba que en apenas dos semanas, el sector de la cornisa aljarafeña correspondiente a Camas había sufrido ya «tres incendios», rememorando una vez más que las rachas de incendios que los veranos de 2017 y 2018 afectaron específicamente a la ladera del Carambolo y especialmente al entorno objeto de la reforestación promovida por Sevilla Más Verde.
Leer más »

12 jun. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Sorpresa en el Riopudio a la altura de Coria del Río ¡Colmillejas!

12/06/2019. ADTA.

El pasado 31 de mayo un grupo de personas de ADTA y simpatizantes muestrearon el arroyo Riopudio a la altura de la SE-40 en Coria del Río y lo que observaron fue bastante sorprendente.

El objetivo del muestreo fue el seguimiento del estado de salud del tramo, algo que viene haciendo ADTA anualmente en el marco del Programa Andarríos de la Junta de Andalucía. Lo que esperaban encontrar las seis personas participantes era algo parecido al año pasado, algo que ocurrió con los datos físico-químicos e hidromorfológicos, que apenas habían variado.

Sin embargo, al entrar en el agua para comprobar el estado de las comunidades de macroinvertebrados acuáticos, observaron mucha más biodiversidad de la habitual. Por ejemplo, larvas de caballito del diablo, o de libélula, poco tolerantes a la contaminación, algo que no se veía posiblemente desde hacía décadas. En uno de los índices se alcanzó los 60 puntos, casi 30 más que el año anterior. Y el 2º índice calculado, denominado Average Score per Taxon (ASPT), utilizado como indicador de la calidad de las aguas, alcanzó los 4,28 puntos, situando la calidad del agua del Riopudio en este tramo como “moderada” pero muy cerca de “buena”. También se encontraron renacuajos de rana común e incluso una concha fresca de un náyade de río, también conocidos como mejillones de río.

Pero lo más sorprendente fue el hallazgo de numerosos juveniles de colmillejas ( Cobitis paludica ), un pez un tanto extraño, endémica de la Península Ibérica, que vive en tramos con poca corriente y vegetación. La colmilleja está protegida por la Directiva de Hábitat (Anejo II) y Convenio de Berna (Anejo III) como especie de fauna protegida cuya explotación se regulará para mantener sus poblaciones fuera de peligro (Art. 7.2) y se prohibirá la utilización de todos los métodos no selectivos de captura y muerte y de los medios que puedan causar localmente la desaparición o turbar seriamente la tranquilidad de las poblaciones (Art. 8).

Aunque la mejoría en el estado del tramo a día de hoy es una gran noticia, las amenazas sobre el Riopudio siguen presentes al tiempo que desde ADTA se ve con preocupación la gran cantidad de incendios intencionados que amenazan todo el Aljarafe en las últimas semanas, la usurpación del dominio público, como en Espartinas, la ausencia de mantenimiento y vigilancia, la cantidad de residuos, etc. Por eso desde ADTA se sigue revindicando que el parque metropolitano del Riopudio cuente con un modelo de gestión participativa e innovadora que implique a las tres administraciones competentes, a las entidades sociales, y a la población del área metropolitana, y asegure el mantenimiento y evolución de los bienes y servicios ambientales existentes y futuros.
Leer más »

9 jun. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La impresionante hacienda romana que ocultaba un pueblo de Cuenca

Castilla-La Mancha abrirá al público la villa de un aristócrata inmensamente rico que incluye el mayor mosaico figurativo del mundo y una colección de 500 piezas de mármol.
09/06/2019. El País.

Érase una vez un hombre inmensamente rico. Más. Más aún. Tan adinerado como para hacerse traer en el siglo IV el vino desde Siria (a 4.921 kilómetros de distancia) porque los caldos de la tierra donde residía no resultaban de su gusto. Un individuo tan poderoso que la villa en la que vivía y hacía negocios (un conjunto de edificaciones) ocupaba 10 hectáreas, según los últimos datos del georradar. Solo el salón de su casa (triclinium) medía 291 metros cuadrados y estaba decorado con mosaicos dignos del palacio de un emperador. “Ese hombre existió”, explica Miguel Ángel Valero, profesor de Historia Antigua de la Universidad de Castilla-La Mancha. Todavía se desconoce cómo se llamaba aunque los arqueólogos lo han bautizado en broma romanizando el nombre de un archimillonario español. “Pero tarde o temprano lo sabremos”, sostiene Valero, que lleva una década desenterrando sus impresionantes propiedades —ya lo ha hecho en un 5% del total—, en la actual provincia de Cuenca, que en breve serán visitables.

Ahora la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha va a abrir el yacimiento, denominado Villa de Noheda, en la localidad de Villar de Domingo García (218 habitantes), y a hacer públicos los espectaculares resultados de las investigaciones: el mayor conjunto escultórico en mármol de la Hispania romana, con medio millar de grandes fragmentos, y el mayor mosaico figurativo del Imperio. El alcalde de la localidad, Javier Parrilla (PP), quiere que su apertura coincida con la nueva campaña de trabajos arqueológicos del verano, donde está previsto, entre otras actividades, iniciar la excavación de la sala de recepción (salón áulico) de la villa, “normalmente de mayor superficie que el triclinium”, explica Valero. Por supuesto, esta zona también oculta su propio mosaico y cientos de secretos.

Hace algo más de una década, un tractor topó con un terreno muy duro (conocido desde siempre como El Pedregal o Cuesta de los Herreros) en Villar de Domingo García. Esa parte del municipio recibía esos nombres porque los vecinos no cesaban de hallar grandes sillares de piedra y objetos metálicos de los que desconocían su origen.

Cuando el arado abrió la tierra, cientos de pequeñas piedras de vivos colores volvieron a la luz. Eran parte de las teselas que conformaban los mosaicos. Los servicios arqueológicos comenzaron las excavaciones ya que en un mapa de Alonso de la Cruz (1554), que se guarda en el monasterio del Escorial, denomina al lugar Villar de la Vila y en 1897 Francisco de Coello ya describió la “existencia de unas ruinas romanas, con teselas, en la pedanía de Noheda”.

La realidad superó a todo lo imaginable. Noheda es un fiel reflejo de un intento de transmitir un mensaje de alta carga ideológica y propagandística: el poder de un terrateniente (dominus) que garantizaba la estabilidad económica y social a la comunidad. Erigió un gigantesco complejo residencial que conjugaba los conceptos de “ocio y negocio” dentro de una gran extensión de tierras (fundus). De hecho, “a estos conjuntos de explotación agraria se los denomina urbes in rure (ciudades en el campo)”, recuerda el profesor.

El fundus —que ocupaba 80 kilómetros cuadrados— lo componían las tierras de cultivo (ager), los pastos para el ganado (saltus) y un área montañosa (silva) de donde se obtenía madera. La villa se alzaba en un punto estratégico de la hacienda con suficientes recursos hídricos, resguardada de los vientos del norte y cercana a una vía de comunicación. En el caso de Noheda, la hacienda estaba suficientemente alejada de la calzada romana para no ser detectada por visitas indeseadas o asaltada por legiones hambrientas.

Las pinturas que decoran las paredes de las villas romanas, los mosaicos de los suelos, las esculturas y otros elementos que ornamentan estos espacios poseen un sentido. En Noheda significan la posesión de la máxima riqueza. Los especialistas no encuentran una respuesta a cómo fue posible tal acumulación de opulencia: se han detectado más de 30 tipos de mármoles traídos de todo el mundo conocido en la época. La construcción ocupaba 10 hectáreas y solo el triclinium del edificio, 291 metros cuadrados. “Puede ser que el dominus estuviese relacionado con el emperador, en ese momento Teodosio, eso aún no lo sabemos, pero lo que sí está claro es que pertenecía a la alta aristocracia”, explica Valero.

Las dimensiones son tales que el mosaico del triclinium es el más grande de tipo figurativo del imperio conocido hasta ahora. Las medidas de esta sala solo son superadas por el de Cercadilla (Córdoba) si bien este carece de mosaico. Es equiparable —aunque el de Noheda es 20 metros cuadrados mayor— al de la famosa villa siciliana de Casale, en Piazza Armerina (270 metros).

El pavimento lo componían una zona central, dividida en seis paneles con escenas de temática mitológica y alegórica, donde se abigarran enormes figuras, como la de Atenea, que mide 2,18 metros. El número de teselas empleadas es “incontable”. En cada cuadrado de 25 por 25 centímetros se usaron de media de 1.243 de estas pequeñas piezas, algunas de milímetros para conseguir dar movimiento o sombras a las figuras.

Los arqueólogos consideran, en virtud de la diferencia en el número de piezas utilizadas en cada parte de la estancia, que no hubo un “solo pictor imaginarius [diseñador]”, sino varios. También han descubierto que debajo de algunas zonas del gran mosaico se oculta otro con diferentes motivos. “Es como si al dueño de la villa no le gustase un primer resultado y ordenase que se elaborase otro encima diferente. El dinero no iba a resultar un problema”, bromea Miguel Ángel Valero.Y, en el centro de la estancia, una fuente ornamental de la que se conservan sus canalizaciones.

¿Y qué representan las escenas? Los especialistas enumeran el mito de Enómao, Pélope e Hipodamia, dos Pantomimas, el Juicio de Paris y el Rapto de Helena, El cortejo dionisiaco y Thiasos marino.

De toda la superficie construida solo se ha excavado una mínima parte. “En ese espacio, además del increíble mosaico, hemos hallado más de 550 grandes fragmentos de esculturas, todas realizadas en mármol importado de Oriente y de Carrara [Italia]. Es el conjunto escultórico más amplio de toda Hispania, donde se incluyen figuras de Dionisios, Venus o los Dioscuros.

¿Y por qué desapareció y fue olvidado? Con la caída del Imperio romano, toda Hispania sufrió una rápida cristianización. Los nuevos habitantes utilizaron las estancias de la villa como lugar donde habitar. Las esculturas paganas fueron destruidas y lanzadas a un vertedero. Parte de ellas fueron usadas para elaborar polvo de mármol. Pero muchas pervivieron. De hecho, los arqueólogos las están montando como un puzle. Algunas ya han sido recuperadas y se pueden ver en la exposición Noheda la imagen del poder, en la capital de la provincia.

“Ahora falta que podamos mostrar este yacimiento”, dice el alcalde de Villar de Domingo García. “Está todo casi preparado para abrirlo, además de un centro de interpretación que tenemos en el municipio. La idea es que los visitantes puedan disfrutar de esto, mientras ven cómo trabajan los arqueólogos”, añade Javier Parrilla, que no oculta que se está jugando el futuro de su pueblo. "Somos la España vaciada", admite.

De hecho, uno de los objetivos de la apertura es conseguir que los visitantes de la villa romana conozcan también el municipio a la que esta pertenece y no se desplacen a la cercana y siempre atractiva Cuenca. El Ayuntamiento y los especialistas que trabajan en la excavación han impartido cursos y realizado actividades con los vecinos para implicarlos en lo que puede ser su gran atracción turística y cultural. “Nos gustaría contar con ellos para todo, incluso para enseñarlo”, señala Valero, si bien Parrilla admite que su contratación “es muy difícil por problemas administrativos”. “Ya me gustaría a mí”, se lamenta el alcalde, “pero la legislación...”.

Fuentes del Gobierno regional han confirmado a EL PAÍS que la apertura "será cuanto antes". “Es algo único en el mundo. Cuando muestro las imágenes en los congresos internacionales [ha impartido conferencias por todo el mundo], los especialistas de otros países se quedan atónitos. Y eso que lo mejor está por venir, porque solo hemos excavado una mínima parte”, concluye Miguel Ángel Valero mientras se encoge de hombros y sonríe ampliamente.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

El Cerro Macareno, una ciudad sin nombre bajo lo insólito del pasado

Los restos del yacimiento, que se remontan al siglo VIII a. C., y el museo arqueológico nos plantean dos citas ineludibles con la historia en La Rinconada.
08/06/2019. ABC.

El sol quema en las espaldas y los pocos árboles que se levantan parecen alimentarse del fuego. El verano bosteza con la boca hirviendo en la provincia de Sevilla, pero las altas temperaturas no suponen ningún impedimento cuando se trata de descubrir. Atentos, entonces, los más curiosos, porque esta visita a San José de la Rinconada es un vendaval caliente de titulares.

¿Qué sabemos de la civilización turdetana? ¿Y de los restos de hipopótamos y seres anteriores al mamut encontrados en la zona? Una ciudad sin nombre despierta de su letargo en esta antigua orilla del Guadalquivir para asomar su rostro manchado de tiempo y arena. Lo hace con una mezcla de nervio y dudas. Muchos interrogantes, respuestas al aire y un páramo en llamas donde los arqueólogos ven algo parecido al paraíso.

Los dos atractivos que jadean tras estas líneas son el museo arqueológico de la localidad y las dos hectáreas donde se extienden los restos de un asentamiento extinto. Uno ofrece documentos. Otro, vastedad. Dos relatos incompletos donde la historia se vuelve compleja pero perceptible. Por eso, levantamos el velo de romanticismo que envuelve a esta cantera y nos topamos con algo cercano y único: el Cerro Macareno.

Este yacimiento arqueológico se remonta al siglo VIII a. C. y fue descubierto en los años 70. La mayor parte del área fue destruida como consecuencia del desconocimiento y hoy dos cerros de grandes dimensiones juegan a lo remoto en sus paredes. De forma estratificada y casi horizontal, podemos observar a las civilizaciones que por aquí pasaron. En el primer nivel, la más lejana: Tartessos. En el medio, las casas y enseres de los turdetanos. Y, finalmente, cerca de la superficie se evidencia la romanización de este último pueblo. Ánforas, piedras, muros, huesos y adobes que, en realidad, solo son parte de la huella de una ciudad que se coló de puntillas por el reverso de la historia.

Cuando Itálica se cimentaba, este núcleo urbano del que se desconoce hasta el nombre fue abandonado. Algunas de las teorías señalan al cambio del cauce del río como una posible causa, aunque todavía no puede aprobarse con exactitud. Llegamos con un saco de preguntas en el momento en el que se están realizando excavaciones. Aquí se habla de un pasado apasionante pero efímero: tan solo se ve una vez al año, durante el mes de mayo y principios de junio. Después, se cierra para todos: investigadores, alumnos de Arqueología que realizan sus prácticas y visitantes. Más sigilo y misterio.

«¿Sabes quiénes fueron los turdetanos? Pues yo tampoco», sentencia un especialista con una dosis acertada de ironía. Esta es la civilización heredera de los tartésicos pero eclipsada por los mismos. Son los desconocidos, los raros. Un pueblo prerromano formado por una amalgama heterodoxa de personas que vivieron en el valle del Guadalquivir: Turdetania. Más incógnitas. Mayor delirio.

Por otro lado, el museo se plantea como una parada obligatoria en esta cita con la arqueología próxima y añeja. En el interior del Centro Cultural de la Villa, nació un proyecto que tiene su origen en un cura y profesor de instituto llamado Francisco Sousa. Él mismo, junto a un grupo de jóvenes, comenzó a rescatar piezas y vestigios que encontraba en el campo. Sus paisanos se orientaron y todo lo que devolvía la tierra iba a parar a sus manos. Años más tarde, en el 2009, aquel noble sueño se materializó con la creación del museo en el que se expone el legado que dejó. De ahí que se considere una galería «colectiva». Es decir, hecha por los propios vecinos.

Cuenta con tres salas donde lo insólito del pasado le da una bofetada a quien se acerca a las vitrinas. ¿Y por qué? Pues porque la historia ofrece tantas respuestas como dudas.

La primera parte del Museo Arqueológico y Paleontológico está dedicada a la prehistoria, el mundo romano, los visigodos y Al-Ándalus. Una pequeña representación en forma de cerámica sirve para narrar de manera breve el relato de cada civilización a su paso por el Guadalquivir. La segunda zona está orientada hacia el hombre del Paleolítico. Y, la última, y tal vez la más llamativa, se dirige hacia el entorno. En esta sala encontramos una extensa colección de fósiles; los huesos de varios elephas antiquus, un animal de 100. 000 años de antigüedad anterior al mamut cuya defensa (colmillo) alcanza los dos metros de longitud; hipopótamos, uros y otras especies propias de la fauna africana que un día vivieron en la península.

Su horario es bastante particular: las puertas se abren los jueves y viernes por la tarde, el sábado durante todo el día y los domingos por la mañana. La Rinconada se reivindica en estos dos espacios como un municipio atractivo y ancestral. Un cerro de sospechas aún por determinar y su pequeño museo con más encanto que extensión parecen argumentos de peso para visitarla. Dicen que lo fugitivo prevalece, y en este yacimiento arqueológico lo que se desconoce es más interesante que lo que se sabe. Unas ruinas enterradas en el tiempo que cada mes de mayo y bajo una luz que abrasa se destapan para avanzar hacia atrás. En el pasado. Solo los años despejarán las intrigas que por aquí se quedan.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Medio centenar de actividades en las Jornadas Europeas de Arqueología

07/06/2019. La Vanguardia.

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha programado medio centenar de actividades con motivo de las Jornadas Europeas de Arqueología (JEA), impulsada por el Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (Inrap), dependiente del Ministerio de Cultura de Francia.

Los yacimientos y conjuntos arqueológicos andaluces han diseñado una programación durante los días 14, 15 y 16 de junio dirigida a concienciar y familiarizar al público con la arqueología, a través del acceso a lugares que excepcionalmente se abren a las visitas, charlas con los arqueólogos e investigadores y actividades lúdicas y divulgativas como talleres y demostraciones.

Según la Consejería de Cultura, Andalucía es la comunidad autónoma española que más actividades aporta a las Jornadas Europeas de Arqueología (JEA), con 49, que se reparten por las ocho provincias con el objetivo de acercar a los participantes el bagaje patrimonial y arqueológico de la comunidad.

Entre los actos en la provincia de Sevilla destacan la actividad "Arqueología en la Isla de la Cartuja" y las visitas al Conjunto Arqueológico de la Necrópolis, en Carmona, y al Conjunto Arqueológico de Itálica, en Santiponce.

Por último, en Villanueva del Río y Minas se podrá ver el Enclave Arqueológico de Mulva, fundada en el siglo IV a.C. en plena Sierra Morena de Sevilla. EFE
Leer más »