16 oct. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Itálica, ciudad de emperadores romanos


El mosaico de la Casa del Planetario de Itálica, Santiponce, Sevilla
.
Itálica fue la primera ciudad romana fundada fuera de territorio italiano y en ella nacieron emperadores como Trajano y Adriano. Las ruinas de Itálica conservan hoy día restos de su anfiteatro, su teatro, valiosas casas, termas y otros edificios públicos.
26/09/2017. Eldiario.

Itálica, en la localidad de Santiponce, a unos 10 minutos de Sevilla, es una de las ciudades romanas de mayor importancia que podemos encontrar en España. Una visita a sus ruinas es fundamental para comprender el esplendor romano que imperó en la península Ibérica hace unos 2.000 años. Hoy sus restos nos cuentan cómo fue la vida de una ciudad que vio nacer emperadores.

La importancia de Itálica: del año 206 a.C. hasta hoy

Itálica no es cualquier ciudad romana, Itálica fue la primera ciudad romana que se fundó en Hispania, y no sólo eso, sino la primera fuera del territorio italiano. Fue levantada en el año 206 a.C. y constó de dos partes fundamentales, una primera que hoy descansa bajo el casco de Santiponce y una más moderna cuyas ruinas son las que hoy podemos visitar. De hecho, se estima que esta ampliación se abandonó en el s. IV y que la primera mantuvo su vida hasta el s. XII, civilización tras civilización.

Pero Itálica no sólo fue importante por su fecha, sino por sus pobladores. En ella tuvo lugar el nacimiento de importantes emperadores: Trajano (53-117 d.C), Adriano (76-138 d.C), y quizá también el de Teodosio I el Grande (347-395 d.C) aunque la historia no termina de tener claro este último.

El mosaico de la Casa del Planetario representa los dioses asociados a los astros que rigen el universo: Selene, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y Helios.

Fue Adriano el que mandó ampliar la ciudad en su momento de máximo esplendor, con murallas, enormes casas decoradas con ricos mosaicos, amplios edificios públicos, una completa red de alcantarillado, termas y un gran anfiteatro, de los mayores del imperio con su aforo para 25.000 espectadores, que se dice que sólo estaba por detrás en tamaño de los de Roma y Capua.

Itálica, por desgracia, ha sido fruto numerosos expolios a lo largo de su historia y, como muchas otras ruinas del mundo, ha servido de cantera para civilizaciones posteriores. Desde grandes piedras que forman la base de la Giralda, construida en el s. XII por los almohades, hasta mosaicos extraídos hace apenas unas décadas que hoy decoran grandes casas sevillanas, como el Palacio de la Condesa de Lebrija. Y es que, aunque 1810 ya se declaró la protección del yacimiento, no fue hasta 2001 cuando se llevó a cabo su protección definitiva.

Lo que no te puedes perder en Itálica

Nada más entrar en el recinto del Conjunto Arqueológico nos encontramos con su gran anfiteatro. Comparado con su tamaño original apenas quedan unas filas de su cavea (graderío) en pie, pero nos podemos hacer una buena idea de lo que fue en su momento. Se ubica junto a la ciudad pero fuera de sus murallas, en él tuvieron lugar juegos de luchas de gladiadores y fieras, y foso, galerías y algunas salas están perfectamente conservados.

El mosaico de la Casa de los Pájaros, en Itálica, Santiponce, Sevilla
La Casa de los Pájaros le debe su nombre a su gran mosaico donde se representan hasta 33 especies diferentes de aves.
A pocos metros atravesamos la antigua muralla y nos adentramos en la ciudad, pasando justo sobre el avanzado sistema de alcantarillas por el que cabía una persona de pie para facilitar su limpieza. Avanzamos subiendo por el Cardo Maximus, la vía principal que cruza la ciudad con orientación norte/sur, y llegamos a las principales viviendas de la ciudad. La Casa de Neptuno, la Casa de la Exedra y la Casa de los Pájaros exhiben excelentes mosaicos, pero al otro lado de la calle se encuentra la Casa del Planetario, donde se encuentra el mosaico mejor conservado de toda Itálica con una representación de los dioses asociados a los astros que rigen el universo: Selene, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y Helios. Cerca encontramos los restos de las enormes termas de Itálica, donde aún se pueden distinguir sus diferentes salas y sistemas de calentamiento del agua.

El teatro de Itálica se sitúa en pleno núcleo urbano de Santiponce, fuera del Conjunto Arqueológico como tal, ya que al ser más antiguo (s. I a.C.- s. I d.C.) pertenecía a la primera zona de la ciudad y no a la ampliación realizada por Adriano. No fue excavado hasta la década de 1970.

Lo que necesitas saber para visitar Itálica

Itálica está de moda. Y no es un decir, sino que desde que este año apareció en un capítulo de la séptima temporada de la popular serie Juego de Tronos sus visitas se han multiplicado.

Podemos recorrerla a nuestro aire y seguir los diversos paneles informativos situados en los puntos de mayor interés del recinto. Sin embargo, es más que recomendable contratar una visita guiada con la que profundizar en su historia y en la cultura romana, sólo así seremos capaces de imaginar a los patricios caminando por sus calles de camino a las termas o al anfiteatro.

La planta de las casas está perfectamente definida por los restos de sus muros, donde se distinguen habitaciones, salas, patios e incluso tiendas.

Si esta recreación la quieres tener en carne y hueso también puedes recurrir a visitas guiadas teatralizadas, como las de ofrece Engranajes Culturales, en la que diferentes personajes de la época te conducirán por la ciudad con cuentacuentos y juegos para toda la familia, un plan mucho más atractivo para los pequeños que simplemente “ir a ver piedras”.

Por su lado, el teatro de Itálica se incluye en el Festival de los Teatros Romanos de Andalucía, en el que junto al de Málaga y Baelo-Claudia (Bolonia, Cádiz) es el escenario de representaciones teatrales clásicas veraniegas, a semejanza del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

La entrada al Conjunto Arqueológico de Itálica es gratuita para todos los ciudadanos europeos y sólo los extracomunitarios deberán abonar 1,5 euros. De enero a marzo abre de martes a sábado de 9 a 18h, de abril al 15 de junio de 9 a 20h y de entonces al 15 de septiembre de 9 a 15h, igual que todos los domingos del año.
Leer más »

11 oct. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

San Isidoro del Campo, la joya abandonada


Un sector del monasterio está cerrado al público y con evidente deterioro - ABC.
Este sábado hay visitas guiadas al monasterio, que está declarado Bien de Interés Cultural y posee una gran parte del edificio con riesgo de desprendimientos y mal estado.
10/10/2017. ABC.

Las Jornadas Europeas de Patrimonio incluyen, en su extenso programa, varias visitas guiadas por el monasterio de San Isidoro del Campo, uno de los monumentos más importantes de la provincia sevillana, considerado Bien de Interés Cultural. Dichas visitas serán este sábado 14 a las 11:00, 12:00 y 13:00 horas. Y no es el único evento previsto en el enclave para las próximas semanas: entre los días 274 y 27 de octubre se celebrarán en él unas conferencias científicas en torno a la Reforma Protestante.

Y es que, a mediados del siglo XVI en el monasterio de San Isidoro del Campo existía una comunidad de monjes jerónimos que practicaban en secreto las ideas reformadas y que leía libros de los impulsores del movimiento, entre los que se encontraba Lutero, prohibidos por la Iglesia Católica. Además, sus muros albergaron la primera traducción de la Biblia al castellano, dando lugar a la denominada Biblia del Oso, que sirvió de base para la Reforma Protestante y que hace que el monasterio sea muy conocido fuera de nuestras fronteras.

A dichas conferencias destinadas a miembros de la universidad se sumarán otras jornadas dirigidas a la divulgación de la riqueza patrimonial e histórica del propio patrimonio que tendrán lugar entre finales de octubre y principios de noviembre y correrán a cargo de investigadores, historiadores y arqueólogos.

Restauración integral
Este tipo de actos son una buena oportunidad para conocer uno de los edificios más emblemáticos de la comarca del Aljarafe y que, sin embargo, pese a su importancia histórica, ha sufrido en los últimos años de numerosas dificultades que aún siguen latentes. La principal, el robo perpetrado hace más de un año en el que se sustrajeron dos paños que contenían 392 azulejos de Niculoso Pisano que databan del siglo XVI y del que aún no se conocen más datos.

A este expolio se suman, según relatan desde Asociación de Amigos del Monasterio, la «dejadez y el abandono» de buena parte del monumento. Precisamente para reinvidicar más visibilidad e inversión en el enclave, dicha asociación forma parte de una mesa de trabajo en torno al monasterio en la que también participan partidos políticos, el historiador Pedro Respaldiza y otros colectivos como Adepa o Ben Baso.

Principalmente, dicho grupo reclama la restauración integral del monasterio, cuya titularidad comparten la Junta de Andalucía y la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos, si bien la gestión de la totalidad corresponde a la Junta de Andalucía gracias a un convenio prorrogable firmado en 1991 con dicha fundación.

Sin embargo, la situación comienza a ser insostenible, ya que no se ha vuelto a trabajar en su conservación después de la última gran restauración y posterior apertura al público, en 2002. Actualmente, el sector del monasterio perteneciente a la Junta, donde se ubican al claustro grande, la torre barroca, las caballerizas, la almazara o la fachada neoclásica, entre otros elementos, roza el abandono más absoluto, con secciones derrumbándose, oquedades, malas hierbas y un estado general deplorable. Esta parte del edificio, que atesora siglos de historia y llegó a albergar una cárcel de mujeres o una fábrica de tabacos, solo puede contemplarse a través de una verja de hierro cerrada a cal y canto.

Desde la asociación piden, por tanto, a la administración regional una rehabilitación del monasterio, así como más visibilidad y promoción para el enclave, que ha sufrido una merma de personal y una reducción del horario de visitas durante los últimos años.
Leer más »

9 oct. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: , , ,

Junta reivindica con las Jornadas Europeas de Patrimonio el valor de los parajes naturales para Sevilla

05/10/2017 15:27. La Vanguardia.

La Junta de Andalucía ha programado en Sevilla 31 actividades para reivindicar el valor patrimonial y cultural de la naturaleza y el paisaje de la provincia, y dar a conocer al ciudadano la diversidad de oportunidades culturales que representan, entre otros muchos, parajes como El Cerro del Hierro, el Castillo de las Aguzaderas o los dólmenes de Valencina.

Esta programación se hace posible dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio que comienzan el sábado y que se desarrollarán a lo largo del mes de octubre, dedicadas este año al patrimonio y la naturaleza, con un programa que ofrece visitas guiadas gratuitas y rutas por los parajes singulares, zonas arqueológicas, parques naturales y conjuntos históricos de Sevilla y su provincia.

La edición de este año celebra la relación entre las personas, la naturaleza y su patrimonio cultural bajo el lema 'Patrimonio y naturaleza: Un paisaje de posibilidades', según detalla la Junta andaluza en un comunicado.

El delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta en Sevilla, José Manuel Girela, ha declarado durante la inauguración de las jornadas que esta iniciativa pretende acercar el patrimonio cultural al ciudadano y concienciarlo de la importancia de su conservación y mejora como herencia para las generaciones futuras.

Girela ha recalcado que la Junta pretende, además, dar visibilidad a los espacios naturales que han marcado la historia y la economía de la provincia de Sevilla, lo que se hará mediante visitas programas a monumentos o itinerarios por el patrimonio histórico y natural en una jornada de puertas abiertas.

El delegado hizo especial hincapié en agradecer el compromiso y el esfuerzo que han realizado los municipios para colaborar en estas Jornadas de Patrimonio Europeo, con la intención de facilitar el acceso a su patrimonio para su promoción y puesta en valor.

Las Jornadas Europeas de Patrimonio es una iniciativa del Consejo de Europa, coordinada por el Instituto del Patrimonio Cultural de España en colaboración con las Comunidades Autónomas, y está concebida como un programa de puertas abiertas que ha alcanzado un éxito sin precedentes en toda Europa, ya que en la actualidad los cincuenta estados signatarios del Convenio Cultural Europeo participan en esta actividad.

Desde su nacimiento, esta iniciativa mantiene como principios rectores concienciar a los ciudadanos para que consigan un mayor reconocimiento y comprensión de su diversidad cultural, con la finalidad de salvaguardar un patrimonio que, por su propia naturaleza, es generalmente desconocido por los ciudadanos o se encuentra amenazado.

La actividades, en su mayoría, serán visitas a monumentos e itinerarios por el patrimonio histórico y natural de la provincia de Sevilla. Así, en la capital se visitarán el Museo de Artes y Costumbres Populares, los Reales Alcázares y el Parque de María Luisa para admirar sus árboles singulares; en Carmona se cursará visita a la Necrópolis; en Castilleja de Guzmán se podrá pasear por los jardines Forestier del Colegio Buen Aire; y la ermita de Setefilla y su entorno en Lora del Río, entre otros destinos.

Los ciudadanos que quieran informarse de las actividades y visitas programadas en estas Jornada Europeas de Patrimonio en la provincia, pueden hacerlo consultando la programación para Sevilla y su provincia que consta en la web de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

La delegación de Cultura, Turismo y Deporte de Sevilla ha habilitado dos teléfonos de información: 955036245 y 955036246, y una dirección de correo electrónico para la reserva de plazas: 'gab.pedagogico.dpsevilla.ccul@juntadeandalucia.es'.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Castilleja de Guzmán lanza un SOS para salvar los jardines de Forestier


Jardines de Forestier del palacio de los Guzmanes en Castilleja de Guzmán. / David Estrada.
El pleno por unanimidad reclama a la Consejería de Cultura que se implique y adopte medidas.
03/10/2017. El Correo.

La antigua hacienda Divina Pastora o palacio de los Guzmanes, que albergaba el antiguo colegio mayor Santa María del Buen Aire, y sus jardines de Forestier, declarados Bien de Interés Cultural (BIC) en julio de 2005, son señas de identidad de Castilleja de Guzmán, que, a pesar de estar protegidos, se están degradando a un ritmo vertiginoso debido a que su mantenimiento es más bien escaso. Para evitar que estas joyas se pierdan, el pleno del Ayuntamiento de la localidad ha aprobado por unanimidad una moción en la que se solicita a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía que se implique y ponga fin a este deterioro.

En concreto se solicita a la Administración autonómica que aplique los artículos 15 y 16 de Ley 14/2006, de 26 de noviembre, de Patrimonio de Andalucía, en los que se indica que Cultura puede ordenar a los propietarios o poseedores de los bienes su mantenimiento y en caso de que estos hagan caso omiso a este mandato, la consejería tiene la facultad de optar por la ejecución subsidiaria.

En la moción se aclara que los responsables de estos espacios son el Ayuntamiento de Sevilla, institución que recibió el inmueble con la condición de que se dedicase a residencia de estudiantes, o la Universidad de Sevilla por ser el organismo al que el Consistorio hispalense cedió el BIC.

Pero si Sevilla capital y la Hispalense siguen sin atender a esta monumento, el Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán va más allá en su moción y demanda a Cultura que se inicie un expediente de mutación demanda subjetiva, es decir, se ceda el BIC a la Junta para que vele por el el «buen estado, cuidado, recuperación, investigación y difusión de nuestro patrimonio histórico», según reza el documento aprobado en el plenario.

El Consistorio, por su parte, también se pone deberes y se compromete a salvaguardar el patrimonio histórico y cultural de la población «dentro de sus competencias urbanísticas». Además, se propone poner en marca de nuevo actividades culturales en la antigua hacienda Divina Pastora y jardines de Forestier y a elaborar nuevas propuestas de acciones con la participación de todos los vecinos de la localidad. Estas iniciativas culturales, según la moción, se plantearán a la Universidad de Sevilla «para que facilite su desarrollo».

El deterioro de los jardines y del palacio de los Guzmanes se ha acelerado desde que se cerró el colegio Santa María del Buen Aire en 2014.

Desde entonces, tal y como se explica en la exposición de motivos de la moción aprobada por todo el pleno, «la situación del palacio es de auténtico abandono, donde no ha habido un plan de mantenimiento y conservación, y donde, año tras años, se observa el deterioro de sus instalaciones. En el jardín Forestier, si bien hay visitas semanales por parte de la Universidad de Sevilla, la dejadez, la pérdida de algunas especies y el desinterés institucional han sido las notas dominantes».

Por todo ello, en la moción presentada por Vecinxs por Guzmán, a la que se han sumado el resto de grupos con enmiendas de adición de IU y PSOE, se insiste en que se obligue a los responsables del BIC a mantenerlo y si no lo ejecutan de forma voluntaria la Consejería de Cultura «podrá, bien imponer multas coercitivas cada mes en que se mantenga la situación de desobediencia ... bien proceder a la ejecución subsidiaria de las mismas con cargo al obligado a su realización».

Preocupación

El alcalde de Castilleja de Guzmán, Tasio Oliver (IU), reconoce que por parte de la Universidad hay interés por mantener el BIC. Indica que en varias ocasiones los responsables de la Hispalense han visitado los jardines y el palacio para conocer su situación. En este sentido, afirma que en el edificio se realizan obras de mantenimiento para evitar la degradación del inmueble, pero reitera que el problema de la institución académica es su falta de presupuesto para poder realizar un trabajo de conservación mucho más profundo.

Asimismo, recuerda que tras el cierre del colegio mayor Santa María del Buen Aire han pasado varias empresas supuestamente interesadas en gestionar este servicio, pero manifiesta que al final todo se ha quedado en nada.

Para Oliver la situación del BIC es preocupante, pero, en su opinión, los jardines de Forestier son los que están sufriendo una degradación mayor, donde, incluso, reconoce que ya se han perdido algunas especies.

Por todo ello, ha salido adelante una moción en la que que todos los grupos municipales animan a la Junta de Andalucía a que actúe en este espacio, porque la Consejería de Cultura «no puede ser un convidado de piedra», remarca.

Hay que recordar que el palacio de los Guzmanes fue construido entre los siglos XVII y XVIII y la intervención del arquitecto Gabriel de Lupiáñez Gely, en 1927, lo convirtió en un importante ejemplo de arquitectura del regionalismo sevillano, a la que se le dotó con los jardines del paisajista francés Jean Claud Nicolás Forestier.
Leer más »

28 sept. 2017 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Los huesos revelan diferencias sociales entre las personas enterradas en dólmenes y cuevas, según un estudio

28/09/2017. El Periódico.

Un estudio, llevado a cabo por el Departamento de Genética, Antropología Física y Fisiología Animal de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y la School of Archaeology de la Universidad de Oxford, ha medido los isótopos estables de carbono y nitrógeno de los huesos de inhumados de hace 5.000 años en dólmenes y cuevas para poder establecer su dieta y obtener, de ese modo, información sobre la estructura social y el tipo de sociedad de la Rioja Alavesa en el Neolítico final y el Calcolítico inicial.

Según indica la autora principal del estudio, Teresa Fernández-Crespo, en un trabajo anterior investigadores informaban de diferencias demográficas entre las personas enterradas en dólmenes y las enterradas en cuevas. Mientras que en los dólmenes abundaban los adultos masculinos, en las cuevas eran más frecuentes los niños y las mujeres. Esta variabilidad funeraria es común a todo el continente europeo, según la investigadora, aunque "rara vez se ha investigado de manera sistemática".

Por este motivo, los científicos han querido ir más allá con este estudio y "conocer el posible significado de las diferentes prácticas funerarias en un espacio-tiempo muy restringido, para ver si podía haber una diferencia en la dieta de los enterrados en los megalitos y en las cuevas". La clave está, según los investigadores, en que la dieta, aparte de responder a una necesidad fisiológica, es también un comportamiento cultural y social condicionado por diversos parámetros. "Por ello, sabíamos que a través de los patrones de alimentación podríamos entrever algo de la estructura social y del tipo de sociedades que se enterraban en esos lugares", aclara Fernández-Crespo.

El análisis se ha centrado en restos de la Rioja Alavesa, una "región incomparable donde las cuevas y los dólmenes se encuentran muy cerca, a una distancia media de diez kilómetros", en palabras de la autora principal del estudio. "Gracias a las dataciones disponibles, hemos podido distinguir los momentos neolíticos finales y calcolíticos iniciales de los dólmenes, para poderlos comparar con las secuencias de las cuevas que corresponden a ese mismo periodo", explica.

El trabajo ha consistido en medir los isótopos estables de carbono y nitrógeno sobre colágeno óseo. "Estos isótopos se utilizan para intentar reconstruir la dieta del pasado --describe--. Y es que la composición de los huesos humanos proviene de la ingesta alimentaria del individuo durante cerca de la última década de su vida, porque el tejido óseo se va remodelando. No en vano, 'Somos lo que comemos', ya que, al final, todo lo que consumimos se va incorporando a nuestros tejidos".

¿DISTINTAS COMUNIDADES O DIFERENCIAS SOCIOECONÓMICAS?

Los resultados muestran que los individuos llevaban una alimentación basada en "plantas de tipo C3, como cereales que ya eran cultivados en aquella época, con una contribución de animales terrestres, en su mayoría domesticados (cabras, ovejas, vacas)", asegura la investigadora, que explica que esta parece ser la dieta general de ambos tipos sepulcrales. "Pero en realidad, el hallazgo más importante es la diferencia significativa en los valores de los isótopos de carbono entre cuevas y megalitos", agrega.

Así, se plantean dos posibles interpretaciones para explicar esta diferencia. "La primera sería que esta divergencia refleja un uso diferenciado de unas comunidades que practican rituales funerarios diferentes y a su vez siguen distintas economías de subsistencia debido al uso de diferentes áreas de explotación: en el caso de las cuevas, las faldas de la sierra de Cantabria, y en el caso de los dólmenes, las zonas más abiertas del valle", apunta.

En cuanto a la segunda opción, "también sería posible que las divergencias en los valores isotópicos del carbono surgieran en una misma comunidad, que fueran todos parte de un mismo grupo donde hubiera una especialización económica", es decir, que por ejemplo, un sector de la población estuviera más dedicado al pastoreo en la sierra y otro a la agricultura en el valle, o que hubiera diferencias socioeconómicas que se plasmaran en el acceso preferencial a las zonas más fértiles o a ciertos alimentos, explica la científica.

No obstante, afirma que podría ser que los depositados en las cuevas tuvieran un estatus menor y que su acceso a los mejores terrenos para la agricultura se viera más restringido, y, sin embargo, los enterrados en los megalitos, cuya construcción requiere una considerable inversión de trabajo, tuvieran acceso a mejores tierras (más abiertas, más fértiles).

De cara al futuro, los expertos se plantean otras vías de investigación para saber "hacia qué hipótesis" deberían decantarse. Para ello, sugieren un análisis de isótopos de estroncio y oxígeno, que permite valorar la movilidad de estas poblaciones, pues aseguran que algunos autores sugieren que durante el Neolítico final y el Calcolítico inicial esta región estaba muy densamente poblada, posiblemente por la llegada de población foránea. "Así, los que están ocupando uno u otro tipo sepulcral podrían ser, quizá, poblaciones llegadas desde fuera", comenta Fernández-Crespo.

Por otro lado, se ha iniciado una investigación basada en análisis secuenciales de isótopos de carbono y nitrógeno sobre la dentina de los dientes. "Si los huesos se remodelan y sólo enseñan la señal de los últimos diez años de vida de los individuos, en los dientes queda grabada la señal isotópica de carbono y nitrógeno del momento en que se formaron", expone la investigadora.

Este estudio podría revelar si las diferencias entre las personas enterradas en dólmenes y cuevas surgen desde el nacimiento (dos poblaciones que hacen algo diferente) o si se adquieren con el tiempo, lo cual haría pensar que están más relacionadas con el estatus alcanzado por cada individuo, concluye Fernández-Crespo.
Leer más »