27 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Extremadura: Desentierran nuevos restos arqueológicos en la finca pacense de El Rebellao


Este dolmen de 6. 000 años de antigüedad es uno de los principales atractivos arqueológicos de la finca El Rebellao, en el término municipal de Badajoz:: HOY.
El proyecto de Fundación Dolores Bas de Arús ha permitido descubrir tumbas funerarias, cerámicas y utensilios del siglo XI y XII.
26/05/2015. Hoy.

El proyecto arqueológico que la Fundación Dolores Bas de Arús desarrolla en la finca El Rebellao (Badajoz) ha permitido desenterrar nuevos restos romanos, e incluso anteriores, y del siglo XI y XII en el entorno de la Iglesia de San Ildefonso.

Hoy se ha producido el acto de clausura del curso de arqueología realizado en esta zona por la Universidad de Mayores y la fundación, efectuado por expertos y alumnos, y donde se ha informado de los restos hallados en la villa romana y en la ciudad medieval que alberga la finca.

"Los resultados han sido magníficos", ha comentado el presidente de la Fundación Dolores Bas de Arús, Pedro Arias, pues entre otras se han descubierto tumbas funerarias, cerámica y utensilios del siglo XI y XII junto a la Iglesia.

Los restos de la Iglesia se encuentran en la ubicación donde estaba durante ese periodo Valverde de Leganés (Badajoz), como ha dicho Arias, a la que se unen otras 26 hectáreas con restos romanos y de época anterior.

En la zona romana se han encontrado lanzas, vasijas, muros y piedras de moler, en lo que supone el "inicio" de lo que se espera hallar en esta zona del término municipal de Badajoz, aunque junto a la carretera que une Valverde de Leganés con Almendral.

Las próximas actuaciones permitirán conocer más sobre esta villa romana, supuestamente destinada al cultivo de tierras, y si puede arrojar nuevas sorpresas.

Los informes en relación a las tumbas encontradas en la Iglesia de San Ildefonso serán presentados en la Dirección General de Patrimonio, debido al "valor" que tienen, ha indicado Pedro Arias.

Una finca de 500 hectáreas

En su opinión, estos trabajos son "pioneros" y sirven para demostrar el "potencial" arqueológico de esta finca de más de 500 hectáreas, donde también se han encontrado otros hallazgos "muy importantes".

No en vano, los últimos trabajos han permitido incorporar un tercer dolmen a los hallados anteriormente, todos con más de 6.000 años de antigüedad y en muy buen estado gracias a la protección histórica ejercida por un regato cercano.

"Se trata de unos hallazgos muy importantes que permiten hablar de una finca fundamental para entender distintas etapas históricas de la zona y de la comunidad autónoma extremeña", ha subrayado.

La fundación lleva también a cabo en esta finca distintas acciones solidarias, como por ejemplo un huerto ecológico, al que se incorporará una granja y plantaciones de vegetaciones aromáticas.
Leer más »

26 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: , ,

Resolución por la que se incoa la inscripción como BIC Zona Arqueológica del yacimiento de El Carambolo

Consejería de Educación, Cultura y Deporte
BOJA número 99 de 26/05/2015 (pdf)

Resolución de 19 de mayo de 2015, de la Secretaría General de Cultura, por la que se incoa el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, del yacimiento de El Carambolo, en Camas (Sevilla).



I. En desarrollo de lo prescrito en el artículo 46 de la Constitución Española, el Estatuto de Autonomía para Andalucía, aprobado mediante Ley Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, establece en su artículo 10.3.3.º que la Comunidad Autónoma ejercerá sus poderes con el objetivo básico del afianzamiento de la conciencia de identidad y cultura andaluza a través del conocimiento, investigación y difusión del patrimonio histórico, antropológico y lingüístico. Para ello, el artículo 37.1.18.º preceptúa que se orientarán las políticas públicas a garantizar y asegurar dicho objetivo básico mediante la aplicación efectiva, como principio rector, de la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural, histórico y artístico de Andalucía; estableciendo a su vez el artículo 68.3.1.º que la Comunidad Autónoma tiene competencia exclusiva sobre protección del patrimonio histórico, artístico, monumental, arqueológico y científico, sin perjuicio de lo que dispone el artículo 149.1.28.ª de la Constitución.

En ejercicio de la competencia atribuida estatutariamente, el Parlamento de Andalucía aprobó la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía, en la que, entre otros mecanismos de protección, en el artículo 6 se constituye el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como instrumento para la salvaguarda de los bienes en él inscritos, su consulta y divulgación, atribuyéndose a la Consejería competente en la materia de patrimonio histórico la formación, conservación y difusión del mismo. Asimismo, en el artículo 9 se regula la tramitación de los procedimientos de inscripción.

El Reglamento de Organización Administrativa del Patrimonio Histórico de Andalucía, aprobado por Decreto 4/1993, de 26 de enero (declarado vigente por la disposición derogatoria única de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía), en su artículo 2, atribuye a la Consejería competente en materia de patrimonio histórico la formulación, seguimiento y ejecución de la política andaluza en materia de Bienes Culturales, referida a la tutela, enriquecimiento y difusión del Patrimonio Histórico Andaluz, siendo, de acuerdo con el artículo 5.1 del citado Reglamento en relación al artículo 6.2 del Decreto 128/2013, de 24 de septiembre, la persona titular de la Secretaría General de Cultura la competente para incoar y tramitar los procedimientos de inscripción de Bienes de Interés Cultural.

II. El yacimiento arqueológico de El Carambolo contiene los vestigios materiales de una de las primeras localizaciones protohistóricas excavadas en el Bajo Guadalquivir, y su mera existencia supone un hito y una referencia en el conocimiento de los períodos históricos del Bronce Final y de la Edad del Hierro en el suroeste de la Península Ibérica.

El conocimiento de la existencia de vestigios arqueológicos en el cerro de El Carambolo, situado en el término municipal de Camas (Sevilla), parte de 1958 cuando sucedió el hallazgo casual del llamado Tesoro de El Carambolo en la zona alta del cerro perteneciente, por entonces, a la Real Sociedad de Tiro de Pichón. A continuación, el área sería excavada por Juan de Mata Carriazo y Arroquia y Juan Maluquer de Motes, hecho que produjo un revolucionario incremento del conocimiento sobre la Protohistoria del suroeste peninsular, ya que se interpretaron los hallazgos registrados como los restos de un poblado correspondiente a la «cultura tartésica» (período del Bronce Final), aunque con posterioridad, tras las excavaciones e investigaciones realizadas a partir de 1989 y las mas recientes, de 1997, se defiende la hipótesis de la existencia de un importante santuario enclavado en el Carambolo Bajo con las dependencias propias de los enclaves sacros: un lugar de culto erigido por los fenicios hacia mediados del siglo VIII a.d.n.e. sobre el que se habrían construido edificaciones que perpetuaron el carácter sagrado del lugar durante algo más de doscientos años.

El área, de 29.450 m², comprende la totalidad del yacimiento con origen en los períodos calcolítico y protohistórico, entre el III milenio a.d.n.e. y el siglo VI a.d.n.e., unificándose como un único enclave los sitios denominados «Carambolo Alto» y «Carambolo Bajo», una vez constatado que se trata del mismo asentamiento en diferentes momentos de su desarrollo.

En el denominado cerro de El Carambolo se han documentado cinco fases ocupacionales, siendo la de mayor entidad la correspondiente al período protohistórico, pues supone la ocupación en extensión de la cima del cerro:

- Calcolítico: 2500-1700 a.d.n.e.

- Bronce Tardío-Final: 1400/1100 a.d.n.e.

- Protohistoria: siglos IX/VII-VI a.d.n.e.

- Época Contemporánea: Ocupaciones correspondientes al emplazamiento artillero de inicios del siglo XIX y la del edificio del Tiro de Pichón de la segunda mitad del siglo XX.

El origen de la ocupación del cerro está íntimamente ligado a sus condiciones geográficas, debido a su localización estratégica como punto de control del río Guadalquivir y de las rutas terrestres inmediatas, pues desde su cima se domina visualmente la vega del Guadalquivir desde donde debió disponer de una posición de privilegio respecto a los asentamientos prehistóricos y protohistóricos de las proximidades, siendo también un referente poblacional de la Baja Andalucía durante la Edad del Bronce, ya que en ese momento el poblamiento de las márgenes del paleoestuario del Guadalquivir alcanzó cierta densidad por la ocupación de las elevaciones más próximas al cauce, como Caura (Coria), Osset (San Juan de Aznalfarache), el cerro de la Cabeza (Olivares) y el cerro de El Carambolo frente a Spal (Sevilla).

En el momento actual de las investigaciones, se atribuye al yacimiento arqueológico de El Carambolo un significado de centro ceremonial con amplia proyección territorial y un lugar de culto de referencia para la navegación en la rutas que unían el Guadalquivir con el Atlántico y el Mediterráneo, pudiendo tratarse del principal santuario de la comunidad fenicia que ocupaba la antigua ría bética.

Por todo lo cual, a la vista de la propuesta formulada por el Servicio de Protección del Patrimonio Histórico, de conformidad con lo establecido en el artículo 9.1 de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía, y en el artículo 5.1 del Reglamento de Organización Administrativa del Patrimonio Histórico de Andalucía, en relación al artículo 6.2 del Decreto 128/2013, de 24 de septiembre,


RESUELVO

Primero. Incoar el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, del yacimiento de El Carambolo, en el término municipal de Camas (Sevilla), cuya descripción y delimitación figuran en el Anexo a la presente Resolución.

Segundo. Delimitar provisionalmente un entorno en el cual las alteraciones pudieran afectar a los valores propios, a su contemplación, apreciación o estudio del Bien. Dicho entorno abarca los espacios públicos o privados y las parcelas, construcciones y elementos comprendidos dentro de la delimitación que figura en el Anexo y, gráficamente, en el plano de delimitación del Bien y su entorno.

Tercero. Adscribir provisionalmente, por su íntima vinculación con la historia del yacimiento, los bienes muebles que se relacionan en el Anexo a la presente Resolución.

Cuarto. Proceder a dar traslado a la Administración General del Estado de dicha incoación para su constancia en el Registro correspondiente.

Quinto. Hacer saber a los propietarios, titulares de derechos y simples poseedores de los bienes, que tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos, de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores. Asimismo, deberán permitir su inspección por las personas y órganos competentes de la Junta de Andalucía, así como su estudio por las personas investigadoras acreditadas por la misma.

Sexto. Hacer saber al Ayuntamiento de Camas que debe procederse a la suspensión de las actuaciones que se estén desarrollando y de las licencias municipales de parcelación, edificación o demolición en las zonas afectadas, así como de los efectos de las ya otorgadas, hasta tanto se obtenga la autorización de la Consejería competente en materia de patrimonio histórico.

Séptimo. Continuar la tramitación del procedimiento de acuerdo con las disposiciones en vigor.

Octavo. Ordenar que la presente Resolución se publique en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.

Sevilla, 19 de mayo de 2015.- La Secretaria General, María del Mar Alfaro García.


ANEXO

I. Denominación.

Principal: Yacimiento de «El Carambolo».

II. Localización.

Provincia: Sevilla.

Municipio: Camas.

III. Descripción.

Las recientes excavaciones en la zona alta del El Carambolo han identificado cinco fases de ocupación en la corona del cerro:

1.ª fase. Calcolítico (2500-1700 a.d.n.e.). El primer establecimiento humano se produjo en el período calcolítico, precampaniforme y campaniforme, del que se conservan una serie de silos dispersos. En sus fases mas antiguas de ocupación, el yacimiento se encontraba en la cola del paleoestuario del Guadalquivir, situada a los pies de la cornisa del Aljarafe. Las estructuras y depósitos de este período se localizan por toda la zona más alta del cerro. La estratigrafía presenta escasa potencia. En esta fase se pueden agrupar tres grandes conjuntos:

a) Fosas. Se documentaron catorce; por sus características, de planta circular y con un diámetro de entre 0,65 m y 1,50 m, parecen corresponder a silos de almacenamiento.

b) Hogueras. Se localizaron en tres niveles y presentaban planta de tendencia circular u ovalada de entre 0,30 m y 0,90 m.

c) Enterramiento. Un enterramiento infantil ubicado en el extremo suroeste de la zona: se trataba de una fosa simple de planta ovalada, en cuyo interior estaba depositado el cuerpo de un individuo de unos cinco meses de vida.

2.ª fase. Bronce Tardío-Final (1400-1100 a.d.n.e.). Pertenecientes a la Edad del Bronce, se han identificado varias fosas rellenas por detritos que podrían sugerir cierto carácter ritual. Se trata de de un conjunto de fosas y rellenos ubicados en el noroeste del cerro. En una de las fosas, de planta circular de 2,50 m de diámetro y de sección entre cónica y esférica, se encontraron restos cerámicos del Bronce Medio.

3.ª fase. Protohistoria (1020-810 a.d.n.e./siglos IX a.d.n.e.-VII/VI a.d.n.e). La zona vuelve a ser ocupada entre los siglos X y IX a.d.n.e., en el período denominado «orientalizante» o «tartésico», lo que ocasiona un uso intensivo del espacio que transforma la corona del cerro, al construirse varios edificios superpuestos y sucesivos relacionados con actividades religiosas.

Los estudios geoarqueológicos parecen indicar que, durante la primera mitad del primer milenio, en el tramo final del bajo Guadalquivir, aún existía el denominado «sinus tartessicus», un canal navegable asociado a la cola del estuario del río, por lo que hacia el año 1000 a.d.n.e. el cerro de El Carambolo dominaba su desembocadura, formada por una amplia ensenada marina que se extendía 70 km tierra adentro respecto a la actual línea de costa. En este período el asentamiento humano se localiza únicamente en la zona alta, como evidencia la presencia de un edificio de carácter monumental, denominado «Complejo A», con varias reformas de ampliación posteriores hasta alcanzar una superficie de 4.500 m². A partir del segundo período constructivo, la ocupación alcanza a las laderas noroeste y sudeste del cerro, hasta poder contabilizarse un total de cinco episodios constructivos.

Se trata, por tanto, de un santuario que ocuparía no sólo la cima sino toda la corona y las laderas suroeste y noroeste del cerro, con estructuras de planta rectangular, posiblemente de uso residencial, vinculadas al mismo. Es una construcción orientada hacia el este, en dirección a la salida del sol en el solsticio de verano, hacia donde se abren todos sus accesos. Los muros son de ladrillos de adobe, los mas antiguos sin cimentación y los posteriores con cimientos y zócalos de mampuestos, asentándose los alzados de las sucesivas reformas sobre pavimentos de fases previas. Destaca la regularidad de los aparejos y el cuidado de los acabados en suelos y paredes, con enfoscados blanquecinos revestidos con finas lechadas de color rojo. En las estancias abiertas, los pavimentos son de arena y gravilla rojiza, a veces con cantos rodados. Los espacios de tránsito, como vanos, escalones o zonas porticadas, están pavimentados con conchas marinas. Entre estos pavimentos uno de los mejor conservados es el que se localizó en la pieza denominada A-36, un espacio de tránsito de planta rectangular, transversal al eje mayor del edificio y que se extendía a lo largo de la fachada principal. Dicho espacio, de unos 4 m de ancho y 38 m de longitud, estaba pavimentado con conchas marinas perfectamente alineadas. La delicadeza del material empleado indica que se trata de una zona de acceso restringido y por tanto interior. Aunque se encuentra «in situ» y protegido, hay que dejar constancia de que se extrajo una muestra del mismo y se depositó en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Por último, las gradas de otras dos estancias están decoradas con motivos polícromos en damero rojo y negro, y en fajas alternas de color rojo y blanco. Destaca la grada decorada de la estancia A-40. Consiste en un ajedrezado en negro, rojo y reserva. La estancia tenía tres gradas en los tres laterales; en el sector central, en el lugar donde estaba el altar, las gradas poseían una decoración más compleja, hallándose la contrahuella decorada. Si bien está ornamentación se encuentra «in situ» y protegida, se extrajo una muestra de la misma que fue depositada en el Museo Arqueológico de Sevilla. En general tanto los materiales como las técnicas constructivas nos acercan a la edilicia del Próximo Oriente antiguo.

El santuario principal, que sufrió una compleja evolución, constaba de un núcleo de edificaciones precedidas por un espacio abierto o atrio rodeado por un deambulatorio que se abría al este y que, al menos hacia el sur-suroeste, donde tenía el único acceso, estuvo dotado de talud y foso defensivo en sus fases finales. Sus estancias principales se desarrollaban longitudinalmente con acceso por el lado menor orienta. En la fase III el conjunto tuvo planta de «U» con las estancias dispuestas en torno a un gran patio central.

En las fases más recientes, II y I, se produce una compartimentación de los espacios. Se trata de una una evolución particular que servirá de arquetipo para santuarios peninsulares posteriores. En el complejo se documentan instalaciones como bancos y gradas, altares o plataformas. Cabe destacar el altar circular localizado en la estancia A-46 de Carambolo V, el altar en forma de piel de toro del ámbito A-40 de Carambolo IV y III y los restos del altar en el ámbito A-1.

Respecto al altar en forma del piel de piel de toro localizado sobre el pavimento de la estancia A-40, hemos de indicar que se erigió en la fase del «Carambolo III», correspondiente a la segunda reforma y ampliación del edificio, con un abanico cronológico que va del tránsito de los siglos VII a.d.n.e. a primera mitad del VI a.d.n.e. Se construyó disponiendo una capa arcillosa de entre 2 y 4 cm sobre el altar previo existente y modelando en ella en negativo la forma de la piel de toro extendida, de un tamaño ligeramente superior al de los anteriores altares. Presentaba huellas de combustión en el centro y estaba completamente limpio de cenizas u otros restos. Aunque permanece «in situ» y protegido, un molde del altar fue depositado, tras la excavación arqueológica, en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Sobre el área excavada por el profesor Juan de Mata Carriazo y Arroquia, e incluso en aquellas próximas que no pudo excavar, se ha comprobado que se encontraban algunos de los múltiples depósitos que colmataban una gran fosa. En el estrato de base, se hallaron treinta fragmentos atípicos de cerámica a hecha a torno, datándose la fosa en torno a la primera mitad del siglo VII a.d.n.e. A unos 20 m de la anterior, se halló otra fosa similar con materiales del siglo VIII a.d.n.e. Estas fosas parecen tener una función de vertedero de utensilios y restos rituales. Asimismo, se han recuperado en la zona una serie notable de objetos singulares, como un exvoto de terracota en forma de embarcación con proa de prótomo de caballo y una pila de piedra, así como otras piezas muy significativas, fruto en este caso de hallazgos casuales, como el «Tesoro del Carambolo» o el exvoto dedicado a Astarté con inscripción fenicia, así como algunas cerámicas recuperadas por el profesor Juan de Mata Carriazo en el Carambolo Alto y en el Carambolo Bajo.

A mediados del siglo VI a.d.n.e. estas construcciones se destruyeron parcialmente, siendo reutilizadas para actividades relacionadas con el trabajo del metal hasta su completo abandono y amortización en momentos inmediatamente posteriores. Por lo que, según los restos excavados, el edificio debió perder toda significación cultual, dedicándose entonces a un uso artesanal como parece indicar la instalación de hornos. Se han documentado hasta catorce hornos localizados en el lateral suroeste del cerro, aprovechando las estructuras anteriores. Los hornos eran de adobe y un conglomerante limo-arcilloso, de tendencia ovalada y sección semicircular, con un diámetro mínimo de 1 m y un máximo documentado de 3 m, con cámara abovedada mediante aproximación de hiladas y con las paredes interiores revestidas con una capa limo-arcillosa. Estaban asociados a pequeñas zonas de combustión rehundidas y con huellas de haber sido sometidas a altas temperaturas. Su datación se efectuó a partir de la cerámica recuperada: cerámica gris de funcionalidad doméstica que se relaciona con un edificio ya desacralizado, por lo que se fecha la clausura del santuario a fines del siglo VII a.d.n.e. o inicios del siglo VI a.d.n.e.

4.ª fase. Emplazamiento Artillero. Tras un hiato en la ocupación del cerro de casi veinticinco siglos, tuvo un breve uso militar, del que ha perdurado la huella de una trinchera o foso de planta cuadrangular y forma de «U» que circundaba la cima del cerro a inicios del siglo XIX. En su interior se hallaron pequeñas armas de fuego, balas de cañón y fragmentos de cerámica de Triana del siglo XIX, por lo que se interpreta como una instalación defensiva de la Guerra de la Independencia (1808-1814).

5.ª fase. Edificación de la Real Sociedad de Tiro de Pichón (mediados del siglo XX). El área quedó nuevamente sin ocupación hasta la mitad del siglo XX en que se construye el complejo deportivo del Tiro de Pichón, en cuyas obras de ampliación y mejoras apareció casualmente el famoso «Tesoro del Carambolo». Las obras supondrán la pérdida de la parte superior de la estratigrafía arqueológica y de parte del yacimiento en las laderas oeste, norte y sur del cerro.

IV. Delimitación del bien.

La delimitación, con una superficie de 29.450 m², comprende las zonas donde las intervenciones arqueológicas han exhumado restos y contextos arqueológicos, así como el área de dispersión de materiales en la corona superior del cerro. La línea reflejada en el plano encierra el contorno completo del yacimiento en el momento de máxima expansión, durante el período protohistórico y el calcolítico.

La delimitación del Bien afecta a dos parcelas catastrales con números 2428107QB6422N y 2428102QB6422N.

El yacimiento queda delimitado mediante un área poligonal, siendo sus lados los límites de la misma y teniendo como vértices las coordenadas UTM que constan en el expediente.

V. Delimitación del entorno.

Los criterios para la delimitación del entorno derivan de la intención de preservar los valores paisajísticos y de implantación territorial propios del enclave, un elemento fundamental a la hora de su elección por los distintos grupos humanos que lo ocuparon.

El valor paisajístico del Cerro del Carambolo es un elemento fundamental, pues sus especiales condiciones geográficas le permiten dominar el Bajo Guadalquivir, con una visión global del mismo, en una zona en que los puntos elevados son muy escasos, percibiéndose además desde el valle como elemento predominante, por lo que su capacidad de crear paisaje es un criterio de especial atención. Debido a ello, se considera como entorno el cerro en toda su extensión, comprendiendo las laderas que rodean el yacimiento y que se han mantenido libres de edificaciones y sin importantes alteraciones. La amplitud del entorno delimitado garantiza la protección y conservación del bien y su interpretación como lugar estratégico dentro del territorio que lo circunda.

El entorno afecta pues a todos los espacios públicos y privados, a las parcelas urbanas y rústicas comprendidas dentro de la delimitación planimétrica que acompaña a la presente Resolución, cuyos vértices, fijados por coordenadas UTM se encuentran en el expediente.

El entorno delimitado afecta a una superficie de 495.080 m² y tiene los siguientes límites:

- Al norte: Las barriadas de la Cruz, de Santa Rosa y La Extremeña.

- Al este: La carretera N-630 Sevilla-Gijón.

- Al sur: La carretera A-472 de Sevilla a Huelva, la estación de tratamientos de aguas de Emasesa, la barriada «El Carambolo», carretera del Carambolo-Camino de Guía y la ermita de Nuestra Señora de Guía.

- Al oeste: Cauce del arroyo Pantano.

Las parcelas catastrales afectadas son las siguientes:

Polígono 5.

- Parcelas rústicas completas: 41021A00500010, 41021A00500011, 41021A00500014,

41021A00500017, 41021A00500022, 41021A00500030, 41021A00500031,

41021A00500037, 41021A00500058 y 41021A00500059.

- Parcela rústica parcialmente afectada: 41021A00509001.

- Parcelas urbanas completas: 2428103QB6422N0001SL, 2428103QB6422N0001AL,

2428103QB6422N0001EL, 2428103QB6422N0001WL y 2428103QB6422N0001HL.

Otras parcelas completas: 002300100QB64C y 002303300UG05E.

- Parcela urbana parcialmente afectada: 2428103QB6422N0001ZL.

Polígono 8.

- Parcelas rústicas completas: 41021A008000600000YG, 41021A008000590000YP y

41021A008000580000YQ.

- Parcelas urbanas completas: 2233601QB642350001EZ, 2333902QB642350001QZ y

2333001QB642350001JZ.

VI. BIenes muebles.

Los bienes muebles que quedan vinculados a la Zona Arqueológica son los siguientes:

1. Tesoro de El Carambolo.

Lo componen un conjunto de 21 piezas huecas, de oro, con un peso total de 2.950 gramos a las que por su forma, técnica y estilo podemos agrupar en tres unidades:

a) Dos brazaletes, un colgante en forma de piel de toro y ocho plaquetas con decoración de rosetas.

b) Un colgante en forma de piel de toro y ocho plaquetas con decoración de semiesferas de polo rehundido.

c) Un collar de pseudosellos.

Son piezas únicas y originales, sin paralelos exactos ni próximos, aunque acumulan estilos y formas que los relacionan con obras de orfebrería de la misma época del Próximo Oriente y del Bronce Final Atlántico.

En conjunto, las joyas tienen una unidad tipológica y estilística, por ser probablemente obra de un taller local en el que se desarrolla un nuevo ámbito tecnológico orientalizante tartésico, diferente del puramente oriental de carácter colonial.

Cronología: Del siglo VIII al VI a.d.n.e.

Ubicación: Se encuentra custodiado en la caja de seguridad de una entidad bancaria en la ciudad de Sevilla. No se precisa su ubicación por motivos de seguridad.

- Brazalete A.

Descripción: Cilíndrico, con cuerpo de gruesa lámina de borde vuelto. Decorado en bandas horizontales alternas de capsulas con rosetas en su interior y semiesferas sobre lámina arqueada, separadas entre sí por hileras de pequeños conos entre hilos sogueados.

Metal: Oro.

Dimensiones: Diámetro exterior máximo 12 cm; interior 10,5 cm; alto 11,4 cm.

Peso: 530 g.

Técnica: Laminar. Modelado, repujado por troquel, filigrana y soldadura.

- Brazalete B.

Descripción: Cilíndrico, con cuerpo de gruesa lámina de borde vuelto. Decorado en bandas horizontales alternas de capsulas con rosetas en su interior y semiesferas sobre lámina arqueada, separadas entre sí por hileras de pequeños conos entre hilos sogueados.

Metal: Oro.

Dimensiones: Diámetro exterior máximo 11,5 cm; interior 10 cm; alto 10,9 cm.

Peso: 505 g.

Técnica: Laminar, modelado, repujado por troquel, filigrana y soldadura.

- Collar de colgantes de pseudosellos.

Descripción: Compuesto por cadena y siete colgantes. La cadena es trenzada y dividida en dos ramales que se insertan en un pasador de cuerpo exterior en forma de dos troncos de cono unidos por las bases e interior cilíndrico. Los colgantes están ensartados en finas cadenillas que se recogen también en el pasador. Son huecos, de perfil plano-convexo y base oval con un aro semicircular, cerrado por una lámina y pequeño carrete de suspensión que funcionaba como cascabel. La superficie está profusamente decorada con esquemas de flores, denticulados y composiciones arqueadas con filigranas.

Metal: Oro.

Dimensiones: Cadenas: 56 cm; pasador: Alto 5 cm; diámetro máximo centro 2,1 cm; colgantes sello: base chatón (2,5 cm x 2 cm); altura 1,2 cm.

Longitud placa aro: 4 cm; alto 1,2 cm.

Técnica: Laminar, modelado, filigrana capsular, esmalte, granulado y soldadura.

- Frontil con rosetas.

Descripción: Frontil inscrito en un cuadrilátero de bordes curvos que recuerda una piel de toro extendida. Se compone de una placa de base laminar y de cuatro tubos plano-convexos con remates en forma de huso que delimitan sus borde y servían para pasar cordones. En el cuerpo central, grandes semiesferas enmarcadas por dos hileras curvadas de cápsulas con rosetas separadas por hileras de púas macizas entre hilos torsionados dentro de un perímetro. Los bordes con filas de semiesferas alternando grandes y pequeñas.

Metal: Oro.

Dimensiones: Alto máx. exterior: 15,5 cm; ancho máx. Exterior: 14 cm; alto min. Interior 15,5 cm; ancho interior 5,8 cm.

Peso: 147,82 g.

Técnica: Laminar, modelado por batido y punzones, repujado, fundido a la cera perdida, filigrana y soldadura.

- Placas con rosetas (conjunto de ocho plaquetas rectangulares en dos grupos de cuatro, según sus medidas, y de similar decoración).

Estructura de caja laminar con veintiséis perforaciones en los lados transversales como sistema para ensamblar unas con otras mediante cordones pasantes. Decoración alterna de semiesferas sobre lámina arqueada y cápsulas cerradas con roseta de once pétalos, separadas por hileras de púas entre hilos torsionados.

Metal: oro.

Dimensiones: Placas A: Alto 11 cm. Por 6 cm de ancho; grueso 0,6 cm; placas B: alto 11 cm, ancho 4,4 cm; grueso 0,5 cm.

Peso total: Placas A, entre 109 y 112,3 g.; placas B, entre 66,7 y 80 g.

Técnica: Laminar, modelado por batido, repujado con punzones y troquel, filigrana y soldadura.

- Frontil con semiesferas rehundidas. Frontil inscrito en un cuadrilátero de bordes curvos que recuerda una piel de toro extendida. Se compone de una placa de base laminar y de cuatro tubos plano-convexos con remates en forma de huso que delimitan sus bordes y servían para pasar cordones. En el lado superior de uno de ellos, se conserva una anilla como elemento de suspensión. En el cuerpo central se resalta una hilera de grandes semiesferas con rehundimiento polar, enmarcada por circulitos y dos bandas curvas de hilos arqueados. Los tubos perimetrales van cubiertos con hileras de pequeñas semiesferas entre pequeñas láminas repujadas con aros.

Metal: Oro.

Dimensiones: Alto máx. 16 cm; ancho máx. 13,8 cm; alto mín. 11 cm; ancho mín. 6 cm.

Peso: 198,32 g.

Técnica: Laminar; modelado por batido y punzones, hilos fundidos, filigrana y soldadura.

- Placas con semiesferas rehundidas (conjunto de ocho plaquetas rectangulares de similares medidas y decoración).

Descripción: Estructura de caja laminar con veintitrés perforaciones en los lados transversales, como sistema para ensamblar unas con otras mediante cordones pasantes. Decoración con semiesferas de polo rehundido soldadas a la base, en alternancia con hileras de pequeños círculos de cintilla soldados sobre una lámina arqueada, como la hilera que marca el perímetro de la pieza.

Metal: Oro.

Dimensiones: Alto 9 cm; ancho 5 cm.

Peso total: 370.94 g.

Técnica: Modelado por batido, repujado con punzones y soldadura.

2. Exvoto de la diosa Astarté.

Descripción: Exvoto dedicado a la diosa Astarté, localizado en el cerro de El Carambolo de manera fortuita. Representación de la diosa fenicia Astarté sentada en un escabel en cuya parte frontal lleva una inscripción, cuya traducción sería: «Esta ofrenda la ha hecho B}lytn, hijo de D}mlk, y Bdb}I, hijo de D}mlk, hijo de Ys}I, para Astarté, nuestra Señora porque ella ha escuchado la voz de su plegaria». Según estudios estilísticos realizados a la pieza, se trata de uno de los testimonios más antiguos y extensos de lengua fenicia en la Península Ibérica.

Metal: Bronce.

Dimensiones: Altura, 16,5 cm; anchura, 4,1 cm.

Técnica: Fundido a la cera perdida.

Ubicación: Museo Arqueológico de Sevilla.

Cronología: Época protohistórica.

El profesor Antonio Blanco Freijeiro refiere que esta pieza fue entregada en 1962 por Joaquín Romero Murube al Museo de Sevilla, quien la recibió de uno de los obreros empleados en la construcción del Tiro de Pichón antes de aparecer el tesoro.

3. Pieza cerámica en forma de barca.

Descripción: Pieza de terracota con forma de embarcación, recuperada en una fosa ritual de la fase «Carambolo IV». Se conserva aproximadamente un tercio del total, donde se distingue un prótomo de caballo en la proa, los orificios para los remos en la amura de estribor y un asa vertical sobre la amura de babor, posiblemente para colgarla o atarla a otro elemento. El estudio comparativo muestra su carácter fenicio. Muy posiblemente, sea un elemento de ajuar litúrgico relacionado con el periplo solar del dios Baal.

Cronología: Fines del S. VIII–Comienzos del S. VII a.d.n.e.

Material: Terracota.

Dimensiones de la parte conservada: Longitud 30 cm, por 35 cm de ancho.

Ubicación: Museo Arqueológico de Sevilla.

4. Cadena y apliques de oro.

Descripción: La cadena y los pequeños apliques circulares de sección semiesférica se localizaron en la misma fosa ritual que la pieza de terracota anteriormente descrita. El trenzado de la cadena es similar al que une los sellos del tesoro.

Cronología: Época protohistórica.

Ubicación: Museo Arqueológico de Sevilla

5. Escarabeo de pasta blanca.

Descripción: Localizado en el ámbito denominado A-19. De pequeñas dimensiones, realizado en pasta de color blanco. Lleva en la base un cartucho con motivos jeroglíficos egiptizantes. Lo atraviesa una perforación longitudinal de sección circular.

Cronología: Protohistoria.

Ubicación: Museo Arqueológico de Sevilla.

6. Escarabeo pétreo de color azul.

Descripción: Escarabeo de piedra azul con caracteres epigráficos en la cara posterior.

Cronología: Protohistoria.

Ubicación: Museo Arqueológico de Sevilla.

VII. Delimitación gráfica.

La cartografía base utilizada ha sido tomada de la Cartografía Catastral Urbana. Sede Electrónica del Catastro, 2015.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

La Europa antigua reúne desde hoy en Sevilla a expertos en arqueología de España y Alemania

En el workshop “Crisis económica, transformación estructural y migración en la Europa Antigua” organizado por las universidades de Marburg y Pablo de Olavide El simposio se celebra hoy lunes y el jueves en la Casa de la Provincia de Sevilla y cuenta con sesiones prácticas en Itálica mañana martes y el miércoles
25/05/2015. Teleprensa.

Pilar Rodríguez Reina, vicerrectora de Internacionalización y Comunicación de la Universidad Pablo de Olavide, ha inaugurado esta mañana en la Casa de la Provincia el workshop “Crisis económica, transformación estructural y migración en la Europa Antigua”, junto a Dirce Marzoli, directora del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, Pilar León-Castro Alonso, catedrática de Arqueología de la US, y Rafael Hidalgo Prieto y Felix Teichner, profesores de Arqueología, respectivamente de la Universidad Pablo de Olavide y de la Universidad de Marburg, coordinadores de este simposio.

Especialistas de las universidades de Murcia, UPO, UNED, Cádiz, Lisboa, Iasi, Mainz, Barcelona, Marburg y Southampton, además del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, del CSIC y del Instituto Catalán de Arqueología Clásica se dan cita en Sevilla para analizar los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales que intervinieron en la transformación de la Europa Antigua, con especial atención a la Hispania Antigua.

El workshop, que se desarrolla hoy lunes y el próximo jueves 28 de mayo, está organizado por las universidades de Marburg y Pablo de Olavide, con la colaboración de la Fundación de Estudios Clásicos Itálica y del Conjunto Arqueológico de Itálica. Además, el workshop cuenta como complemento con la impartición de sesiones prácticas que se efectuarán mañana martes y el miércoles en el Conjunto Arqueológico de Itálica.
Leer más »

24 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

El cerro del Carambolo albergó un "emplazamiento artillero" en la Guerra de Independencia contra los franceses

23/05/2015. 20 Minutos.

El cerro del Carambolo, enclavado en Camas y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro homónimo y los vestigios de un antiguo santuario fenicio, albergó un "emplazamiento artillero" durante la Guerra de Independencia contra las tropas napoleónicas, según figura en el expediente incoado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, para incluir este yacimiento arqueológico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como bien de interés cultural (BIC).

El expediente, recogido por Europa Press, detalla que la zona a proteger abarca 29.450 metros cuadrados del cerro del Carambolo, incluyendo los sitios denominados "Carambolo Alto" y "Carambolo Bajo", e identificando diferentes fases de ocupación, comenzando por la de la Edad del Cobre, una fase de ocupación humana correspondiente al periodo tardío o final de la Edad del Bronce y una fase correspondiente a la protohistoria, entre los siglos IX y VI antes de Cristo, fase a la que correspondería la creación del mencionado santuario fenicio.

La cuarta fase de ocupación del cerro, según el expediente, habría acontecido "a principios del siglo XIX, tras un hiato de casi 25 siglos" en la ocupación de este espacio. Las excavaciones arqueológicas e investigaciones científicas de esta fase de ocupación, según el expediente, reflejan "la huella de una trinchera o foso de planta cuadrangular y forma de U" asociada a un "breve uso militar" del cerro, siendo localizadas "pequeñas armas de fuego, balas de cañón y fragmentos de cerámica de Triana del siglo XIX, por lo que se interpreta como una instalación defensiva de la Guerra de Independencia".

El cerro del carambolo

El cerro de El Carambolo, donde antiguamente se ubicaba la Sociedad de Tiro Pichón, fue el 30 de septiembre de 1958 el escenario de uno de los mayores descubrimientos del pasado de la provincia y de toda Andalucía; las ruinas de una antiquísima construcción y de un tesoro de 21 piezas de oro labradas al estilo oriental y cuyo origen se remonta a los siglos VII y VIII antes de Cristo. Se trata, como no, del famoso tesoro del Carambolo.

Los suelos del cerro fueron adquiridos en el año 2000 por el grupo promotor de Gabriel Rojas, al objeto de construir un hotel de 150 habitaciones que integraría las ruinas del santuario, —principalmente vestigios de cimentaciones de adobe—, mediante un centro de interpretación. No obstante, las restricciones dictadas desde la Consejería de Cultura a esta iniciativa motivaron que en 2009, el citado grupo inmobiliario ofertase los terrenos a la Administración autonómica al considerar truncado su proyecto.

Tres años después, ya en 2012, trascendió que Gabriel Rojas había emprendido una reclamación patrimonial contra la Junta de Andalucía, a cuenta de los perjuicios derivados del fracaso de su proyecto de hotel, extremo a su vez fruto de las restricciones urbanísticas impuestas sobre los terrenos, que seguirían en poder del grupo promotor.

Múltiples avisos

Entretanto, los arqueólogos y colectivos conservacionistas han alertado periódicamente del abandono del cerro y los vertidos incontrolados de basura en el mismo, reclamando insistentemente medidas de protección para el yacimiento arqueológico, que fue sellado después de la última excavación e investigación científica.

Recientemente, de hecho, el pleno del Ayuntamiento de Camas, gobernado por el socialista Rafael Recio, aprobaba por unanimidad de sus fuerzas políticas reiterar a la Junta de Andalucía la petición de que el yacimiento arqueológico fuese declarado de una vez como bien de interés cultural, para que el mismo cuente con la debida protección.

Finalmente, la Secretaría General de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha emitido una resolución acordando incoar "el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como bien de interés cultural, con la tipología de zona arqueológica, del yacimiento del Carambolo".

La mencionada resolución, recogida por Europa Press, señala el descubrimiento del yacimiento y del famoso tesoro del Carambolo, formado por 21 piezas de oro de 24 kilates, allá por 1958, así como las primeras excavaciones arqueológicas dirigidas por Juan de Mata Carriazo y Juan Maluquer de Motes, extremo que supuso "un revolucionario incremento del conocimiento sobre la protohistoria del suroeste peninsular".

La resolución rememora además "las excavaciones e investigaciones realizadas a partir de 1989 y las mas recientes de 1997", según las cuales el yacimiento guarda los vestigios de "un importante santuario con las dependencias propias de los enclaves sacros, un lugar de culto erigido por los fenicios hacia mediados del siglo VIII antes de nuestra era, sobre el que se habrían construido edificaciones que perpetuaron el carácter sagrado del lugar durante algo más de doscientos años".

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2469551/0/cerro-carambolo-albergo-emplazamiento-artillero-guerra-independencia-contra-franceses/#xtor=AD-15&xts=467263
Leer más »

20 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La Junta incoa un expediente para declarar BIC el yacimiento arqueológico del Carambolo

Numerosas voces han pedido insistentemente su protección a cuenta del deterioro del cerro y los vertidos incontrolados de basura.
20/05/2015. 20 Minutos.

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha incoado finalmente un procedimiento para incluir el yacimiento arqueológico del cerro del Carambolo, enclavado en Camas y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro homónimo, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como bien de interés cultural (BIC), según una resolución de la Secretaría General de Cultura emitida este pasado martes y recogida por Europa Press.

El cerro de El Carambolo, donde antiguamente se ubicaba la Sociedad de Tiro Pichón, fue el 30 de septiembre de 1958 el escenario de uno de los mayores descubrimientos del pasado de la provincia y de toda Andalucía; las ruinas de una antiquísima construcción y de un tesoro de 21 piezas de oro labradas al estilo oriental y cuyo origen se remonta a los siglos VII y VIII antes de Cristo. Se trata, como no, del famoso tesoro del Carambolo.

Los suelos del cerro fueron adquiridos en el año 2000 por el grupo promotor de Gabriel Rojas, al objeto de construir un hotel de 150 habitaciones que integraría las ruinas del santuario, —principalmente vestigios de cimentaciones de adobe—, mediante un centro de interpretación. No obstante, las restricciones dictadas desde la Consejería de Cultura a esta iniciativa motivaron que en 2009, el citado grupo inmobiliario ofertase los terrenos a la Administración autonómica al considerar truncado su proyecto.

Tres años después, ya en 2012, trascendió que Gabriel Rojas había emprendido una reclamación patrimonial contra la Junta de Andalucía, a cuenta de los perjuicios derivados del fracaso de su proyecto de hotel, extremo a su vez fruto de las restricciones urbanísticas impuestas sobre los terrenos, que seguirían en poder del grupo promotor.

Múltiples avisos

Entretanto, los arqueólogos y colectivos conservacionistas han alertado periódicamente del abandono del cerro y los vertidos incontrolados de basura en el mismo, reclamando insistentemente medidas de protección para el yacimiento arqueológico, que fue sellado después de la última excavación e investigación científica.

Recientemente, de hecho, el pleno del Ayuntamiento de Camas, gobernado por el socialista Rafael Recio, aprobaba por unanimidad de sus fuerzas políticas reiterar a la Junta de Andalucía la petición de que el yacimiento arqueológico fuese declarado de una vez como bien de interés cultural, para que el mismo cuente con la debida protección.

Finalmente, la Secretaría General de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha emitido una resolución este pasado martes, acordando incoar "el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como bien de interés cultural, con la tipología de zona arqueológica, del yacimiento del Carambolo".

La mencionada resolución, recogida por Europa Press, señala el descubrimiento del yacimiento y del famoso tesoro del Carambolo, formado por 21 piezas de oro de 24 kilates, allá por 1958, así como las primeras excavaciones arqueológicas dirigidas por Juan de Mata Carriazo y Juan Maluquer de Motes, extremo que supuso "un revolucionario incremento del conocimiento sobre la protohistoria del suroeste peninsular".

"un importante santuario"

La resolución rememora además "las excavaciones e investigaciones realizadas a partir de 1989 y las mas recientes de 1997", según las cuales el yacimiento guarda los vestigios de "un importante santuario con las dependencias propias de los enclaves sacros, un lugar de culto erigido por los fenicios hacia mediados del siglo VIII antes de nuestra era, sobre el que se habrían construido edificaciones que perpetuaron el carácter sagrado del lugar durante algo más de doscientos años".

Así, dicho documento detalla que la zona a proteger abarca 29.450 metros cuadrados del cerro del Carambolo, incluyendo los sitios denominados "Carambolo Alto" y "Carambolo Bajo", e identificando diferentes fases de ocupación, comenzando por la de la Edad del Cobre, una fase de ocupación humana correspondiente al periodo tardío o final de la Edad del Bronce y una fase correspondiente a la protohistoria, entre los siglos IX y VI antes de Cristo, fase a la que correspondería la creación del mencionado santuario.

"En el momento actual de las investigaciones, se atribuye al yacimiento arqueológico de El Carambolo un significado de centro ceremonial con amplia proyección territorial y un lugar de culto de referencia para la navegación en la rutas que unían el Guadalquivir con el Atlántico y el Mediterráneo, pudiendo tratarse del principal santuario de la comunidad fenicia que ocupaba la antigua ría bética", expone la resolución.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Colección de Ídolos, pieza del mes en el Museo de Huelva

19/05/2015. Huelva Hoy.

El Museo de Huelva ha presentado esta mañana La Pieza del Mes, que en esta ocasión pone de relevancia la colección de ídolos del yacimiento arqueológico de La Orden-Seminario. El delegado territorial de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Vicente Zarza, ha realizado la introducción de esta actividad y ha invitado al público presente a contemplar los bienes mencionados en la nueva sala instalada en la sección de Arqueología, en la también se exponen otras piezas como los famosos ídolos-placa de los Dólmenes del Pozuelo, con los que tienen en común la cronología, así como los motivos decorativos (ojos-soles).

“Este espacio -ha afirmado el delegado- supone un primer paso para futuras remodelaciones en el discurso museográfico de la sala de Arqueología pues mejora sustancialmente la imagen de las piezas expuestas”. Zarza ha animado al público a conocer esta impresionante colección arqueológica “que contiene significativos elementos identitarios del patrimonio onubense”.

La zona La Orden-Seminario es un área protegida al norte del casco urbano de la ciudad de Huelva, que se localiza sobre dos elevaciones que le confieren un amplio dominio visual del entorno inmediato tanto terrestre como fluvial y localizado sobre el nacimiento de una serie de arroyos de escaso porte que son el origen de un importante brazo de la actual marisma, el Estero del Rincón, que en el pasado actuaría de barrera física para el acceso por tierra al extremo meridional de la península. La posición elevada en la que se sitúa el yacimiento, así como su localización en el nacimiento del propio estero, le conferiría igualmente un carácter de control del acceso a la zona.

Partiendo de este contexto geográfico, en 2006 se produjo el descubrimiento de los depósitos que albergaban los dos conjuntos de ídolos, datados en torno al tercer milenio antes de Cristo con 29 estatuillas, formando grupos en el interior de sendas estructuras excavadas en el sustrato, compartiendo espacio con otras ocho estructuras negativas circulares datables igualmente en el III milenio: cinco típicas de almacenamiento (silos) y tres de uso indeterminado. Estas estructuras están ubicadas en la ladera oriental de una de las lomas que conforman el asentamiento y muy cercanas a la vaguada que lo divide en dos áreas, ocupando una superficie dentro del poblado de alrededor de 130 m2.

FIGURAS VOTIVAS

Las figuras “votivas” se encontraban de pie, formando grupos y alineadas en eje sureste-noroeste. Son de distinta morfología y estratigráficamente presentan diversos niveles de deposición y episodios de uso sobre suelos de arcilla compactada. Están elaborados en calizas marmóreas, hueso y marfil, existiendo tres tipos de ídolos atendiendo a su forma: Cilindros, Tolva y Betilos. La primera estructura excavada contenía un depósito de 7 ídolos cilíndricos (4 sin decoración y 3 decorados con ojos soles y tatuajes faciales), 3 ídolos de hueso o marfil y 1 vaso de mármol. La otra estructura era un pozo de acceso circular y cámara subterránea, donde aparecieron 22 ídolos, 15 cilíndricos (12 lisos y 3 decorados), 1 betilo, 3 tolva (1 de ellos es la punta de un colmillo de elefante africano) y 3 de hueso.

Según la investigación arqueológica dirigida por Diego G. Batanero, Juan Carlos Vera y José Antonio Linares, se trata de una colección única en la Península Ibérica con un alto valor simbólico, pues los rituales colectivos en los que intervinieron y los depósitos “deben estar relacionados con las creencias religiosas e ideológicas, fomentando la identidad sociocultural de la comunidad que los produjo y utilizó, reforzando vínculos y lazos de cohesión social necesarios para el desarrollo de la vida cotidiana”.

Evolución histórica del yacimiento

El yacimiento Seminario La Orden se encuentra actualmente delimitado y protegido, ocupando una finca que constituye un rectángulo de unos 700 metros en el eje Este-Oeste y 500 metros en el eje Norte–Sur, extendiéndose por una superficie total de más de 230.000 metros cuadrados. En él, existen millares de estructuras arqueológicas localizadas que ocupan la práctica totalidad de su superficie, abarcando vestigios desde la Prehistoria reciente hasta época contemporánea. En este sentido, destacan dos áreas de necrópolis de la Edad del Bronce, una aldea con fondos de cabaña, estructuras de almacenamiento y hornos domésticos del Bronce final, diversos sistemas de cultivo superpuestos a base de zanjas y fosas que abarcan casi todo el primer milenio hasta el cambio de era, estructuras orientalizantes y turdetanas destacando un horno de doble cámara, una necrópolis visigoda, un área de grandes silos enmarcada entre dos fases de necrópolis medievales, la más reciente de ellas almohade, alcorques y diversas trazas de arboricultura de la Edad Moderna

La gran fase que inicia la secuencia ocupacional de La Orden–Seminario durante la Prehistoria reciente es la que abarca cronológicamente el final del IV y todo el III milenio a.n.e., correspondiente a los contextos convencionalmente denominados Tardoneolítico-Neolítico final y Calcolítico en la zona meridional de la Península Ibérica. Es una de las fases de ocupación mejor representadas en lo que se refiere al número de estructuras de habitación y funerarias documentadas, a su distribución espacial y al grado de conservación de los depósitos y piezas arqueológicas.
Leer más »

17 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Galicia: Exigen a la Diputación de A Coruña que adopte medidas para proteger el complejo arqueológico del Dolmen de Dombate

17/05/2015. 20 Minutos.

La Plataforma Salvemos Cabana ha exigido a la Diputación de A Coruña que adopte medidas "urgentes" para proteger el complejo arqueológico del Dolmen de Dombate, monumento megalítico situado en el municipio coruñés de Cabana de Bergantiños y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1978.

A través de un comunicado, la asociación ha solicitado al gobierno provincial la "suspensión inmediata del convenio de colaboración suscrito con el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños tras los desperfectos aparecidos".

A esta reclamación, la asociación ha agregado la de establecer una restricción en el máximo diario de visitantes "en aras de la protección de las pinturas originales de la época neolítica que se conservan en el interior del monumento".

El colectivo ha recordado que el pasado verano "ya se había advertido del riesgo que supone convertir este enclave arqueológico en un mero salón de actos", y ha señalado que "no se trata de un parque temático o un auditorio, sino del mejor exponente del período megalítico en tierras gallegas".

En este sentido han denunciado que, desde que el alcalde de Cabana, José Muiño, firmó el convenio con la Diputación de A Coruña, el parque arqueológico de Dombate "se ha convertido en una suerte de recinto multiusos sin control sobre el número de visitas".

"Sería impensable una situación semejante en otros países europeos, donde este tipo de yacimientos gozan de la máxima protección", ha apuntado Salvemos Cabana.
Leer más »

16 may. 2015 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Expuesto a alegaciones el nuevo PGOU de Valencina tras una controvertida aprobación con tres plenos

14/05/2015. Teinteresa.

El documento inicial del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencina de la Concepción (Sevilla), cuya aprobación ha estado marcada por la controversia y ha necesitado tres sesiones extraordinarias del pleno del Ayuntamiento, es susceptible de consulta y alegaciones durante un periodo de tres meses a contar desde este viernes, según un anuncio del Consistorio publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y recogido por Europa Press.

Recordemos que en un principio, las fuerzas de oposición del Ayuntamiento de Valencina de la Concepción; el PP, IU-CA y Mayoría Democrática (MD); impidieron con su voto contrario la aprobación del documento inicial del nuevo Plan General de Ordenación Urbana promovido por el Gobierno municipal del socialista Antonio Manuel Suárez, quien gobierna en minoría.

Posteriormente, el Gobierno local socialista convocó un segundo pleno para someter de nuevo a votación exactamente el mismo documento tumbado por la oposición. La portavoz municipal del PP, Nuria Jiménez, manifestaba entonces a Europa Press que los ediles de la oposición fueron convocados a esta sesión plenaria "por teléfono", con menos de 24 horas de antelación y con la comunicación verbal de que sólo serían debatidos los aspectos relativos al Plan Supera III de la Diputación provincial.

SORPRESIVA VOTACIÓN

Al pleno, de cualquier modo, asistieron los cinco concejales del PSOE, los cuatro del PP, sólo uno de los dos ediles de IU-CA y los dos de Mayoría Democrática, toda vez que el resultado de la votación fue digno de análisis. Y es que el documento inicial del PGOU fue aprobado con los votos a favor de los cinco ediles del PSOE, de una concejal de Mayoría Democrática y de una de las ediles del PP, mientras que votaron en contra los tres restantes ediles del PP, el único edil de IU-CA que había asistido al pleno y el restante capitular de Mayoría Democrática.

Nuria Jiménez, en ese sentido, anunciaba que impugnaría la convocatoria del pleno porque IU-CA y Mayoría Democrática fueron avisados "con seis horas de antelación" y el PP "ni fue avisado". Fruto del conflicto, según ha explicado ahora a Europa Press la popular Nuria Jiménez, el Ayuntamiento decidió repetir el pleno, ya por tercera vez, corrigiendo el aspecto de la convocatoria de la sesión.

La nueva sesión extraordinaria del pleno, celebrada ya el 29 de abril, se saldó otra vez con la aprobación del documento inicial del nuevo PGOU con los votos de los cinco ediles del PP, el apoyo de una concejal de Mayoría Democrática y de una de las ediles del PP, toda vez que votaron en contra los dos concejales de IU-CA y los restantes tres ediles del PP, mientras el restante edil de MD se abstuvo. Tras este pleno, se abre ahora un periodo de información de tres meses al objeto de consultar la documentación de la aprobación inicial del nuevo PGOU y formular alegaciones.
Leer más »