25 nov. 2009 ~ ~ Etiquetas:

Objetivos y metodología de la actual intervención arqueológica en el enclave “Dolmen de Montelirio, Castilleja de Gúzman (Sevilla)"

Investigación. Enclave Arqueológico del Dolmen de Montelirio.
Boletín nº9 de la RECA. Noviembre 2009

A partir de los resultados obtenidos en las campañas desarrolladas en el enclave que nos ocupa, el Dolmen de Montelirio se puede definir como un monumento megalítico de carácter funerario compuesto por un corredor y dos cámaras interconectadas por un pasillo. Aunque la estructura fue calificada como dolmen durante los trabajos arqueológicos en 1998, momento de su descubrimiento, no corresponde a esta tipología. Presumiblemente, la cubierta de su cámara principal no se realiza mediante grandes ortostatos si no a base de arcilla, tal vez sobre un armazón o cimbra vegetal, mientras que la cámara secundaria y el pasillo de conexión se cubren mediante aproximación de hiladas. Por su parte, el corredor sí presenta una cubierta a base de grandes bloques de piedra, tras un primer tramo que se desarrolla al descubierto. Las construcciones fueron excavadas en una elevación preexistente, quedando cubiertas por un túmulo de aproximadamente 70 metros de diámetro y un mínimo de 2,5 metros de potencia.

El principal objetivo de la actuación arqueológica que se está desarrollando en la actualidad es obtener un conocimiento exhaustivo, desde la arqueología, del área ocupada por el B.I.C. “Dolmen de Montelirio”. Para este fin, se plantea una intervención sobre la totalidad de la extensión de este Bien, de forma que los resultados obtenidos sirvan de fundamento para la puesta en valor del monumento, posibiliten las labores de consolidación y protección de las infraestructuras, estructuras y superestructuras del conjunto y aporten nuevos datos de cara al conocimiento científico del enclave.

Esta nueva campaña se plantea tras los resultados obtenidos en la excavación llevada a cabo durante el año 2007; actividad que estuvo enfocada a obtener un diagnóstico sobre la conservación y características de la estructura funeraria con vistas a un posible aprovechamiento patrimonial del B.I.C. La actuación, aunque puntual, permitió constatar el grado óptimo de conservación del conjunto de la estructura funeraria (corredor, cámaras, túmulo, etc.) y la singularidad del monumento (dimensiones, ubicación, material mueble, registro óseo, etc.), por lo que resulta factible la puesta en valor del conjunto, resultando indispensable para este fin una intervención arqueológica sobre el área que ocupa el monumento y su entorno.

Al igual que en la campaña anterior, la actuación prevista cuenta con un componente importante de investigación científica, ya que la oportunidad de estudiar un monumento megalítico de estas características resulta excepcional. Con este fin se ha formado un amplio equipo de profesionales tanto independientes como vinculados a universidades como la de Sevilla, Huelva, Cádiz, U.N.E.D., etc. Los trabajos están siendo dirigidos por Álvaro Fernández Flores y coordinados por Vicente Aycart Luengo, bajo la dirección científica del profesor José Luis Escacena Carrasco.

En la presente campaña se está llevando a cabo la excavación del testigo que separaba el corredor y las cámaras funerarias, conservado como reserva durante las labores realizadas en el lugar durante 1998, fecha en que se exhumó el conjunto. Estos trabajos tendrán como objetivo la documentación de las distintas actividades humanas que se han desarrollado sobre el monumento tras el periodo calcolítico. La intervención sobre el mismo, de carácter manual, está permitiendo asimismo avanzar en el conocimiento del tipo de cubierta de la cámara principal.

Por otro lado, se contempla el vaciado de los vertidos que colmatan las cámaras funerarias. Debido a la posible singularidad del ritual documentado, resulta básica la excavación completa de los enterramientos de cara a confirmar el uso exclusivamente femenino de la cámara de mayor tamaño y la reserva para un único individuo de sexo masculino de la subcámara.

En la actualidad se ha procedido al vaciado de la cámara de menor tamaño donde se constata el expolio de las lajas de recubrimiento desde la antigüedad. Por último, se está llevando a cabo el vaciado por medios manuales del corredor de acceso a las cámaras funerarias a la vez que se realizan las labores de consolidación de los pigmentos que presentan las lajas que conforman el zócalo de la estructura. Se prestará especial atención a la identificación de tramos en el recorrido que marquen distintos ámbitos en el ritual de acercamiento a las cámaras funerarias a través de hitos arquitectónicos, de la decoración de paredes y/o materiales depositados en el corredor.

En esta fase se realizará un levantamiento microtopográfico con barrido láser del corredor y de las cámaras funerarias tras su vaciado. Asimismo durante el proceso de excavación se están recogiendo las muestras pertinentes para la realización de analíticas destinadas a la datación por Carbono 14, ADN de los individuos exhumados, contenido de las cerámicas depositadas como ofrendas, materiales constructivos empleados (lajas de pizarra, adobes, cubierta, etc.), pastas cerámicas, pólenes y todos aquellos materiales susceptibles de aportar datos prácticos de cara al conocimiento del monumento, los rituales y su evolución.

A la vez que se realizan estos trabajos se llevará a cabo una prospección geofísica de la parcela del B.I.C. que permitirá la completa delimitación de los aportes tumulares sobre la elevación preexistente y la detección de infraestructuras de tipo funerario y/o ritual en el perímetro del dolmen. El conocimiento de estos restos resultará fundamental para plantear la ubicación del centro de interpretación previsto, para el conocimiento de los rituales que acompañan a la deposición de individuos en la estructura dolménica y para valorar el efecto del hito funerario como foco de atracción para la utilización del mismo como área de enterramiento a lo largo de la historia.

Esta serie de trabajos se completarán en una última fase de estudio y elaboración científica integrando los resultados obtenidos durante la intervención con la información disponible del área dolménica del Aljarafe, que se extiende por los términos de Castilleja de Guzmán y Valencina de la Concepción.

No hay comentarios: