18 dic. 2009 ~ ~ Etiquetas: , ,

La Asociación Los Dólmenes visita las excavaciones arqueológicas del pabellón cubierto de Valencina


Un instante de la visita, agrupados en torno a la estructura del lateral escalonado
La arqueóloga responsable de las excavaciones, Mercedes Ortega, se encargó de informar a los visitantes sobre las singularidades de las grandes estructuras que han ido apareciendo. A la visita del pasado 14 de diciembre acudieron conjuntamente miembros de la Asociación y los alumnos del Taller de Difusión Arqueológica de Valencina [+]
Vocalía de Comunicación. 18/12/2009

[Fotografías de la visita]

Un lugar del que apenas se esperaban grandes hallazgos dado su contexto arqueológico más próximo, está deparando bastantes sorpresas por la importancia de los restos encontrados. Si bien el entorno se caracteriza por la presencia de los extensos campos de silos, la parcela donde se construirá el pabellón cubierto, está ofreciendo unas estructuras netamente habitacionales, con material cerámico en variedad y cantidades impresionantes.

El ámbito de la excavación se limita a las zonas afectadas por la cimentación del futuro equipamiento deportivo. Tal es el caso, que en la parte donde se ejecutará por losa, la que se ha podido estudiar con mayor detalle, han aparecido dos inmensas estructuras, una de tendencia circular y otra completamente irregular, a parte de una tercera con los laterales en sección escalonada.

La primera de ellas, que excede de la dimensiones usuales en los poblados calcolíticos, no se ha podido excavar en su totalidad porque avanza hacia el área de las pistas deportivas, que se mantendrá sin tocar dado que su cimentación no requiere profundizar en el terreno. En toda la superficie del fondo de cabaña no se ha encontrado el tradicional suelo construido con planchas de adobe, sino que aparecen los vestigios de un posible derrumbe de la cubierta. A parte, puntualmente se ha agotado el registro arqueológico y se han localizado huesos, carbón en abundancia y fauna marina.

En su entorno se ubica la estructura con paredes en forma de graderío y también una alineación de pequeñas huellas de postes, resultado de la presencia de materiales algo más perecederos que, al desaparecer, dejaron su impronta en el terreno.

De la otra gran estructura excavada se dice que tiene carácter habitacional, no obstante, excede en las dimensiones y formas de los usuales fondos de cabaña, por lo que se podría pensar en su utilidad como almacén. Los materiales hallados en esta zona son los más antiguos de la excavación, proporcionando sobre todo elementos cerámicos de desecho correspondientes al Calcolítico pleno, presentes en gran cantidad y variedad de tipos, calidad, factura y motivos geométricos. Esta circunstancia permite estudiar toda la secuencia evolutiva y establecer comparativas con otras localizaciones. Por su parte, las piezas cerámicas del campaniforme han aparecido en las primeras cotas, en el nivel de sellado de las estructuras.

La excavación, que tras cuatro meses de trabajo se prolongará hasta finales de diciembre, está posibilitando el estudio y análisis de un período cronológico concreto, donde la estratigrafía permite alargar en el tiempo el yacimiento de Valencina hasta el Bronce Inicial, evidenciando que no estamos ante un abandono brusco del poblado en el Calcolítico.

La Asociación Los Dólmenes agradece la información y el tiempo dedicado por la arqueóloga Mercedes Ortega para atender a la visita y difundir los hallazgos que están teniendo lugar en la excavación que dirige, así como al Ayuntamiento de Valencina de la Concepción por facilitar la organización de la visita.

2 comentarios:

Jesús García dijo...

La visita fue una gozada, no deja de sorprenderme el enorme interés que despiertan estos hallazgos en la población de Valencina y de los alrededores, este tipo de patrimonio es tan nuestro como las iglesias barrocas o las haciendas, y su especial fragilidad hace necesario que todos nos volquemos en su protección y conocimiento. Gracias a la arqueóloga por sus fenomenales explicaciones y por dedicarnos parte de su tiempo. Los fragmentos de cerámica y la misteriosa estructura escalonada fueron lo mejor de la visita.

Anónimo dijo...

Que bueno sería poder conservar esto de manera accesible para todo el mundo.Dentro de poco no quedará nada que guardar y,esas emociones sentirlas a través de documentos escritos o fotografías etc.