4 dic. 2009 ~ ~ Etiquetas:

Nuevas protestas por la desprotección de 200 hectáreas junto a la Cornisa

El edil de IU se ofrece a dimitir tras equivocarse y votar sí a la modificación en el Pleno
Diario de Sevilla. 02/12/2009. Trinidad Perdiguero

Después de meses de aparente tregua entre los colectivos conservacionistas del Aljarafe y de Valencina y el gobierno socialista de la localidad, las espadas vuelven a estar en alto. El detonante de lo que se espera que sea otra importante movilización en contra de la política urbanística que consideran perjudicial para los valores paisajísticos y culturales del Aljarafe Norte ha sido una modificación puntual de las normas urbanísticas de 1987, para permitir la construcción del centro de interpretación del Calcolítico. Pero, a pesar de que éste sólo ocupará 2.000 metros junto al dolmen de la Pastora, se van a "desproteger" hasta 2.000.000 metros que hasta ahora estaban calificados en las normas como no urbanizables de especial protección del paisaje. Se ubican en dirección a Sevilla, junto a la Cornisa.

Con el cambio se deja claro que esos suelos sólo podrán acoger equipamiento de uso público, relacionado con el medio ambiente y la cultura, pero la denominada Mesa Ciudadana en Defensa del Paisaje Protegido y el Yacimiento de Valencina está convencida de que supone abrir la veda para la construcción en una zona que, hasta hace poco, estaba también protegida por el Plan Especial de Protección del Medio Físico de la Provincia y en la que el grueso del suelo está además en manos privadas.

La modificación se aprobó en el Pleno el 30 de julio por el PSOE, el PP y el Partido Socialista Independiente y todas las alegaciones han sido desestimadas, con lo que volvió a pasar por Pleno el 25 de noviembre y sólo queda el visto bueno definitivo de la Consejería de Vivienda y Ordenación de Territorio. Para rizar el rizo, la propuesta se aprobó esta vez por unanimidad, aunque hay dos ediles que aseguran que se confundieron: el ex edil del PP, ahora de UPyD, Alejandro Baeza, y el de IU, Francisco Arellano, quien incluso puso ayer su cargo a disposición de la federación, que había presentado alegaciones.

La mesa ciudadana, en la que se integran las asociaciones Los Dólmenes, Valencina Habitable, el Ateneo de Valencina, Forestier de Guzmán y en Defensa del Territorio del Aljarafe, ha presentado escritos alertando de sus temores ante el presidente de la Junta, el Defensor del Pueblo, las consejerías de Medio Ambiente, Cultura, Vivienda y Turismo, el presidente de la Diputación y el de la Mancomunidad de Fomento y del Aljarafe, además de ante el alcalde y los grupos políticos. En ellos exige que la Junta cumpla su papel de "garante del patrimonio" e impulse la declaración como BIC de la zona y el Parque Arqueológico y Paisajístico. Al Ayuntamiento le exige que replante el lugar elegido para el centro de interpretación de los dólmenes. Además, el colectivo anuncia un calendario de movilizaciones.

[Más información]