18 mar. 2010 ~ ~ Etiquetas:

Galicia: La obra en Dombate se centra ahora en el drenaje del terreno


Los trabajos que se realizan en el dolmen de Dombate tienen que estar terminados en diciembre | CASAL
Gran parte del proyecto se desarrolla en el subsuelo para garantizar determinados niveles de humedad
La Voz. 18/03/2010. Cristina Viu

Después de la colocación de la primera piedra del proyecto de rehabilitación de Dombate, el pasado 4 de febrero, la empresa Construcciones en Piedra Sigrás, de Cambre, comenzó los trabajos para la realización del diseño de Francisco José Vidal.

Las labores se centran actualmente en la preparación del suelo y, sobre todo, en la realización de los elementos que permitirán mantener el megalito y, sobre todo, las pinturas, en buenas condiciones de humedad y temperatura.

Según explicó el arquitecto que realizó el proyecto, es tan importante la obra que se verá como la que quedará bajo el subsuelo, porque es la parte enterrada la que garantizará el mantenimiento del dolmen en perfectas condiciones, al margen de los trabajos de consolidación que se realicen de los grafismos de arte rupestre que están tanto en la cámara como el corredor.

La empresa tiene hasta principios de diciembre para ejecutar el proyecto, que consiste en la realización de dos edificios, uno de los cuales es para proteger el yacimiento y el otro servirá para la recepción de los visitantes.

La cúpula de madera del pabellón se está realizando en un taller y se montará casi al final del plazo de ejecución, que es de 10 meses. El presupuesto ronda los 1,5 millones de euros a los que hay que sumar lo invertido por la Diputación en el traslado de la carretera y en la realización de los estacionamientos.

Las obras que se realizan en Dombate están siendo constantemente controladas por un arqueólogo, que se ocupa de garantizar que el dolmen no sufre ningún daño y se hace cargo de los restos que puedan aparecer durante los trabajos, aunque es poco probable que haya alguno porque hubo unas excavaciones exhaustivas, realizadas por Manuel Lestón.

No hay comentarios: