22 jul. 2010 ~ ~ Etiquetas:

Cáceres: Destrozan yacimientos prehistóricos en Hurdes


Los grabados de Las Tabrillas han sufrido atentados. :: J.M.DOMINGUEZ
Han descarnado paneles pizarrosos para llevarse parte de los esgrafiados
Hoy. 22/07/10. Félix Barroso

Si antes eran las máquinas que practicaban y limpiaban cortafuegos las que deterioraban sensiblemente los petroglifos o grabados prehistóricos de la comarca de Las Hurdes, ahora, después que se emprendió la correspondiente señalización de estas estaciones pertenecientes, en su generalidad, al período calcolítico, es la mano del desaprensivo el que causa la mayoría de los atentados contra este importante patrimonio cultural del territorio hurdano.

La construcción de pistas forestales y cortafuegos, que produjo una abusiva repoblación con especies alóctonas (pinus pinaster y eucaliptos) que alteró sensiblemente los patrones socioeconómicos tradicionales de la comarca, se encargó de destruir un buen puñado de grabados rupestres. Otros habían sido incluso dinamitados por los buscatesoros, cuyas mentes eran más duras que las propias moles pizarrosas, ya que pensaban encontrar el consabido puchero con las onzas de oro en el interior de la dura masa rocosa.

Hace unos años, se procedió a catalogar y señalizar una serie de estaciones prehistóricas, con su correspondiente panel y leyenda. Pero hoy algunos se preguntan si merecía la pena haber llevado a cabo esta loable labor, pues en el momento en que se han dado a conocer los petroglifos, se ha notado un aumento de los atentados contra estos monumentos, verdaderos hitos socio-históricos de la zona. Algunos desaprensivos no han tenido mejor ocurrencia que, provistos de un objeto punzante, garabatear nombres, corazones y otras simbologías encima de los grabados. Incluso se han llegado a levantar hogueras encima de estas plataformas pizarrosas, a fin de asar castañas, deteriorando el fuego los estratos esquistosos. Y la osadía de otros sujetos ha sido tal que se han atrevido hasta a deslascar parte de los grabados y llevarse, como trofeo, dichas lascas a sus casas.

«Preferible es -comentan arqueólogos y otros estudiosos- que los grabados hubiesen seguido escondidos entre las fragosas sierras jurdanas, sin señalización alguna; de esta manera sólo serían visitados por aquellos que realmente tienen interés en su estudio y conocimiento». Tales petroglifos forman parte de todo un conjunto prehistórico que colocan a la comarca de Las Hurdes en un destacado lugar dentro del panorama calcolítico hispano.

No hay comentarios: