17 oct. 2010 ~ ~ Etiquetas:

Margarita Sánchez, Directora General de Bienes Culturales, visita Valencina

La Directora tuvo la oportunidad de conocer in situ el Museo Arqueológico, la excavación de la parcela El Cuervo y el Dolmen de La Pastora
15/10/2010. Ayuntamiento de Valencina.

El alcalde de Valencina de la Concepción, Antonio Suárez, recibió en el Ayuntamiento a la Directora General de Bienes Culturales. Suárez hizo de anfitrión mostrándole a la Directora el Museo Arqueológico de Valencina, la excavación de la Parcela de El Cuervo, cuya financiación corre a cargo por la Junta de Andalucía, y el Dolmen de la Pastora.

Margarita Sánchez aprovechó la ocasión para mostrarle a Suárez el apoyo de su institución a los proyectos que está llevando a cabo el actual equipo de gobierno de Valencina, como por ejemplo, una posible musealización y puesta en valor de los elementos encontrados en la excavación de la Parcela de El Cuervo.

11 comentarios:

Pedro de Castilleja de Guzmán dijo...

Podía haber aprovechado la visita y conocer "in situ" el estado de dejadez del PP4 con todos sus "dolmenes menores" y las amenazas urbanisticas que sobrevuelan, desde el mismo ayuntamiento de Guzmán, este trozo del BIC usurpado.

Anónimo dijo...

Será posible que es la primera noticia que sale del Ayuntamiento sobre el proyecto de musealización del Cuervo... ¿o realmente se trata una imposición ante la falta de iniciativa municipal en materia cultural?

Anónimo dijo...

A mi me parece muy interesante y razonable la nota que saca el ayuntamiento en su web, porque habla de que la Directora "muestra su apoyo a los proyectos, como por ejemplo, la posible musealización y puesta en valor de lo que se ha encontrado".
Pero siendo el proyecto estrella del equipo de gobierno el centro de interpretación en ese lugar, el que no se mencione el apoyo expreso a dicho disparate de la directora, deja entrever por una parte que no lo tienen; y por otra que Antonio Suarez y la concejala se dan por enterados y empiezan a plantearse que quizás es mejor no hacer el centro ahí.
Sería una muestra de sensatez y de flexibilidad política. ¿ Serán capaces de tenerla?

Alberto dijo...

Vista la ciega determinación con la que colocaron ese remedo de Estonjench en la entrada del pueblo, es evidente que la capacidad de flexibilidad de nuestros munícipes dependerá solo de las órdenes que les den en Sevilla. Dirán después que "han recapacitado" cuando se vean obligados a reconocer que el centro de interpretación debe hacerse en otro lugar, pero a estas alturas de la película ya pincha esa larga nariz de madera, y el hada madrina se ha emancipado. Se acercan las elecciones... ¿qué nos queda por ver y oir?

facundo dijo...

Alberto se trata de un TERELITO, el nombre científico es TERELITO. Consiste en una construcción prehistórica a modo de esperpento municipal para gloria de concejalas desorientadas. Cuando se acerquen las elecciones proclamarán la participación ciudadana como el estilo de gobierno que les ha caracterizado (?).

Alberto dijo...

¿TERELITO? jopé facundo, ¿no tendrá que ver con el mismo estilo y época que el que hay en una plaza de Castilleja de Guzmán conocido como el CARMELITO? Este curioso fenómeno contemporáneo podría denominarse "Neomegalitismo Megalomaniaco", y el tema merecería en sí un centro de interpretación I+D+I+€ en lo psicosocial. Pero no nos equivoquemos, lo "lítico" importa poco porque el único estilo verdadero que hay en nuestros días es el "Megaladrillismo Sostenible".

facundo dijo...

Pues no hay gran seguridad sobre el origen de este movimiento.Unos opinan como tu sobre su relación con el ladrillismo y otros que, es que simplemente el coeficiente no da para más( ¡ que le vamos a hacer ! ).
Mi opinión es que como nada es sencillo, se trata de una mezcla de causas y, como soy mal pensado, creo que sí, que el ladrillo anda por ahí agazapado.

Anónimo dijo...

Yo creo que la Directora General nada más ver el trilito que han puesto en la entrada de Valencina tuvo muy claro de que iba el centro de intrepretación. De ahí que haya puesto freno a semejante disparate. Lo que habría que pedirle a la directora general es que quitaran ese trilito pues contamina el paisaje calcolítico.

En cuanto a la denominación que le daís a semejante esperpento, no estoy de acuerdo a que viene encumbrar, aunque sea de forma sarcástica, a quien no se lo merece.

Anónimo dijo...

¿Como? ¿que no le ha gustado a esa directora general el nuevo dolmen? pero si es tela de bonito y ha quedado estupendamente, no como esos montones de tierra que no se ven desde fuera, lo que pasa es que sois envidiosos y malos, y no queréis a V. de la Concepción.

facundo dijo...

según un amigo bien informado, la concejala ha entrado en depresión cuando la Directora Gral. les ha dicho a nuestros próceres (¡toma ya!) que de centro de interpretación, nada de nada. No será porque no se les haya estado avisando y advirtiendo de lo improcedente y carca del asunto pero, esta Sra. y su alcalde despreció e ignoró a los que, desde un primer momento, les estuvieron ofreciendo ayuda, apoyo y todo tipo de colaboración desinteresadas como respuesta a la supuesta participación que pregonaban. Ahora Sra. que "cada palo aguante su vela" y a responsabilizarse de sus decisiones.

Estrella dijo...

¿De verdad que les han dicho que no? que fuerte. ¡Seran torpes! han desperdiciado la única oportunidad de hacer bien las cosas desde el municipio cumpliendo con la ciudadanía que les votó (sin que evidentemente lo merecieran y sin tener preparación para gobernar), pero optaron por la peor soberbia política y el modelo más cateto y agresivo, craso error, estan calcados de sus antecesores, son clónicos. Pues por lo que deduce del panel de intervención en Montelirio, en Guzmán también le han dicho al alcalde que eso de otro centro de interpretación nada.

Como otros muchos estoy convencida de que lo que necesita la Zona Arqueológica B.I.C. es que el ya existente MUSEO DE LA PREHISTORIA se dote con un moderno edificio dentro del casco urbano que podría cumplir simultáneamente las funciones de centro de recepción, de interpretación, de información turística comarcal, y hasta para vender llaveros y pins, pero sin olvidar que lo primero que debe cumplir es ser un MUSEO que constituya el imprescindible centro de investigación, exposición, gestión, custodia, y divulgación de nuestro patrimonio arqueológico, adecuado a un Plan Director que posicione al yacimiento de cara al futuro Parque Cultural del Aljarafe Norte. Todo esto es imposible hacerlo en los 30 metros cuadrados de la Casa de la Cultura.

Pero, visto el percal, esperar que nuestros políticos locales tengan visión de futuro más allá de las siguientes elecciones es perder el tiempo miserablemente.