3 ene. 2011 ~ ~ Etiquetas: ,

Proyectan reconstruir de forma virtual el Carambolo


El Carambolo ha sido objeto de numerosos intentos de rehabilitación. - Antonio Acedo.
Investigadores de la Universidad de Sevilla encaran este proyecto.
02/01/2011. El Correo.

Un equipo de investigadores agrupados en torno al grupo Antinoo de arqueología virtual, promovido por el departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla, proyecta la reconstrucción en formato digital del santuario en honor a la diosa Astarté que habría albergado el cerro del Carambolo, enclavado en Camas y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro.

Los avances de estos investigadores fueron publicados por la revista Virtual Archaeology Review, creada con la colaboración de la Sociedad Española de Arqueología Virtual (SEAV). Se trata de un informe elaborado por Ángeles Hernández-Barahona y José Luis Escacena y titulado A propósito de la anastylosis infográfica del Carambolo. Diálogo teórico y metodológico sobre la arqueología virtual. Este informe, recogido por la agencia Europa Press, rememora cómo en 1958 las teorías sobre el mito de Tartessos fueron revolucionadas a cuenta del hallazgo de un ajuar de 21 piezas de oro de 24 quilates en el cerro. Este descubrimiento casual, investigado por el arqueólogo Juan de Mata Carriazo, estuvo acompañado del hallazgo de "una realidad tangible". Y es que las excavaciones arqueológicas asociadas a dicho descubrimiento sacaron a la superficie los vestigios de construcciones de adobe datadas en el siglo IX antes de Cristo.

Gracias a esto, las diferentes interpretaciones evolucionaron hasta un extremo en el que, según este informe, los vestigios conservados en el Carambolo serían los restos arqueológicos de un santuario. Las diversas investigaciones revelaron que el conjunto sufrió "cinco fases constructivas de importancia y multitud de reformas menores", toda vez que actualmente las antiguas construcciones de adobe de este santuario están cubiertas por una losa de hormigón al objeto de su conservación. Y es que desde el año 2000, este cerro pertenece Gabriel Rojas, que había proyectado en estos suelos un hotel que integraría las ruinas mediante un centro de interpretación. No obstante, las sucesivas restricciones impuestas por la Consejería de Cultura estrangularon las opciones de los promotores, que en 2009 ofertaron a la Junta de Andalucía la venta del suelo.

1 comentario:

Bronceatlantico dijo...

¡Qué importante es esta noticia!
Os felicito en la medida en que habeis participado en la tarea de generar opinión