26 feb. 2011 ~ ~ Etiquetas:

Galicia: Costa da Morte, el ariete del atlas de arqueología y del parque megalítico


El dolmen de Dombate, tras 20 años bajo lonas, será el centro de un museo promovido por la Diputación. FOTO: R. Busto.
La comarca de Fisterra, con 188 enclaves inventariados, protagoniza el primer volumen//Dombate será el gran museo histórico de Cabana// Entre Rianxo y Muros hay catalogados casi medio millar de yacimientos de interés.
25/02/2011. El Correo Gallego.

Galicia fue, junto con Portugal, uno de los centros originarios del megalitismo y se estima que en tierras gallegas hay más de 5.000 túmulos, cifra que demuestra la riqueza patrimonial que atesora nuestra comunidad y que la Consellería de Cultura quiere inventariar en el Atlas Arqueolóxico de Galicia del que, de momento, sólo se editó un primer volumen centrado en la comarca de Fisterra.

Dicha publicación nació con dos objetivos: contribuir a la difusión de la riqueza patrimonial y arqueológica entre el público en general y, al mismo tiempo, ser una herramienta al servicio de los especialistas de cara a futuras investigaciones arqueológicas.

En el primer volumen dedicado a Fisterra se recogen un total de 188 yacimientos arqueológicos, distribuidos por los municipios de Dumbría (92), Muxía (60), Cee (21), Fisterra (12), Corcubión (2) y uno entre el concello ceense y corcubionés. Entre dichos yacimientos destacan los megalíticos, que suman 144. Además, en la comarca fisterrana se encuentran 29 castros, a los que hay que sumar dos centros de arte rupestre, el yacimiento romano de Moraime (Muxía), 8 yacimientos medievales, 2 de época moderna y dos de datación indeterminada.

Una riqueza patrimonial que es igualmente visible en las comarcas limítrofes de Terra de Soneira y Bergantiños. De hecho, la Xunta eligió Costa da Morte como sede del futuro Parque Arqueolóxico do Megalitismo, que se desarrollará en torno a 15 yacimientos distribuidos por 8 municipios.

Entre ellos, destaca el dolmen de Dombate (Cabana de Bergantiños), considerado el icono del megalitismo gallego y que la Diputación está reconvirtiendo en un museo didáctico. Las obras de musealización están a punto de concluir y en ellas se invirtieron 1,5 millones de euros.

Por otra parte, en los siete municipios que forman la comarca del Barbanza (Ribeira, Boiro, A Pobra, Rianxo, O Son, Noia y Lou- same) hay catalogados casi medio millar de puntos de interés arqueológico. Sin embargo, llegar a ellos no suele ser nada fácil; muchos están mal señalizados e incluso se da la circunstancia de que se invita al visitante a pasar por propiedades privadas.

En Ribeira está uno de los iconos de la arqueología gallega: el dolmen de Axeitos (neolítico, 4.500 a 2.000 antes de Cristo). Es uno de los monumentos megalíticos más visitados de Galicia. Fue puesto en valor recientemente por la Diputación de A Coruña.

Dentro del Parque Natural de Corrubedo está el castro de Porto Baixo, de la Edad de Hierro. Se trata de los restos de una muralla de 3 metros de alto por 4 de ancho que se puso al descubierto recientemente tras una actuación de la Xunta. Los expertos creen que se trata de restos de un castro que se habría empezado a construir y que nunca llegó a ser acabado ni ocupado. Acabada la puesta en valor, la arena de las dunas volvió a ocultar los restos.

Un ejemplo de actuación nefasta para el patrimonio arqueológico fue la llevada a cabo encima de las murallas del castro da Cidade (de la segunda Edad de Hierro), pues fue objeto de una reforestación. La Consellería de Medio Rural plantó pinos sobre este yacimiento, afectando a varias mámoas del entorno.

Muchos vecinos se preguntaron entonces indignados cómo era posible que Patrimonio hubiese autorizado tal actuación. En realidad, no lo hizo. Y es que no existe un protocolo de coordinación en estos casos, pues Medio Rural, en el ejercicio de sus competencias para abrir pistas forestales, talar o hacer plantaciones, no tiene obligación de pedir autorización a Patrimonio.

En O Son está previsto construir un centro de interpretación del castro de Baroña, de la segunda Edad de Hierro (siglo IV antes de Cristo al I después de Cristo). La maqueta de ese centro se expondrá en Boiro durante el Encontro Arqueolóxico, los días 26 y 27 de febrero. Los expertos echan en falta un proyecto informativo sobre este yacimiento y, aunque no creen perniciosos los efectos del turismo, sí aconsejan tomar medidas para su mantenimiento. O Son es quizá el municipio gallego que mayor crecimiento experimentó en el descubrimiento de restos de interés arqueológico en la historia reciente de la investigación del arte rupestre.

De los seis petroglifos que se conocían hace seis años, se pasó a los más de 130 de la actualidad. En buena parte se debe al trabajo del etnógrafo local Manuel Mariño, quien editó un libro que, junto a los de Xoán Guitián y Jorge Guitián, suscitó el interés de un grupo de investigadores de la USC que, comandado por el arqueólogo Ramón Fábregas, empezó a ponerlos en valor.

comarcas@elcorreogallego.es

No hay comentarios: