14 abr. 2011 ~ ~ Etiquetas: ,

La Asociación Los Dólmenes insiste en pedir la retirada de escombros de la zona protegida


La situación fue informada igualmente el año pasado, sin que hasta la fecha se haya hecho nada para solucionarlo.
Vocalía de Comunicación. 13/04/2011

El pasado 29 de mayo, la Asociación Los Dólmenes se personó en los respectivos registros de los ayuntamientos de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán para hacer entrega de sendos escritos en los que informaba de la acumulación de escombros, en plena zona de máxima protección del yacimiento arqueológico, catalogado desde 2010 como Bien de Interés Cultural.

Concretamente, la situación se hace visible en el entorno del Cementerio de Castilleja de Guzmán, cercana al conocido Dolmen de Montelirio. En este ámbito se están depositando continuamente todo tipo de basuras, restos de obra, enseres domésticos, etc.; sin que hasta la fecha ninguna administración haya tomado cartas en el asunto.

A finales de mayo del año pasado, se entregó un escrito similar en ambos ayuntamientos, solicitando tanto la pronta retirada de los escombros como la señalización cautelar del entorno, a fin de avisar de la prohibición de arrojar escombros e informar que se trata de zona arqueológica protegida.

Con la nueva solicitud presentada, la Asociación Los Dólmenes espera que las administraciones tomen conciencia de la situación y actúen en consecuencia para detener la continua degradación del entorno patrimonial.

1 comentario:

Pedro de Castilleja de Guzmán dijo...

¡Hola compañeras/os!
Al Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán, al menos, esto de los escombros le debe de importar más bien poco, aunque puede ser que yo no esté diciendo la verdad, pues puede importarle mucho, pero en sentido opuesto, a ver si el territorio al que pertenecemos se colmata de escombros y de todo tipo de detritus (para que pierda valor ambiental), a ver si todas las tumbas y "dolmencitos" las destrozan de una vez (Para que la Inmobiliaria JALE pueda levantar en Zona BIC usurpada, unos interesantísimos adosados, que le reporten al alcalde de turno una sustanciosa bolsa de dinero, tan abultada como efímera y que al final el Ayuntamiento se endeude todavía más).. y así todo... la Cornisa, los Dólmenes, los olivos, el BIC de Forestier, etc. todo es un estorbo para los religiosos del ladrillo: ¡A mí escombros¡
¿Y usted qué dice?