14 dic. 2011 ~ ~ Etiquetas:

Expertos de diez países abordan desde hoy el origen de Tartesos


Imagen de archivo de parte de los restos tartésicos que forman parte de la exposición permanente del Museo Provincial de Huelva.
Unas 300 personas asistirán a la cita académica, que se desarrollará en la UHU hasta el próximo sábado con el objetivo de convertirse en un referente · Una conferencia de José María Blázquez abre las jornadas a las 19:45
14/12/2011. Huelva Información.

Basta entrar en internet para comprobar la expectación generada. El I Congreso Internacional Tarteso, el Emporio del Metal, inicia esta tarde, a las 19:45, su andadura en el aula magna del edificio Antonio Jacobo del Barco (Campus de El Carmen) con una conferencia del historiador José María Blázquez, quien compartirá con los asistentes sus más de 50 años de experiencia en el estudio de esta civilización.

El objetivo de la cita académica, organizada por la Universidad de Huelva (UHU), la Fundación Caja Rural del Sur y Tierra Creativa, no es baladí: convertirse en la gran referencia científica en torno a una civilización que genera pasiones. También provoca encuentros, confrontaciones y es bien sabido que su análisis no ha estado exenta de polémica desde las primeras aportaciones del arqueólogo y filólogo Adolf Schulten hasta la actualidad, pasando por el congreso de Jerez de la Frontera en 1993 o por la más reciente constatación de que El Carambolo corresponde en realidad a un tesoro fenicio, lo que ha sido solventado por una tercera vía: la de los restos "orientalizantes".

Investigadores procedentes de Reino Unido, Israel, Portugal, Estados Unidos, Italia o Alemania, entre otros países, se unirán a los españoles para realizar una revisión de Tartesos que quiere ser histórica y pionera. Compartir y debatir las teorías y los estudios existentes en torno a dicha civilización será la base de un encuentro que hasta el próximo sábado situará a Huelva en el centro de las miradas de los arqueólogos de medio mundo.

No en vano, está previsto que unas 300 personas asistan a las jornadas, de las que saldrá un manifiesto final en el que se aclararán cuáles son los puntos de investigación, en qué situación están y qué caminos hay que seguir, según explicó ayer el director institucional de la cita académica, Manuel Pimentel. Será su editorial, Almuzara, la que publique en marzo las actas, que podrían convertirse en el libro de referencia sobre Tartesos.

"Este es el congreso más importante de la historia de Tartesos. Es un esfuerzo científico, sociológico y de comunicación que nunca se había hecho. Tiene repercusión internacional; es decir, no sólo es un encuentro nacional de primera magnitud, sino internacional porque va a ubicar una cultura muy avanzada del metal con el entorno mediterráneo", valoró el editor.

La originalidad de este congreso, cuya presidencia honorífica ha sido aceptada por la Reina, radica en su estructura, pues se desarrollará en mesas redondas articuladas en torno a seis lemas que permitirán acceder no sólo a la historia interna de Tartesos, sino también a su momento histórico en las relaciones comerciales y a su trascendencia en la historia de España, como elemento configurador y referente inicial de su historiografía.

Para lograr esos objetivos se cuenta con prestigiosos especialistas, no sólo en Tartesos, sino también en las culturas coetáneas, de manera que se pueda alcanzar la imagen más completa y fidedigna de aquel antiguo reino y de su posición en el contexto internacional. En el congreso no habrá ponencias, ni comunicaciones, sólo profesores invitados en cada una de las mesas temáticas, aunque los debates están abiertos al público.

"Cada día habrá una conferencia magistral inicial, siempre de arqueólogos de primerísimo nivel y después las mesas se han organizado por temas: el imaginario, los límites políticos, la cultura, etcétera. Habrá unas pequeñas intervenciones de los participantes en la mesa o un coloquio y después participarán los autores", señaló el director institucional.

En su opinión, la iniciativa "nace como ejemplo de los tiempos que vienen", ya que se trata de una colaboración público-privada que, en sus palabras, constituye toda una experiencia "de una nueva forma de gestionar la cultura y entender la eficacia, la austeridad, la resonancia pública y la divulgación".

El emporio del metal también otorgará especial importancia al análisis del comercio de los metales como fuente de riqueza de la civilización tartésica a través de la comparación de la realidad de los antiguos mercaderes tartesios con las actuales empresas mineras andaluzas, en especial las del cobre.

No hay comentarios: