18 abr. 2012 ~ ~ Etiquetas: ,

Aran nuevamente el Dolmen de la Pastora


Imagen tomada durante la tarde de ayer.
La Asociación Los Dólmenes presenta una nueva denuncia por volver a repetirse los mismos hechos que atentan contra el monumento protegido.
17/04/2012. Vocalía de Comunicación

De nada sirvió la denuncia presentada el pasado 2 de febrero. El reconocido Dolmen de la Pastora ha vuelto a verse afectado por el arado mecánico en profundidad, pasando la maquinaria y removiendo la tierra por encima del túmulo, incluyendo la zona que pesa sobre el último tramo del corredor y la cámara.

De nada sirve tampoco que el Dolmen de la Pastora tenga la máxima protección que otorga la normativa: Está catalogado de forma específica como Monumento desde el año 2003, con declaración de Monumento Histórico Artístico en 1931. Además se encuentra incluido dentro del área más restrictiva del Bien de Interés Cultural Zona Arqueológica de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán, aprobado en 2010. Y encima, el planeamiento y la normativa municipal reservan su ámbito dentro del área exclusiva de la necrópolis prehistórica, también con la máxima protección.

Los hechos denunciados -que se constataron durante el día de ayer-, vuelven a atentar contra la integridad del monumento funerario, máxima expresión del conjunto dolménico de Valencina y uno de sus mayores activos patrimoniales.

La normativa en vigor prohíbe expresamente el "movimiento de tierras de cualquier naturaleza, excepto de los directamente relacionados con la investigación arqueológica del yacimiento", así como la "implantación de cultivos cuyo laboreo implique remociones del terreno" y en consecuencia no admite el "paso de maquinaria agrícola, así como de cualquier otra tipología o uso, con especial prohibición sobre la de gran tonelaje".

La persistencia con la que estas actuaciones ilícitas se vienen produciendo, ponen de relieve el interés demostrado por los propietarios de la finca "Mataherrera" en degradar de forma irresponsable y premeditada el Dolmen de la Pastora. Una situación de la que se espera que esta vez no cuente como cómplice con la pasividad de las administraciones públicas y reciba de forma apremiante una contestación enérgica de las autoridades que tienen entre su cometido actuar ante las actividades lesivas contra el patrimonio.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Está claro que el dueño del terreno pretende destruir el dólmen. ¿dónde está la concejala de Cultura, el alcalde, la consejería de Cultura y todos aquellos a los que se les confía la protección del monumento? ¿esperan un daño irreparable en el dólmen?¿ cómo es posible que aún no le hayan metido mano al vándalo tarugo ese?

Anónimo dijo...

Pero... ¿como es posible que a estas alturas esa finca llena de estructuras prehistóricas siga siendo privada? Tanto proyecto de centro turístico y tanta rotonda innecesaria y lo más importante sin resolver, la titularidad pública.

Con perdón para el anterior comentario, pero me temo que el vándalo tarugo no es precisamente el dueño de la finca...

Anónimo dijo...

El ayuntamiento ha tardado nada mas ni nada menos q 4 años en desistir de su centro de interpretacion al lado de la pastora q podemos esperar ahora de ellos... Mucho ruido y pocas nueces. Agarraros q vienen curvas en el pgou van a entrar a destajo en el yacimiento

Anónimo dijo...

pregunta a los anonimos: ¿que hariais si la finca fuera vuestra?¿dejariais de sembrar y perderiais dinero y el derecho a la finca? porque si deja de labrar y se llenase la finca de forraje como a estado todos estos años tendria que correr la dueña con los gastos y perderia los derechos de la finca. si la junta, asociasiones o ayuntamiento lo quiere que se lo pagen y no habria que llegar a este punto. ah y yo no soy ni dueño ni tengo que ver nada con el campo solo me pongo en el lugar del propietario.

Anónimo dijo...

Pues viendo lo reducida que es la finca y la escasa cosecha que se le puede sacar, y tal como informas ha arado para no perder no se qué derechos, lo que es de esperar es que no haya arado por encima del corredor y la cámara a propósito porque entonces las cosas tendrían otro cariz más preocupante todavía.
En una cosa estamos de acuerdo; el estado ha tenido décadas para comprar esa finca a precio de rústica librando al dueño de tener responsabilidad sobre monumentos tan importantes que son propiedad de todos los españoles, imaginemos que a la iglesia le diera por explotar la terraza de la Catedral de Sevilla llenándola de placas solares, sería un disparate, como lo es cargarse un edificio de 5000 años para sacar dos sacos de trigo.