21 jul. 2012 ~ ~ Etiquetas:

El Museo Arqueológico, una ruina para un tesoro


El edificio, construido para la Exposición de 1929, sufre desprendimientos.
20/07/2012. ABC.

El Museo Arqueológico languidece sin que ni el PSOE ni el PP hayan logrado todavía ponerse de acuerdo. Mientras tanto, el edificio, ahora sin El Carambolo original por su enésima falta de presupuesto, ve caer su número de visitas estrepitosamente, cuando no sus propias cornisas. Ni los sevillanos ni los turistas comprenden que un legado de esa importancia se exhiba en tales condiciones. La Prehistoria, por ejemplo, se muestra en el sótano con un recorrido marcado por tablones, con las cartelas informativas de los utensilios turdetanos escritas todavía a máquina Olivetti, sin aire acondicionado y con los vigilantes sentados en sillas portátiles frente a inmensos y antiestéticos ventiladores. Sin audioguías. Sin controles de seguridad. Con las paredes de gotelé y el suelo cerámico de hace décadas. Y, para culminar la dejadez, con la sala en la que hasta hace unos meses se exhibía la copia del Carambolo que hizo Marmolejo completamente vacía. Hay que pasar por ella porque está en el recorrido marcado. Pero sólo se aprecia un pedestal vacío sobre el que se situaba la vitrina, eso sí, iluminado por fluorescentes típicos de cocinas.

Los restos romanos, que ocupan la planta baja, están al menos en salones con falsos techos y paredes lisas. Pero los mosaicos del suelo están protegidos por simples cordones y cuatro pivotes metálicos en las esquinas. No hay cámaras. El recorrido corre por cuenta de la intuición del visitante. Y la información es mínima. A lo sumo se explica que el Carambolo está en la planta de arriba. Lo que además es incierto. A principios de mes, antes de que ABC desvelara que el Tesoro original había sido retirado, ningún operario avisaba de ello. Y a todo esto hay que sumar los artesonados apuntalados y las cornisas cubiertas con redes para evitar problemas ante los posibles desprendimientos.

El Arqueológico es un edificio en evidente situación de emergencia. Con un museo trasnochado que ve abrirse grietas en las mismas paredes sobre las que rebota el eco de los políticos desde hace más de una década. Porque este espacio es de titularidad estatal, pero se gestiona desde la Junta de Andalucía. Arreglar el edificio depende, por tanto, del gobierno central, mientras que la exposición de las piezas compete al autonómico. Y en esa disyunción se ha librado una contienda partidista que ha llevado al inmueble de Aníbal González al límite. Una década de obras de emergencia a sus espaldas, un proyecto de Vázquez Consuegra adjudicado pero sin dotación presupuestaria, humedades, desprendimientos, techos apuntalados, problemas con el suministro eléctrico... certifican que el edificio del Museo Arqueológico es tan antediluviano como mucho de los vestigios que exhibe dentro. Una auténtica ruina para guardar el mayor tesoro de Sevilla.

No hay comentarios: