28 may. 2013 ~ ~ Etiquetas:

El bronce empezó a usarse en la Prehistoria por motivos estéticos

28/05/2013. La Razón digital vía Paleorama en Red

Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Granada afirma que el desarrollo de la metalurgia del bronce (que se obtiene de la aleación de cobre y estaño) se produjo especialmente por los cambios en el brillo y color de los objetos, más parecidos a la plata, y no porque fuera más duro, como se pensaba hasta ahora.

Los investigadores han llegado a esta conclusión tras analizar el material hallado en el yacimiento arqueológico del Cerro de San Cristóbal de Ogíjares (Granada). Los investigadores encontraron 14 enterramientos, donde pudieron identificar, al menos, a 17 individuos, informa Tendencias 21.

Todos ellos estaban acompañados de ajuares funerarios, compuestos por varias vasijas cerámicas y objetos de metal, fundamentalmente puñales y adornos como pulseras y anillos.

Precisamente, los investigadores estudiaron en profundidad la tecnología de manufactura de estos objetos metálicos, analizando su composición, metalografía y microdureza. Sorprendentemente, descubrieron que la aleación de cobre y estaño (esto es, el bronce) no mejora las propiedades funcionales de los objetos, como tradicionalmente se había sostenido.

Los arqueólogos creen que el bronce empezó a emplearse por razones de índole simbólica e ideológica como, por ejemplo, la modificación del color de los objetos.

1 comentario:

Maju dijo...

Me sorprende mucho. El bronce (normalmente una aleación estándar de 90% cobre y 10% estaño) se ha usado desde aquella época hasta hoy día y hasta hoy nunca jamás había leído que fuera indiferente en sus propiedades al cobre no aleado.

En la época en que el bronce comenzaba a usarse en la península ibérica y la mayor parte de Europa (es decir: excepto los Balcanes), en el Mediterráneo oriental las espadas de bronce ya habían revolucionado el arte de la guerra...

Creo que cualquiera que haya usado o siquiera tenido en sus manos objetos comparables de bronce y cobre puede apreciar sus diferencias con facilidad. Y sí: el bronce es notablemente más resistente a la deformación que el cobre. Sólo el bronce realmente (o el acero, su sustituto) permite superar la conveniencia de usar piedras como el sílex o la obsidiana para hacer herramientas, el cobre sin alear era simplemente demasiado flojo.