31 mar. 2015 ~ ~ Etiquetas: ,


La directora general de Bienes Culturales.
31/03/2015. 20 Minutos.

Hablamos una vez más de los numerosos vestigios prehistóricos que pueblan el sector norte de la cornisa del Aljarafe. No en vano, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía declaró en 2010 Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Zona Arqueológica, una superficie de 779,16 hectáreas delimitada entre los términos municipales de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán. Y es que este entorno alberga cuatro importantes monumentos de la Prehistoria, como son los dólmenes de La Pastora, Matarrubilla, Ontiveros y Montelirio, además de numerosos yacimientos arqueológicos en su mayoría relacionados con la población humana que, durante las edades del Cobre y del Bronce, habría habitado esta zona.

Porque ya en 1931, los dólmenes de La Pastora y Matarrubilla, construcciones en 'tholos' dotadas de galería y cámara funeraria, fueron declarados como monumentos nacionales, toda vez que no fue hasta 1998 cuando fue descubierto en Castilleja de Guzmán el dolmen de Montelirio. Recientemente, la construcción de un carril bici en Valencina de la Concepción ha supuesto el descubrimiento de tres nuevas tumbas que los arqueólogos atribuyen a las antiguas culturas calcolíticas.

El estudio geofísico de 2004

Entre las muchas campañas de investigación promovidas en este entorno destaca un estudio geofísico realizado en 2004 por miembros de la Universidad de Southampton (Reino Unido), en colaboración con la empresa de ingeniería 'Inserco', a cuenta de la idea de construir una variante que circunvalase la cornisa del Aljarafe conectando Camas y Sanlúcar la Mayor, un proyecto actualmente aparcado.

Pues bien, merced a este estudio geofísico de 2004, un grupo de investigadores, entre ellos Leonardo García Sanjuán, David Wheatley y Kristian Strutt, estrechamente vinculados a la investigación arqueológica del entorno de Valencina y Castilleja de Guzmán, publicaron en 2012 un informe sobre los "resultados" del mencionado estudio geofísico y su incidencia sobre "la densidad y diversidad de las estructuras presentes" entre los dólmenes de La Pastora de y Montelirio.

El informe de 2012, recogido por Europa Press, expone que la campaña de investigación geofísica realizada en 2004 descubrió "al menos 160 anomalías identificadas" en el entorno directo del dolmen de Montelirio, ubicado en Castilleja de Guzmán, tratándose en algunos casos de "depósitos arqueológicos" de "tamaño significativo".

El pp4

Este estudio, en ese sentido, profundiza en el área del plan parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, donde descansa el dolmen de Montelirio y donde además de la citada investigación geofísica, fueron acometidas excavaciones arqueológicas entre 2007 y 200. El informe, en concreto, expone que fruto de todas estas investigaciones, ha quedado de relieve que toda esta zona de 1,5 hectáreas contendría un número estimado de "211 estructuras o depósitos" arqueológicos, de los cuales 134 corresponderían a registros "prehistóricos, la mayoría de la Edad del Cobre, 24 a la época romana, 44 al periodo posterior a los romanos y cinco cuya cronología es "indeterminada".

Según el informe, 61 de estos depósitos o estructuras fueron "provisionalmente clasificadas" como funerarias al contener "restos humanos", mientras las restantes 73 no contendrían vestigios humanos. No obstante, sólo una "minoría" de las estructuras funerarias podrían ser descritas como "megalíticas", consistiendo las mismas en "cámaras circulares" construidas mediante roca cortada, y destacando los casos de dos "tumbas dobles" formadas por "dos cámaras unidas por un corto pasadizo".


No hay comentarios: