12 ene. 2016 ~ ~ Etiquetas:

Un Stonehenge en Calar Alto

Amigos del Calar Alto lanza un proyecto que consiste en construir una réplica del primer observatorio.
12/01/2016. El Almería.

El primer observatorio astronómico se creó hace 5.000 años. Con él se podían predecir los eclipses de sol y luna, contar los días del año o establecer el inicio de las estaciones. Para ello se creó Stonehenge, el monumento prehistórico más famoso de la Tierra, un lugar donde las piedras no están colocadas al azar sino alineadas según los principales acontecimientos astronómicos. Y todo esto, en plena Edad de Bronce. Con unas piedras verticales y otras horizontales.

Más de cuarenta siglos después, la astronomía pasa por centros de última tecnología como el que se encuentra instalado en el Calar Alto, así que poner en valor la evolución podría convertirse en una de las herramientas turísticas que persigue Almería para ganar un nuevo sector, el del cielo.

La Asociación de Amigos del Observatorio Calar Alto y la Asociación Astronómica Orión pretenden unir la astronomía del neolítico y la del siglo XXI y ayer presentaron su proyecto. Una original idea que ya tiene todos los ingredientes necesarios para echar a rodar pero que aún necesita el apoyo de las instituciones, principalmente de los ayuntamientos de la comarca de Los Filabres y la Diputación Provincial. La idea es hacer una réplica de Stonehenge junto al observatorio astronómico del Calar Alto.

"Queremos hacerla lo más parecida posible. A la misma escala. Y ello no debe supone un gasto elevado, todo lo contrario. En la actualidad existen revestimientos que pueden procurar un resultado excelente", explica Antonio Herrera Alonso, presidente de la asociación. Aun no existe un lugar indicado para llevar a cabo la creación de este monumento megalítico: "Hay que buscar el mejor lugar posible, ya que se debe tener en cuenta que Los Filabres no tienen la misma orografía que Amesbury (Inglaterra) el lugar donde fue construido el Stonehenge. Por lo que hay que medir el horizonte real y recalcular sobre el horizonte astronómico", agrega Herrera.

"La pretensión es turística y didáctica. El sector astronómico puede ser también un referente para la provincia y se están haciendo esfuerzos para ello, pero también se pretende educar, pues no hay mejor forma posible de acercar la astronomía a los escolares que mostrándole cómo empezó todo y el momento en el que el proceso se encuentra en la actualidad", sostiene el presidente de la asociación.

Su objetivo responde a uno de los fines de la asociación, fomentar el conocimiento de la astronomía a la vez que se impulsa iniciativas de astroturismo como actividad económica para los municipios del entorno y sobre los que se asienta el observatorio.

Un estudio de dos canteras en Gales confirmó hace escasas semanas el origen de las 'piedras azules' del monumento megalítico de Stonehenge, ubicado a nada menos que 225 kilómetros de distancia.

Cada vez son más los turistas que ponen rumbo a nuestra provincia para disfrutar de la belleza de su cielo. Estrellas, constelaciones y planetas que se pueden conquistar gracias a las excepcionales condiciones del cielo almeriense. Unas condiciones privilegiadas que han convertido al astro turismo o turismo estelar, en una de las corrientes que ha atraído a más turistas en los últimos tiempos y a los que se les ofrecen rutas, jornadas y veladas a la luz de la luna (acompañados de telescopios) para observar la magnificencia de la bóveda celeste. El Observatorio astronómico hispano-alemán de Calar Alto está situado en plena Sierra de Los Filabres y es operado conjuntamente por el Instituto Max-Planck de Astronomía en Heidelberg (Alemania), y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) en Granada. Se compone de tres cúpulas que albergan tres grandes telescopios, de tipo reflector, con tamaños que van desde los 1,23 metros hasta los 3,5 metros de diámetro (el mayor telescopio de la Europa continental).