5 nov. 2016 ~ ~ Etiquetas: , ,

Arquéologos descubren fosos y miles de fragmentos prehistóricos en Valencina

Una investigación liderada por expertos alemanes en el asentamiento de la Edad del Cobre muestra la aparición de hasta 4.000 fragmentos calcolíticos.
MRN Aljarafe Magazine. Fernando Barroso.

A estas alturas, mucho se ha escrito ya sobre los innumerables tesoros patrimoniales que descansan en Valencina de la Concepción. El municipio, en pleno Aljarafe, alberga los milenarios dólmenes de La Pastora, Matarrubilla y Ontiveros, máximos exponentes del antiguo asentamiento humano que poblaba el entorno durante la Edad del Cobre o Calcolítico.

No en vano, más de 779 hectáreas de Valencina y del municipio vecino de Castilleja de Guzmán están declaradas como Zona Arqueológica, a cuenta de los numerosos activos patrimoniales y yacimientos que salpican estos terrenos.

Pero por más que se haya escrito sobre la materia, todo indica que mucho más se habrá de escribir. Así lo demuestra, de hecho, la reciente memoria de una investigación arqueológica acometida entre agosto y septiembre de 2014, en los cerros de La Cabeza y del Mármol, en Valencina de la Concepción. Las actuaciones, en concreto, fueron realizadas entre la carretera que conecta Valencina con Santiponce y el conocido como Camino de Valdenegrillo, en el sector norte del perímetro atribuido al antiguo asentamiento calcolítico.

La citada campaña de investigación, practicada mediante prospecciones geomagnéticas, recogida de materiales “en superficie” y “perforaciones manuales” en un área de tres hectáreas, se saldó con la detección de diversas “anomalías magnéticas” interpretadas como “segmentos de fosos”.

Tales fosos, según esta memoria de la investigación, que ha visto la luz en marzo, corresponderían a la delimitación de “recintos prehistóricos” del antiguo poblado calcolítico. Además, fueron captadas otras anomalías probablemente relacionadas con “estructuras prehistóricas como silos, fondos de cabaña o fosas”.

MÁS DE 4.000 FRAGMENTOS CALCOLÍTICOS

Fruto de la recogida de materiales en superficie, fueron rescatados de la tierra 3.212 fragmentos de cerámica “a mano” y 750 fragmentos de cerámica “a torno”, pertenecientes en su mayoría a “vasijas calcolíticas de diferentes tipologías”. También fueron descubiertos dos fragmentos pertenecientes a la etapa inicial de la Edad del Hierro, uno de una antigua “lámpara fenicia” y varios correspondientes a la dominación romana.

Finalmente, fueron recuperados “56 artefactos de sílex y se documentaron once fragmentos de molinos de diferentes materiales, dos recipientes de piedra y fragmentos de malaquita”.

La memoria de la investigación, protagonizada por Thomas X. Schuhmacher, Frank Falkenstein y Thomas Link, de la Universidad de Würszburg (Alemania), Alfredo Mederos por la Universidad Autónoma de Madrid y Juan Manuel Vargas como arqueólogo municipal de Valencina, zanja que “la mayor parte del material” descubierto “pertenece al Calcolítico medio”, conectando esta “abundante cerámica común, útiles de sílex y fragmentos de molinos”, con “una zona doméstica y productiva” del antiguo poblado prehistórico.

Las “recapitulaciones” de la citada memoria del proyecto de investigación, así, concluyen que los resultados son “excepcionales”, al constatar la existencia de “un mínimo de ocho fosos” correspondientes a “tres recintos prehistóricos” probablemente sucedidos en el tiempo. En estos recintos prehistóricos, en paralelo, los arqueólogos han identificado “dos áreas habitacionales con más de 200 fosas” y los ya citados miles de “artefactos calcolíticos en superficie”, lo que induce a pensar en “un poblamiento muy intenso y dinámico” durante el Calcolítico medio.

Los últimos párrafos del prolijo informe, finalmente, exponen que esta “gran cantidad de hallazgos y estructuras arqueológicas” revelan que el área septentrional del casco urbano de Valencina ofrece un “enorme potencial para la investigación”.

Para contextualizar esta investigación en el yacimiento prehistórico de Valencina, nadie como el arqueólogo municipal, Juan Manuel Vargas, quien ha participado en esta nueva campaña de prospecciones, pero atribuye la verdadera “autoría” de la misma a los arqueólogos alemanes de la Universidad de Würszburg y a Alfredo Mederos, del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Vargas, en cuanto al descubrimiento de casi 4.000 fragmentos de cerámica, 56 artefactos de sílex y otras piezas arqueológicas, reconoce lo “extraordinario” del hallazgo, pero a la vez precisa que un descubrimiento así se entiende como “usual” en el caso de Valencina de la Concepción, habida cuenta de los múltiples yacimientos arqueológicos que alberga el subsuelo del municipio.

A su juicio, lo más novedoso de esta investigación, en términos científicos, es el descubrimiento de los citados fosos prehistóricos en el área identificada como el sector norte del antiguo poblado calcolítico. De acuerdo con su tesis, aunque las diferentes investigaciones han dado cuenta de fosos “por todo el yacimiento de Valencina”, en el sector norte no se acometían prospecciones “desde los años 70”, concretamente desde 1975 y 1976, con lo que “es la primera vez que se detectan fosos en este sector”.

La función de estos fosos, como explica el arqueólogo municipal de Valencina, ha sido ya objeto de abundante “literatura”. “Hay quien los identifica como fosos defensivos, mientras otros los ven como grandes fosos de drenaje de agua y hay quienes piensan que eran marcas de delimitación”, se encoge de hombros Juan Manuel Vargas, quien de cualquier modo, remarca que los fosos vienen a demostrar la gran “complejidad” que alcanzó el asentamiento humano de Valencina durante la Edad del Cobre.

EL “INTERÉS” DE LOS ALEMANES

Es en este punto en el que Vargas manifiesta que los resultados de esta campaña de investigación han despertado sumamente “el interés” de los arqueólogos de la Universidad de Würszburg. “Su interés es mucho. De hecho, han presentado al estado Alemán un proyecto de investigación sistemática, para seguir trabajando en el sector norte de Valencina durante varias campañas más”, ha revelado.

La idea del equipo de arqueólogos alemanes, en palabras de Vargas, es trabajar en el sector norte del yacimiento “durante cinco o seis años más”, si finalmente logran fondos en su país para continuar con la investigación. En el caso de prosperar la iniciativa, la investigación del sector norte del asentamiento calcolítico recibiría de Alemania todo un “maná de financiación”, precisamente en un contexto en el que las diferentes autoridades españolas han contraído especialmente sus aportaciones a estas causas.

Señalando una vez más el creciente “interés” de los arqueólogos alemanes por continuar trabajando en Valencina, Juan Manuel Vargas avisa de que el asentamiento prehistórico del municipio “es más conocido a efectos de investigación, a nivel de publicaciones científicas y en las universidades”, que entre la ciudadanía de su entorno más inmediato.