26 abr. 2018 ~ ~ Etiquetas:

El yacimiento del Carambolo cumple dos años como BIC pero sin novedades respecto al futuro del enclave

Los suelos del cerro siguen en manos privadas y su protección limita férreamente las actuaciones en el entorno
26/04/2018. La Vanguardia.

Este jueves se cumple el segundo aniversario de la declaración del yacimiento arqueológico del Carambolo, enclavado en Camas (Sevilla) y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro homónimo, como bien de interés cultural (BIC) en la categoría de "zona arqueológica", toda vez que según las fuentes consultadas por Europa Press, los terrenos siguen en manos del grupo empresarial Gabriel Rojas y no median novedades sustanciales respecto al futuro de este emblemático espacio.

El cerro de El Carambolo, donde antiguamente se ubicaba la Sociedad de Tiro Pichón, fue el 30 de septiembre de 1958 el escenario de uno de los mayores descubrimientos del remoto pasado de la provincia de Sevilla y de toda Andalucía; las ruinas de una antiquísima construcción y de un tesoro de 21 piezas de oro labradas al estilo oriental y cuyo origen se remonta a los siglos VII y VIII antes de Cristo. Se trata, claro está, del famoso tesoro del Carambolo.

Los suelos del cerro fueron adquiridos en el año 2000 por el grupo promotor Gabriel Rojas, al objeto de construir un hotel de 150 habitaciones que integraría las ruinas del santuario, --principalmente vestigios de cimentaciones de adobe--, mediante un centro de interpretación. No obstante, las restricciones dictadas desde la Consejería de Cultura a esta iniciativa motivaron que en 2009, el citado grupo inmobiliario ofertase los terrenos a la Administración autonómica al considerar truncado su proyecto.

Tres años después, ya en 2012, trascendió que Gabriel Rojas había emprendido una reclamación patrimonial contra la Junta de Andalucía, a cuenta de los perjuicios derivados del fracaso de su proyecto de hotel, extremo derivado de las restricciones urbanísticas impuestas sobre los terrenos, que siguen en poder del grupo promotor.

LA PROTECCIÓN Y EL LITIGIO

En mayo de 2015, tras las múltiples denuncias de los arqueólogos y colectivos conservacionistas sobre el estado de abandono y deterioro del cerro del Carambolo, la Consejería de Cultura incoaba un procedimiento administrativo para inscribir el yacimiento arqueológico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como bien de interés cultural (BIC), dentro de la tipología de zona arqueológica.

Aproximadamente un año después, el Tribunal Supremo resolvía el litigio emprendido por el grupo promotor Gabriel Rojas a cuenta de la imposibilidad de desarrollar su proyecto de hotel. En su sentencia, recogida por Europa Press, el Supremo ratificaba la resolución previa del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que reconocía el derecho de la empresa a una "indemnización" de más de 1,55 millones de euros, desestimando así tanto el recurso de la Junta de Andalucía, que buscaba la nulidad del fallo inicial, como el del grupo Gabriel Rojas, que reclamaba una indemnización mayor.

BIEN DE INTERÉS CULTURAL

Al año siguiente, en concreto el 26 de abril de 2016, el consejo de gobierno de la Junta de Andalucía acordó finalmente declarar como bien de interés cultural, con la tipología de zona arqueológica, 29.450 metros cuadrados del cerro de Camas coronado por el yacimiento del Carambolo, bajo la premisa de que se trata de un enclave "fundamental para el conocimiento de las primeras culturas asentadas en el Bajo Guadalquivir y en el suroeste de la Península Ibérica".

Ahora, dos años después de aquella decisión institucional, tanto el Ayuntamiento de Camas como la Junta de Andalucía han indicado que los terrenos del yacimiento siguen en la misma situación, es decir en manos del grupo Gabriel Rojas y sin que medie un acuerdo respecto al futuro de este enclave. Al respecto, el delegado territorial de la Consejería de Cultura, José Manuel Girela, ha señalado a Europa Press la "obligación" que pesa sobre los propietarios de los bienes de interés cultural en materia de "preservación" y mantenimiento de los mismos.

No hay comentarios: