22 dic. 2009 ~ ~ Etiquetas: ,

El pleno de Valencina acuerda reducir la desprotección patrimonial del centro de interpretación

Europa Press. 22/12/2009

El pleno celebrado anoche por el Ayuntamiento de Valencina de la Concepción (Sevilla), gobernado por Antonio Manuel Suárez (PSOE), aprobó, gracias a los votos favorables de PSOE, PP y el partido independiente, revocar la desprotección acordada en cuanto varios millones de metros cuadrados y reducir la modificación de las normas urbanísticas a cerca de 24.000 metros cuadrados en función de las peticiones de los colectivos conservacionistas.

La modificación urbanística, según informaron el PSOE y la Mesa Ciudadana en Defensa del Paisaje Protegido y Yacimiento de Valencina-Guzmán, tiene como destino permitir la construcción del futuro Centro de Interpretación del Calcolítico en un área de 2.000 metros cuadrados, extremo para el cual el pleno había acordado una modificación de las normas subsidiarias que implicaba la desprotección de varios millones de metros cuadrados de suelo.

Tan solo el concejal de IU-CA y el edil no adscrito y coordinador local de UPyD votaron contra la revocación del anterior acuerdo plenario y la remodelación de la modificación acordada en cuanto a las normas urbanísticas.

A tal efecto, el concejal no adscrito, Alejandro Baeza, señaló en un comunicado que se opuso a esta propuesta para defender la "conservación del patrimonio histórico", lamentando que fuera "increpado a voces por conocidos militantes socialistas integrantes de la Mesa Ciudadana", de cuya independencia no dudó pero que, a su juicio, se está viendo "contaminada" por los militantes del PSOE.

El PSOE, también a través de un comunicado, criticó que Baeza tuviera la "osadía de leer una parte de un comunicado interno de la Mesa Ciudadana" a sus propios componentes, una "intrusión", lamentando "la actitud de este concejal y de su estilo de hacer política".

1 comentario:

Anónimo dijo...

lo de éste concejal no tiene nombre, primera metio la gamba con el escrito de Vera Cruz y ahora con la mesa ciudadana.
que se vaya a trabajar y se deje de vivir del cuento.