23 dic. 2009 ~ ~ Etiquetas:

Junta colocará una nueva cubierta a ras de suelo para el dolmen de Montelirio tras caer la actual por vientos


Estado actual de la cubierta del Dolmen de Montelirio
Foto: Los Dólmenes
Europa Press. 23/12/2009

La Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía en Sevilla ha anunciado hoy que va a proceder a la retirada y sustitución de la cubierta del dolmen de Montelirio --enclavado sobre una finca de 16.000 metros cuadrados en Castilleja de Guzmán (Sevilla) y declarado Bien de Interés Cultural (BIC)--, que ha quedado afectada por el fuerte temporal de vientos y lluvias que azota a la provincia.

En declaraciones a Europa Press, el delegado provincial de Cultura de la Junta, Bernardo Bueno, señaló que, tras personarse en el lugar los técnicos de la administración, se ha decidido retirar la actual cubierta, si bien ello se llevará a cabo cuando el tiempo lo permita, habida cuenta de que la provincia se encuentra en alerta meteorológica.

Así, cuando los operarios retiren la cubierta Bueno señaló la intención de colocar otra a ras de suelo, que evitaría las afecciones que la actual tiene cuando soplan fuertes rachas ventosas, "para que los arqueólogos puedan trabajar con normalidad en la segunda fase".

El director de la excavación, el arqueólogo Álvaro Fernández, ya explicó a Europa Press que la cubierta no se ha desprendido del todo ni ha caído sobre el dolmen, sino que en torno a las 5,00 horas "los fuertes vientos han provocado que el revestimiento se doblara, pero sin que llegara a afectar a los restos".

Fernández expuso que, una vez habida constancia de lo sucedido, en el lugar de los hechos se personaron técnicos de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura en Sevilla, junto con representantes de la empresa responsable de la cubierta, para ver qué solución ofrecer a la situación.

La cubierta del dolmen debe proteger el yacimiento y facilitar la segunda fase de las excavaciones arqueológicas que ya comenzaron la primavera de 2007, cuando el equipo liderado por Fernández descubrió entre 14 y 16 nuevas inhumaciones datadas entre los años 2.500 y 2.300 antes de Cristo, así como unas 4.000 cuentas de collar y otros restos que convierten a este dolmen en uno de los activos históricos más importantes de la provincia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

sin comentarios