26 dic. 2009 ~ ~ Etiquetas:

La Hispalense recuperará el jardín histórico de Forestier del Aljarafe


La fachada del colegio del Buen Aire (declarado BIC) que da a a los jardines también será restaurada.
La Universidad invertirá 100.000 euros anuales en convertir este espacio en un centro de interpretación sobre el paisajista francés · El próximo año comenzará un plan director que se desarrollará en 10 fases
Diario de Sevilla. Luis Sánchez-Moliní. 26/12/2009

La Universidad de Sevilla ya ha puesto en marcha un ambicioso plan director cuyo objetivo es la recuperación del jardín del colegio mayor Santa María del Buen Aire, diseñado por Forestier en Castilleja de Guzmán, un parque que, pese a ser una de las joyas botánicas de la provincia, es un gran desconocido para el público en general.

La intención de la Hispalense no es sólo restaurar la arquitectura y la botánica de este jardín de 26.000 metros cuadrados construido en 1929, sino también crear un centro de interpretación de su diseñador, Jean-Claude Nicolas Forestier (Aix-les-Bains, Saboya, 9 de enero de 1861-París, 26 de octubre de 1930), uno de los grandes paisajistas de principios de siglo XX y responsable, entre otros proyectos, del trazado del Parque de María Luisa o la urbanización de la montaña de Montjuïc para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Dicho centro se ubicará en la conocida como Casa del Cura, actualmente sin uso.

"Queremos que tanto los ciudadanos como los turistas disfruten más de los jardines, pero no como un espacio público verde más, sino como un lugar que, además de para el esparcimiento, sirva para el análisis y el estudio de Forestier", afirma el vicerrector de Infraestructura de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, claramente entusiasmado por la restauración de este espacio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía, cuya Comisión Provincial de Patrimonio ya ha dado el visto bueno al proyecto con una felicitación especial al equipo redactor del proyecto por la visión multidisciplinar del mismo, "así como por el acierto de presentar un Plan Director que va a marcar la pauta de las sucesivas intervenciones sobre el BIC".

La felicitación de la Junta no es baladí. Bajo la batuta de la arquitecto María Dolores Robador (una especialista en patrimonio histórico) se han coordinado diferentes trabajos y estudios botánicos, arquitectónicos, paisajísticos e históricos. En el equipo redactor han trabajado especialistas como el catedrático en Botánica Benito Valdés, la ingeniero agrónomo Sabina Rossini o el historiador Antonio Albardonedo, entre muchos otros.

Este plan director, pensado para la recuperación integral no sólo del jardín, sino también del edificio del Colegio Mayor -hoy regentado por las Teresianas- se ha dividido en diez fases. Por lo pronto, la Universidad de Sevilla iniciará el próximo año las dos primeras fases, que durarán unos tres años. "No hay un presupuesto cerrado, pero la intención de la Universidad es invertir en la restauración unos 100.000 euros anuales", afirma Ramírez de Arellano.

En la primera fase se intervendrá en el nivel superior del jardín, muro oeste y suroeste del cerramiento del conjunto. En lo que a botánica se refiere se acometerá la conservación de las especies vegetales originales, con la plantación de las especies desaparecidas para la recuperación del jardín original (hay zonas donde se ha perdido totalmente el trazado original). "Nuestra intención es recuperar el jardín tal como lo pensó Forestier, pero sin obviar la historia del mismo. Por ejemplo, no vamos a acabar con un gran ficus por el hecho de que no estaba en los planes de Forestier. Todo espacio tiene una historia que hay que respetar", indica Robador.

En esta primera fase también se iniciará la recuperación y mantenimiento de la parte arquitectónica del jardín, que consistirá en la reposición de albero en los viales, respetando el trazado original. Asimismo se acometerá la consolidación y protección de los muros, la reposición de la fuente de mármol del jardín que "se perdió por la caída de una palmera" y la reposición de peldaños rotos de las escalinatas.

En la segunda fase se trabajará en la reparación de las partes deterioradas de la fachada de acceso al jardín. "Los criterios básicos para la redacción del proyecto son la fidelidad al origen, el respeto del tiempo, la valoración de los aportes y la anulación de las disonancias. El único fin es recuperar el estado original de la jardinería y la arquitectura, con la máxima fiabilidad posible", afirma María Dolores Robador.

Aunque ya hay fecha para las dos primeras fases, el resto del proyecto se irá acometiendo poco a poco, sin tener una fecha de finalización fijada. "Nuestra intención es invertir 100.000 euros anuales, siempre, claro, según la disponibilidad presupuestaria", dice Ramírez de Arellano.

Conscientes de la utilidad del proyecto, el gobierno de la Hispalense ya se ha puesto en contacto con la Consejería de Turismo de la Junta para que se tenga en cuenta este espacio en los circuitos. Y es que, en Europa, existe un importante sector del turismo dedicado, precisamente, a la visita de jardines históricos.

No hay comentarios: