26 mar. 2010 ~ ~ Etiquetas: ,

La Delegación de Cultura rechaza las alegaciones al BIC Zona Arqueológica de Valencina-Guzmán

La Asociación Los Dólmenes presentó alegaciones durante el proceso de información pública con el fin de mejorar la propuesta de protección.
Vocalía de Comunicación. 26/03/2010

Durante el procedimiento iniciado para la declaración del BIC Zona Arqueológica hemos reiterado en varias ocasiones la idoneidad de la figura de protección para un ámbito tan extenso como el que conforma el yacimiento prehistórico de Valencina y Castilleja de Guzmán, así como la decisión de la Delegación de Cultura a la hora de abordar esta situación.

Sin embargo, tal circunstancia no es óbice para plantear alegaciones al documento del Bien de Interés Cultural en aras de mejorar las características de la protección patrimonial que en las instrucciones se regulan. En ese sentido, desde la Asociación Los Dólmenes se redactaron una serie de alegaciones tal y como se publicó en este [enlace].

En líneas generales, solicitábamos que el ámbito del BIC se ampliara hacia el norte en el Plan Parcial 4, a parte de otras zonas del núcleo urbano de Castilleja de Guzmán y la Urbanización El Señorío de Guzmán, toda vez que el yacimiento calcolítico no se planteó en función de las calles que ahora sirven de justificación para la delimitación, sino por criterios territoriales y topográficos. No obstante, la Delegación de Cultura responde que "los procesos de urbanización han resultado lo suficientemente agresivos como para suponer la inexistencia de restos", lo que es un contrasentido, porque luego se incluye sin miramientos el núcleo urbano de Valencina al completo. En definitiva, el BIC podría haber sido mucho más ambicioso en esa línea y no del carácter residual con el que se protege la necrópolis en el término municipal de Castilleja de Guzmán.

No fueron las únicas cuestiones planteadas, puesto que también se alegó para que se restituyera la protección de la finca que se encuentra detrás de la Urbanización La Ponderosa, junto a la carretera, la cual gozaba de la máxima protección en la Normativa Arqueológica Municipal.

También solicitamos que se incluyera el régimen de usos permitidos y prohibidos, tal y como exige la legislación vigente. En cambio, la Delegación de Cultura explica que la decisión sobre los usos "queda supeditado al pronunciamiento del órgano competente sobre la posibilidad, o no, de transformar el suelo". Entendemos que la decisión para el rechazo o admisión de las posibles intervenciones en la zona debe alejarse de la discrecionalidad, estableciendo de forma transparente los criterios que regularían ese tipo de pronunciamientos.

En general, todas las alegaciones presentadas han sido rechazadas por la Delegación de Cultura por motivos diversos, y aunque la situación global precisaba la declaración de un BIC de esta magnitud, creemos que deberían haberse tenido en cuenta, si no todas, sí al menos una parte de nuestras sugerencias.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Que esperabaís que el PSOE aceptaria las alegaciones?. ¿Todavia no nos hemos enterado lo que piensa el PSOE respecto a la ordenación del territorio?. ERn su afan de beneficiar a los especuladores del suelo, no les importa hacer tabla rasa del legado de nuestro antepasados y de la historia misma. Habrá que andar con más cautela cuando se trate con el PSOE, que no es oro todo lo que reluce.

Anónimo dijo...

Qué ¿ya estamos en campaña electoral?

Bronceatlantico dijo...

Ya que estamos en campaña, me gustaría saber que ofrecen los diferentes grupos políticos en cuanto a conservación del patrimonio.
También me gustaría que este tema se siguiese con mucho interés para que no sea el típico
"Prometer hasta meter
y una vez metido
nada de lo prometido"
Habrá que aprovechar esta oportunidad y organizarse para exigir. Vosotros en Valencina tenéis a la asociación, pero hay otros sitios donde no cuentan con algo así y el patrimonio se les está deshaciendo.