5 ago. 2010 ~ ~ Etiquetas:

Itálica se insinúa


Itálica estrena nueva iluminación en gran parte de la ciudad romana. - Paco Puentes
Las visitas guiadas por el Conjunto Arqueológico cumple su segundo agosto con éxito de público rotundo: 120 personas por noche lo recorren a pie
El Correo. 04/08/2010. Marina Blesa

Si Trajano y Adriano levantaran la cabeza... podrían leer a media noche. Ellos y el cerca de millar de personas que ya han visitado Itálica a oscuras desde que se inaugurara el pasado 20 de julio la segunda edición de Más visiones de Itálica. Pero a las ruinas romanas de Santiponce no se va a leer, sino a ver lo que no se ve, sean dioses o simples sombras que se insinúan, traviesas y mágicas, creadas por las luces tenues que iluminan este año dos zonas: el anfiteatro y parte de la ciudad.

La imaginación también ayuda, y mucho. La noche lleva consigo casi de forma intrínseca una espiritualidad que no se consigue alcanzar a las tres de la tarde en ningún rincón del mundo, tampoco en Sevilla, y menos en agosto. El Guadalquivir, como el mar, a oscuras da miedo. Pasear por el barrio Santa Cruz, es gloria, juzguen ustedes si bendita o no. Y recorrer en una hora las ruinas romanas de Itálica, sitúa de golpe a la ciudad, acelerada y acalorada, más cerca del cielo que del infierno.

Y cielo justificado. María Calderón, una de las responsables de esta iniciativa llevada a cabo a la par por la empresa Espiral donde trabaja y el Conjunto Arqueológico del yacimiento, comenta que "la sensación térmica en campo abierto es de dos grados menos con respecto a la temperatura de la capital". Algo es algo. "Pero hay más", continúa María: "Las luces que iluminan los mosaicos, piscinas, columnas y casas, es muy tenue, y parece que insinúa figuras mágicas en las piedras". Figuras que, de adoptar alguna forma conocida al ojo humano, nunca sería la del temido Satanás. Los dioses ganan la partida nocturna en el yacimiento anclado en el actual término de Santiponce, y lo hacen, como no podía ser otra manera, a través de la palabra. El monitor Óscar López es quien interpreta los ocho textos mitológicos escogidos previamente por un equipo de expertos frente a una audiencia que, sumando las dos visitas por noche, asciende a 120 personas.

La lucha dialéctica entre dioses desaparece, si es que alguna vez existió, y se transforma en silencio absoluto y casi sensorial cuando Auxiliadora Baena, la monitora encargada de guiar a los visitantes, deja que sean ellos los que marquen sus propios pasos por las rincones iluminados: el Edificio Exedra, el Mosaico Neptuno, la Casa de los Pájaros, la del Emparrado, la de Hylas y el Planetario, además del emblemático anfiteatro, que cuenta con una capacidad para 2.500 personas.

No obstante, pocos sevillanos hay entre todas esas personas que alguna vez se sentaron en sus gradas. Por eso los del Conjunto Arqueológico pretenden con esta iniciativa nocturna atraer a un público local que tiene por costumbre hacerse el ruso cuando de joyas arquitectónicas tan próximas a casa se trata. Por si acaso, 250 luminarias de bajo consumo le marcan el camino al siglo XVI.

De utilidad:

Qué: El Conjunto Arqueológico de Itálica recibe 120 visitas por noche gracias a la iniciativa Más visiones de Itálica, unas visitas nocturnas guiadas que cumple su segundo año de vida gracias a una iluminación especial.

Cuánto: Es gratis, pero hay que reservar con antelación, bien llamando al 618 896 520 de 9 a 14 horas, bien mandando un correo electrónico a reservas@espiralpatrimonio.com.

Dónde: En el anfiteatro y parte de la ciudad del Conjunto Arqueológico de Itálica, en el municipio sevillano de Santiponce (Avda. de Extremadura, 2).

Cuándo: Todos los martes, miércoles y jueves de agosto. En septiembre y octubre el horario de visitas se amplía de martes a sábado.

Horario: Hay dos turnos de visitas guiadas cada día con un hora de duración, a las 22 y a las 23 horas.

No hay comentarios: