14 may. 2011 ~

Algunas conclusiones del "XV Congreso Internacional del Campaniforme" celebrado en Poio (Pontevedra)

13/05/2011. Terrae Antiqvae. Guillermo Caso de los Cobos.
Vía: El Periódico de Aragón | Enrique Gastón.

Del Atlántico a los Urales

En el tercer milenio, antes de Jesucristo, los del Campaniforme ocuparon un espacio mucho mayor que la Unión Europea actual, e incluso llegaron a la cornisa del Norte de África: desde Noruega y Dinamarca hasta Creta y toda la península Ibérica.

Acaba de clausurarse, en Galicia, el XV Congreso Internacional del Campaniforme, con la asistencia de científicos de 17 nacionalidades. Esta vez el tema era la Arqueometría, la importancia de las mediciones científicas en Arqueología, para intentar estudiar con un poco más de rigor, los posibles contactos entre tantos asentamientos, y tan alejados. Unos asentamientos en los que había unas uniformidades importantes, en torno a un vaso bellamente decorado, en el que se bebía una cerveza, que contenía miel de tila y algunas plantas, la ulmaria principalmente y alguna vez incluso el lúpulo (muy pocas veces). El mismo vaso podía aparecer en Jaulín, en Hungría o en la isla de Malta, por dar ejemplos.

Las nuevas técnicas de medición podrían resolver definitivamente el gran enigma de si eran unos pueblos especiales que iban penetrando por todas las sociedades de la antigua Europa (un poco como los gitanos de la Prehistoria); o se trataba de comerciantes que difundían un producto de moda; o si había una estructura tan jerarquizada que requería símbolos de estatus muy privilegiados; o incluso si se trataba de una religión en cuyos ritos se empleaba la cerveza, tal como los cristianos emplean el vino; o el peyote, en religiones primitivas americanas.

La conclusión, siempre provisional, es que predominaba una gran complejidad. De forma que lo mismo en los estudios de Prehistoria que en los de Sociología habría que ir sustituyendo una epistemología del siglo XVIII, obsesionada en buscar regularidades, repeticiones y uniformidades, por otra que incorpore la Teoría del Caos, en la que interesan los casos únicos y las historias de vida, tanto como saber si había muchas coincidencias.


Después del Congreso de Galicia sabemos un poco mejor algunas cosas. Ejemplos:

1) Que gracias al análisis del estroncio, se ha visto con mayor claridad quienes, en un mismo asentamiento, eran emigrantes o no.

2) Que además del vaso de cerveza, los del Campaniforme tenían otros objetos de cultura material muy extendidos y uniformes: los puñales de cobre, cuyo diseño era, sorprendentemente, tan uniforme como las decoraciones cerámicas. O los brazaletes de arquero (wristguards). O los adornos de Oro. O las construcciones domésticas.

3) Que las comunidades tenían mucho más marcadas las diferencias sociales de lo que se pensaba: el investigador sueco, Magnus Artursson, de Lund, mostró la posibilidad de que fueran las grandes construcciones rectangulares, de hasta 20 metros por 5, el mejor indicador de las jerarquías sociales, ya que su presencia junto a las cabañas circulares pequeñas no sería por razones de servicios colectivos o de viviendas colectivas, sino al revés: la gente se apiñaría en las pequeñas cabañas y las familias dominantes vivirían en las grandes construcciones. Además, la dieta investigada a partir de los huesos de los campaniformes demostraba que era superior a la de los no campaniformes, en un mismo asentamiento. Y entre los primeros se han encontrado individuos de más de dos metros de altura. Una desigualdad de género llamó la atención: las huellas de la inserción de los músculos en los huesos de los brazos, mostraron casos de mujeres, entre las no campaniformes, que habían realizado trabajos mucho más duros que los hombres. Hubo un gran comercio internacional de ámbar y marfil, para adornos y para los botones de vestidos y camisas; y del cinabrio, mucho antes de los romanos, que fue usado para embellecer sus objetos cerámicos, ni los cuchillos de piedra ni los de cobre se habían utilizado.

4) Gracias a los análisis de polen y al estudio detalladísimo y estratificado de los depósitos de tierras en los yacimientos, numerosos biólogos y geólogos nos han hecho saber que la intensa deforestación y los intencionados incendios realizados por los del Campaniforme, al parecer sin precedentes anteriores, habrían llegado incluso a alterar el clima, durante su ocupación: modificando el Ph de la tierra, y también causando lluvia ácida.

5) Se sabe más del brebaje del vaso: era mayoritariamente cerveza, pero también productos lácteos, sangre de animales incluso guisos sólidos.

6) Los profesores, Raúl Flores-Fernandez y Garrido Peña presentaron varios casos de violencia interpersonal, procedentes, según Garrido, de luchas individuales y colectivas por el poder.

7) El uso del vaso como "propiedad registrada", como en el caso de la sal, en el yacimiento zamorano de Villafáfila.

8) la importancia de las investigaciones lingüísticas, que presentó el Doctor Falileyev, de la Universidad de Aberystwyth, en el Reino Unido.

Las conclusiones sobre tantas ideas recicladas, no siempre originales, fueron presentadas por el profesor Christian Strahm, de la Universidad de Freiburg. El complejo del vaso Campaniforme sería la materialización de una idea, de modo que en el futuro se intuye que las investigaciones sobre aportaciones ideológicas de este fenómeno seguirán predominando. Los elementos están tan mezclados y tienen tanta complejidad, que ya no se hablaría de la Cultura del vaso Campaniforme, ni siquiera de pueblos campaniformes.

(Enrique Gastón es Profesor Emérito de Sociología en la Universidad de Zaragoza)

No hay comentarios: