8 jun. 2015 ~ ~ Etiquetas:

Buscando la puerta perdida de Itálica


Técnicos de la Universidad de Southampton peinaron el área delimitada con un georradar. / Daniel González Acuña (CAI).
Un equipo de arqueólogos halla evidencias de una entrada monumental a la ciudad.
06/06/2015. El Correo. Antonio Morente.

Hace pocos meses pudo verse en la ladera de Itálica a trabajadores afanándose con un curioso artilugio mientras se pateaban toda la zona. El aparato en cuestión era un georradar y lo portaba personal de la universidad británica de Southampton, que colabora con un proyecto de investigación que, entre otras cuestiones, trata de dar la respuesta a dos preguntas: por un lado, ¿qué construcción era esa de la que se han encontrado huellas junto a lo que fue el Traianeum, uno de los edificios principales y que se levantaba junto a donde hoy está el cementerio de Santiponce?; por otro, ¿los restos que se han encontrado en la ladera indican que se ubicó aquí una de las puertas principales de la Ciudad Nueva (Nova Urbs)?

El profesor Sebastián Vargas, de la Universidad de Sevilla, ha sido el encargado de dirigir esta prospección geofísica, que se enmarca en un proyecto más amplio que coordina la profesora Pilar León para aportar nuevas evidencias, entre ellas «ver si realmente existía en este sector de la ladera una entrada monumental a la ciudad», una puerta que habría sido de las más importantes. Todo apunta a que sí, que existió, porque por lo pronto «hay calles que desde el Traianeum van hacia allá», que es lo mismo que decir en dirección a la Ciudad Antigua (Vetus Urbs), la misma que está sepultada por lo que hoy es Santiponce.

Los arqueólogos tienen certezas de la existencia de una entrada pegada al anfiteatro (que estaba extramuros) y de otras en la Ciudad Antigua, por lo que esta nueva puerta sería la que ocuparía una posición más intermedia. Los análisis permitirán determinar, apunta Vargas, «cómo se organizaba la ladera en época romana, probablemente en terrazas».

Así parecen indicarlo los vestigios que (pese al importante saqueo que se produjo en su momento) emergen a la superficie, que en este punto muestran un «giro importante en su dirección. Toda la estructura urbana tiene una orientación determinada, pero aquí está en otro sentido», lo que sugiere que había una calle que iba al acceso principal del Traianeum. Y si esto es así y había una puerta de acceso a la ciudad, «sería de las más monumentales» porque enlaza directamente con este edificio, que vendría a ser como el equivalente a una catedral.

Vargas señala que junto al anfiteatro habría otra gran puerta para entrar a la ciudad «que parece que estaría enmarcada por dos grandes torreones pero no se puede afirmar con rotundidad porque hay mucho reconstruido». Otro acceso localizado sí sería de dimensiones más modestas que ésta y la que ahora se busca, y en el futuro surgirán más porque «la ampliación de Adriano estaba muy conectada con la parte vieja, habría muchas puertas pero es difícil saber cuántas: la Vetus Urbs tiene al pueblo en lo alto y en la zona de la Nova Urbs queda mucho por excavar». Unos accesos, por cierto, que se abrían en una muralla «que no era muy potente, tenía un papel más simbólico que defensivo».

Otra cuestión en la que se centran los trabajos es en el edificio detectado cerca del Traianeum, del que por ahora sólo puede decirse que sería de carácter monumental y que estaría detrás de las Termas Mayores. «Estamos confiados en que salgan datos importantes que nos digan qué era este edificio», aunque para definirlo con exactitud habría que acometer una excavación, apostilla el investigador.

Este entorno, por cierto, ya fue estudiada por la profesora Pilar León en los años 90. «Hay partes excavadas pero muchas otras que no, de hecho hay zonas no tocadas en las que se intuye que hay restos», explica Vargas, quien señala que ahora se están «definiendo las posibilidades de actuación» para, al menos, llevar a cabo algunos sondeos de este espacio.

Del resultado de los trabajos de magnetometría y georradar realizados por los investigadores británicos («es gente con mucha experiencia en estos temas») todavía no hay datos concluyentes, ya que se están analizando. Tal vez para cuando termine esta fase, nos encontraremos con que podemos celebrar que hemos encontrado la puerta perdida de Itálica.