20 jun. 2015 ~ ~ Etiquetas:

Munigua, un Santuario en Villanueva del Río y Minas


La directora general de Bienes Culturales.
Restos de las termas de Munigua.
20/06/2015. ABC.

En el año 1756 dos miembros de la Academia de las Buenas Letras de Sevilla fueron los primeros en descubrir los restos de la ciudad romana de Munigua en la localidad sevillana de Villanueva del Río y Minas. La mayor parte del trabajo arqueológico se realizó a partir de 1956 por parte del Instituto Arqueológico Alemán.

El Santuario estaba consagrado a Hércules o la Fortuna Augusta
El origen del asentamiento data del siglo IV a.C. y su decadencia está establecida en torno al siglo II d.C. Estaba situado en un cerro alargado de 150 metros de altitud. El edificio más importante del yacimiento es el Santuario que corona el collado. Los muros de la construcción siempre han sido visibles y en el pueblo lo conocía como el «Castillo de Mulva». Está conformado en terrazas y no se sabe con exactitud a qué divinidad estaba consagrado, aunque podrían ser Hércules o la Fortuna Augusta. El acceso al monumento se hace a través de un sistema de calzadas y rampas.
En la segunda terraza se encuentra un templo tetrástilo, es decir, de cuatro columnas en la fachada, con podio. Al sur del templo se conservan restos de un pórtico de dos pisos junto al cual hay un edículo o capilla.

Munigua, un Santuario en Villanueva del Río y Minas

En la terraza inferior está situado el foro, una plaza cuadrada, porticada, no muy amplia, con edificios alrededor, entre los que destacan la curia y el tabularium. La curia era el lugar donde discutían sus asuntos los habitantes del pueblo y el tabularium el lugar donde se almacenaban los documentos oficiales del estado. En el de Munigua, se encontraron dos inscripciones en bronce, un tratado de hospitalidad de los tiempos de Augusto y una carta del emperador Tito a la ciudad del año 79 d. C.

También en la terraza inferior están las termas, fechadas en la época de Nerón. Se conservan los estucos de las paredes en los nichos, el suelo de opus spicatum, del frigidarium y el suelo en suspensura del tepidarium.

Existen restos de dos necrópolis, una que está dentro de las murallas y en la que se han encontrado tumbas con ricos ajuares junto al mausoleo; y otra, cortada por la construcción de la muralla, en la que se han encontrado restos de urnas de incineración.

La principal actividad económica del pueblo era la extracción y fundición de hierro y se han hallado fuera de lo que fueron las murallas restos de un taller de fundición.

En la actualidad el yacimiento está explotado por el Instituto Arqueológico, siendo el director de la excavación , Theodor Hauschild.

No hay comentarios: