17 feb. 2016 ~ ~ Etiquetas:

San Isidoro del Campo, el monasterio que cierra domingos y festivos


El monasterio abrió al público en 2002 tras varias restauraciones-JESÚS SPÍNOLA.
La Asociación de Amigos del monumento critica su precaria situación.
17/02/2016. ABC.

El monasterio de San Isidoro continua en una situación límite, relegado a un segundo plano en el panorama patrimonial de la provincia de Sevilla. Apenas dos meses después de que la Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Santiponce llegasen a un acuerdo para financiar el mantenimiento y el personal del recinto, los problemas vuelven a acechar al monumento, fundado en 1301 y declarado Bien de Interés Cultural.

«La atención ha disminuido», explican desde Asociación de Amigos del Monasterio de Santiponce. Sus miembros denuncian que, desde que la Junta se ha hecho cargo de la gestión, —a través de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales—, los cambios únicamente han ido a peor. «Antes había dos personas en la recepción, y ahora únicamente hay una», insisten, lo que repercute en la atención al público.

Además, alertan de una circunstancia que consideran «inexplicable»: que el monasterio esté cerrado al público los domingos y los días festivos. «Es impensable, ya que son días de máximas visitas». Una protesta que se une al desorden de los horarios. «Aunque en teoría abre a las 10, hay días que ya ha sobrepasado esa hora y está cerrado, por lo que si llegan turistas se van sin haber podido entrar», explica un miembro de la Asociación.

Por su parte, el alcalde de Santiponce, José López, también comparte la queja sobre los días de apertura del recinto. «Es un atraso y una torpeza turística que el monasterio cierre los días que más público puede recibir», afirma el regidor, que pide a la Consejería de Cultura que se replantee la situación.

Quejas del Ayuntamiento
Actualmente, el Ayuntamiento de Santiponce únicamente se hace cargo del salario de la persona encargada de la limpieza. Hasta hace pocos meses, era el propio Consistorio el que se ocupaba de todos los gastos del monasterio. Una situación extrema, en un pueblo con las arcas muy castigadas, que amenazó con el cierre del monumento si la Junta no volvía a hacerse responsable de su financiación. Sin embargo, después de que el acuerdo por fin se hiciese realidad, el estado del edificio y la atención al público no terminan por convencer en Santiponce.

«También pedimos que se le proporcione visibilidad, que se incluya en los paquetes turísticos de Itálica y que se aprecie como la joya monumental que es», pide López.

De otro lado, la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales defiende la gestión del monasterio. «Actualmente hay cuatro personas trabajando allí, un restaurador, un coordinador, un encargado del mantenimiento y un último empleado dedicado a la atención al público», explican desde el órgano perteneciente a la Consejería de Cultura. Respecto a los horarios, aseguran que el monumento abre «de 10:00 a 15:00 de martes a jueves, y los viernes y sábados de 10:00 a 19:00». Los domingos, confirman, está cerrado.

Fundado por Don Alonso Pérez de Guzmán y su esposa, el monasterio de San Isidoro del Campo ha acogido entre sus muros fortificados a varias órdenes espirituales hasta que fue abandonado por los monjes jerónimos en 1978. Además de su indudable valor patrimonial, albergó la primera traducción de la Biblia al castellano, la «Biblia del Oso», un hecho histórico que hace que sea muy conocido fuera de nuestras fronteras.

Después de años cerrado y numerosas restauraciones, volvió a abrirse al público en el año 2002, convirtiéndose en uno de los atractivos turísticos más interesantes de la provincia. Por ello, desde la Asociación de Amigos del Monasterio aseguran que «van a seguir reclamando por cauces oficiales» que se dedique al monumento la atención que se merece.

No hay comentarios: