20 dic. 2016 ~

El escultor sevillano que funde espadas de bronce como en la Prehistoria

Los descubrimientos de José Manuel Díaz Cerpa han logrado miles de visitas en la red.
19/12/2016. Diario de Sevilla.

La fundición del bronce no tiene secretos para el sevillano José Manuel Díaz Cerpa, más conocido en el sector artístico como «Vichero». Tras décadas creando esculturas, se ha volcado en investigar las técnicas utilizadas en la Edad de Bronce para elaborar armas y herramientas como hachas o espadas.

Un trabajo al que le ha dedicado muchas horas y que, según explica a ABC Provincia, viene de su «curiosidad por las creaciones primitivas» y el ansia por saber más de su oficio que, más que una obligación, es una vocación que le viene de lejos.

«Mi familia lleva 40 años dedicándose a la fundición del bronce», rememora José Manuel Díaz. «De hecho, esta actividad estaba prácticamente desaparecida desde que la Real Fábrica de Artillería, en 1865, crease los leones que custodian el Palacio de las Cortes de Madrid». Así, cansado de «tener que ir a la capital para fundir las esculturas que creaba», en 1983 montó una pequeña industria de fundición en Salteras a la que cada vez acudían más artistas.

Fruto de esta especialización y de la curiosidad profesional, el «Vichero» decidió investigar cómo se hacían las hachas en una época en la que el ser humano no contaba con las avanzadas técnicas de la actualidad, para lo que construyó dos hornos de adobe con materiales tan rudimentarios como «el barro, la paja, madera y piedras».

Uno de ellos, además, cuenta con unos fuelles elaborados con pellejo de cabra y cosidos con aguja de hueso. Utilizando los hornos y su peculiar técnica para crear fuego, que consigue con fragmentos de caña seca, ha conseguido fundir un hacha y una espada. «Ahora lo vemos muy sencillo, pero pasaron 2.000 años entre la creación de un utensilio y el otro, y ambos supusieron grandes avances para la humanidad y esto es una forma de recordarlo», explica José Manuel Díaz.

Yno cabe duda de que lo ha hecho, pues su inmersión en la Prehistoria ha suscitado mucho interés en las redes sociales, de las que se ha ayudado para difundir su trabajo. En su canal de Youtube, que cuenta con más de 250 suscriptores, sube vídeos de sus descubrimientos que son visualizados por miles de personas.

Vídeos con éxito

En concreto, el vídeo donde explica la elaboración del primer horno y del hacha tiene más de 600.000 reproducciones. También tiene otros que versan sobre la creación del fuego, cómo hacer esculturas en acero inoxidable o, el último, sobre la elaboración de la espada de bronce. «El interés de la gente por ver mis logros es muy satisfactorio», reconoce José Manuel.

«Descubrir algo y guardarlo para sí mismo no tiene sentido en la actualidad, cuando las redes dan la oportunidad de compartirlo con el resto del mundo».

El próximo reto de este escultor, que no se conforma con lo establecido y pretende seguir ahondando en las creaciones primitivas del ser humano, es reproducir el conocido Bronce Carriazo, una representanción de la diosa fenicia Astarté datada entre los siglos VII y VI a.C. Está considerada una de las obras más representantivas de la civilización tartésica y fue hallada por Juan de Mata Carriazo cerca de Sevilla.

Para su reproducción, José Manuel Díaz está construyendo un tercer horno de adobe del que se servirá, sin ayuda de ninguna técnica moderna, para averiguar cómo se creó esta pieza artística. «Trato de hacer cosas que no haya hecho nadie aún, no todo está inventado», sentencia.

No hay comentarios: