17 ene. 2017 ~ ~ Etiquetas:

¿Cómo y para qué se hizo el Tesoro del Carambolo?


El tesoro del Carambolo está compuesto por 21 piezas de oro - ABC.
Un equipo de investigadores afirman que las joyas se crearon partir de la colaboración de varios artesanos. Se cree que se utilizaron para adorno de algún dignatario religioso o político, e incluso para toros sagrados.
16/01/2017. ABC.

El 30 de septiembre de 1958, Alonso Hinojo del Pino, un joven albañil que trabajaba en los terrenos de la Real Sociedad de Tiro de Pichón de Sevilla, en un cerro de Camas, descubrió un objeto metálico que cambió el curso de la arqueología en la provincia sevillana: era uno de los brazaletes de oro de 24 quilates que conforman el Tesoro del Carambolo.

En la actualidad, 59 años después del hallazgo de la colección, que se guarda en una cámara acorazada y de la que se exhibe una réplica, siguen existiendo incógnitas que los expertos tratan de resolver poco a poco para conocer todos los detalles del espléndido tesoro, único en el mundo por su incalculable valor, a lo que se une un posible origen fenicio y su ubicación tartésica.

Recientemente, un equipo de investigadores del Centro Nacional de Aceleradores, junto a miembros de la Universidad de Sevilla y de la Universidad de Extremadura, han estudiado 11 de las 21 piezas del tesoro con un nuevo sistema portátil de microfluorescencia, que permite visualizar zonas muy pequeñas como los detalles decorativos o las áreas de unión. Entre los objetivos de la investigación destacan identificar «los métodos de soldadura y las técnicas de manufactura» para averiguar si las joyas han sido producidas por un orfebre o por varios, y aportar más información acerca de la posibilidad de que el tesoro fuese realizado o bien por la población nativa o bien por artesanos de la cultura oriental-fenicia.

Según los resultados obtenidos, los investigadores han elaborado una hipótesis que afirma que las piezas analizadas «fueron fabricadas en un mismo taller donde colaboraban distintos artesanos procedentes de ámbitos tecnológicos diferentes» y que, además, poseían «rasgos típicos tanto de la tecnología atlántica como de la fenicia». Además, especifican que, en las once piezas estudiadas, se han determinado «tres tipos distintos de soldaduras» y que algunas de las joyas fueron elaboradas en diferentes fases.

Valiosos adornos
La interpretación más extendida es que las joyas, que datan de los siglos VII-VI a.C. y que suman 2.950 gramos de oro, se utilizaban para adorno de algún dignatario religioso o político, o para dos de ellos, ya que, aunque todos los elementos que componen el tesoro parecen haber salido de un mismo taller, se pueden identificar dos conjuntos en base a la decoración. De otro lado, una interpretación reciente desvela la posibilidad de que algunas de las piezas se utilizase en el adorno de toros sagrados.

No hay comentarios: