4 mar. 2019 ~ ~ Etiquetas:

El monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce lanza un SOS a la nueva Junta de Andalucía


Exterior del monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce - I. G.
Piden a la nueva consejera de Cultura de la Junta (PP) que cumpla los acuerdos a los que se llegó con Gobierno socialista.
02/03/2019. ABC.

La asociación Amigos del Monasterio-Centuria Romana de Santiponce ha instado a la nueva consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo Fernández, a que cumpla los compromisos adquiridos en su día por el Gobierno regional para rhabilitar y mejorar la conservación del monasterio de San Isidoro del Campo que, según fuentes consultadas por ABC, «se encuentra, en su parte cerrada al público, en peligro de derrumbamientos y un lamentable estado de abandono».

En concreto, este colectivo —que ha organizado mesas de trabajo para estudiar las futuras intervenciones— apunta al claustro grande, la torre barroca, las caballerizas, la almazara o la fachada neoclásica como elementos sobre los que habría que actuar de manera «urgente». Esta zona llegó a albergar en su día una cárcel de mujeres o una fábrica de tabacos.

Para sensibilizar de la situación que atraviesa este complejo monumental, la asociación remitirá a los nuevos responsables de Cultura del Gobierno una invitación a representantes de la Consejería para que giren visita a las instalaciones y comprueben de primera mano el deterioro de los frescos —por la humedad— y de otros elementos ornamentales del siglo XV y XVI.

«Realmente es una pena que un Bien de Interés Cultural (BIC) se encuentre en estas condiciones por auténtica dejadez», aclaran. Asimismo, piden más visibilidad y promoción del enclave para dar a conocer a los ciudadanos y turistas «una parte importante de nuestra historia».

Robo en 2016
Precisamente, el pasado mes de diciembre concluyó la restauración de la zona del claustro de los Muertos donde en agosto de 2016 fue perpetrado el robo de 392 piezas de azulejo, cenefas y rodapiés con un peso aproximado de 240 kilos.

Cultura realizó, a través de una intervención diseñada por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) y autorizada por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, los trabajos correspondientes a la «homogenización» del sector expoliado respecto al resto de muro, aunque sin reponer la azulejería desaparecida.

Por ello, la asociación Amigos del Monasterio-Centuria Romana de Santiponce urge a que se inicien otros trabajos, también vitales, de cara a reforzar estructuras del inmueble y labores de saneamiento y tratamiento de las distintas obras de arte que alberga el recinto.

Para esta asociación, el futuro —tanto de la conservación como el mantenimiento de los bienes muebles e inmuebles— pasa por una mayor participación e intervención de la Junta de Andalucía. «Durante años no han querido saber nada y así está al día de hoy: mal conservado y, en algunas zonas, como el claustro grande, en peligro de derrumbe», subrayan.

Este sector del monasterio correspondiente a la torre barroca, las caballerizas, la almazara o la fachada neoclásica espera una restauración como la ya acometida en el otro sector del monumento. «Pero parece que no llega. Hay apuntalada una parte, pero, a nuestro entender, es todavía insuficiente», aseguran.

La titularidad, entre la Junta y la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos
La titularidad del monasterio, de unos 30.000 metros cuadrados de superficie, se divide en dos espacios bien diferenciados: un sector propiedad de la Junta de Andalucía y otra zona perteneciente a la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos.

La parte del monumento correspondiente a la citada fundación nobiliaria fue restaurada hace años mediante fondos autonómicos y, a día de hoy, está gestionada por la Junta y es la única zona del recinto abierta a las visitas. Dicha actuación y la gestión pública del sector del monumento responde al convenio firmado en 1991 entre la Junta y la citada fundación.

En concreto, mediante dicho convenio de 1991, la Junta de Andalucía goza de la gestión de usos de una serie de espacios del monumento pertenecientes a la Casa Álvarez de Toledo y Mencos.

Se trata de las iglesias primera y segunda, la sacristía, la sala capitular, el refectorio, la capilla de reservado, el claustro de los Muertos y sus dependencias anexas, el patio de los naranjos y el corral de los conejos, espacios en su mayor parte visitables gracias a su rehabilitación a manos de la Administración andaluza.

No hay comentarios: