14 jul. 2019 ~ ~ Etiquetas:

Cuatro puntos del Aljarafe arden todos los veranos desde hace 20 años

La colina del Carambolo, la ladera de Simón Verde, Caño Ronco y la finca Peralta acumulan siniestros que siempre quedan sin esclarecer.
03/07/2019. ABC.

La colina del Carambolo ardía de nuevo este lunes. Un fuego de pastos, localizado en la zona de Virgen de la Cinta y San José, que no hubiera llamado la atención si no fuera por la queja de los bomberos del Aljarafe y de la asociación Sevilla más verde, que denunciaron a través de las redes sociales los reiterados incendios en este punto del término municipal de Camas.

«Una vez más, la tranquilidad de los vecinos se ve alterada por el comportamiento incívico y vandálico de algún demente que no parará hasta ver toda la cornisa del Aljarafe y del Carambolo arrasadas. Y otra vez el fuego quedó muy cerca de las viviendas». En su cuenta oficial de twitter, el servicio contraincendios del Aljarafe llamaba la atención de lo que está ocurriendo. Fuentes del parque de Mairena confirmaron a ABC que desde que arrancó el verano, hace menos de dos semanas, esa ladera de Camas ya ha sido escenario de las llamas en seis ocasiones.

Pero lo que ocurre en el Carambolo no es un caso único. Los bomberos del Aljarafe tienen marcados otros tres puntos más en la comarca que no se libran de las llamas cuando los termómetros suben. Una situación que se repite todos los veranos desde hace al menos 20 años. Ese cómputo lo llevan al día porque ese el tiempo que lleva operando el parque de Mairena del Aljarafe, que entró en funcionamiento el 15 de mayo de 1998.

Además del Carambolo, la ladera de Simón Verde, en Gelves; la finca Peralta en Mairena; y el Caño Ronco, en Camas, acumulan un nivel de siniestralidad que rompe estadísticas. Unos siniestros de los que nunca se esclarece su origen. Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía confirmaron que de los incendios que se están registrando en el Carambolo «no hay una investigación abierta» porque no está claro si el origen es intencionado, ni tampoco denuncia.

Los incendios no están teniendo, por ahora, graves consecuencias pero los bomberos advierten que el riesgo es evidente
Algo parecido ocurre con el incendio que el pasado 6 de junio daba un buen susto a los vecinos de Simón Verde. Las llamas llegaron a la puerta de algunas viviendas, que tuvieron que ser desalojadas. La Guardia Civil hizo un atestado con lo ocurrido, pero no hay ninguna pista sólida. «Ese fuego estaba bien pensando. Había cuatro focos bien localizados, dos en la parte inferior y otros dos en la parte superior. No parece algo espontáneo», señalan fuentes de los bomberos del Aljarafe.

Los otros dos puntos que arden con una frecuencia que resulta sospechosa también están cerca de zonas pobladas. Es el caso de la finca Peralta, en Mairena del Aljarafe. Aquí arde todos los veranos una escombrera, una zona de pastos y un olivar. Muy cerca de estos solares hay viviendas y una escuela infantil. Las mismas fuentes consultadas detallan que ha habido ocasiones en que las tres áreas afectadas han salido ardiendo a la vez y en otras, «en días alternos».

También en Camas, los fuegos son recurrentes en Caño Ronco, que da nombre a una barriada del extrarradio. Y al igual que en las otras zonas, los siniestros se apagan sin que por ahora haya habido graves consecuencias. Sin embargo, desde bomberos y los vecinos afectados advierten que el riesgo existe y en cualquier momento se puede producir una tragedia. Uno de los afectados en el fuego declarado el lunes en el Carambolo vio cómo las llamas se quedaron apenas a tres metros de su casa.

Abandonan un proyecto de reforestación

La asociación sin ánimo de lucro Sevilla más verde ha decidido abandonar el proyecto de reforestación que gestionaba en la ladera del Carambolo hasta que se investiguen y aclaren las causas de los recurrentes incendios que se dan en la zona.

Según el colectivo, el último siniestro es el décimo que se produce en el término municipal de Camas, «incluido el que la semana pasada quemó un parque infantil en Coca de la Piñera». «La situación es muy grave y los vecinos temen porque ocurra una desgracia».

Por ello, el colectivo ha decidido renunciar a un proyecto que buscaba regenerar una zona muy castigada. «Si en otoño el Ayuntamiento no aporta una solución firme a esta grave problemática, los árboles supervivientes plantados por los voluntarios de esta asociación serán trasplantados a otros lugares de reforestación en otros municipios que sí cuentan con mayores medidas de seguridad e implicación», ha informado la asociación.

No hay comentarios: