27 ene. 2020 ~ ~ Etiquetas: ,

«Junia Africana fue una de esas mujeres que construyeron ciudades; en su caso, en Itálica»


Mercedes Oria Segura - Vanessas Gómez.
Mercedes Oria Segura
Arqueóloga, profesora titular de la Hispalense, acaba de publicar, junto con otras científicas, un libro sobre el papel desempeñado por las élites femeninas en la arquitectura romana: «Constructoras de ciudad» (editorial Comares). Un libro tan sorprendente como la apuesta de aquellas mujeres por sobresalir en una sociedad muy masculina

27/01/2020. ABC.

Despéjeme la duda: ¿es un libro científico o de género?

Es un libro científico escrito desde perspectivas de género.

Y la política no distorsiona estas investigaciones…

No necesariamente.

No es por nada. Es simplemente para no caer en la tentación de hacer presentismo y pensar que en Roma ya existía el feminismo.

Efectivamente, el feminismo es un término moderno y no se había planteado nunca en Roma. Pero sí hubo mujeres conscientes de su capacidad para actuar públicamente e intervenir en su sociedad.

En la no élite ¿qué papel desempeñaba la mujer romana?

El de la perfecta ama de casa. Para eso se preparaban a las niñas. Para ser esposa, madre, piadosa, laboriosa, discreta…

De hecho Augusto decía de Livia que le gustaba que la vieran tejer desde la calle en el sala principal de la casa…

El calificativo lanífica significaba eso: la mujer laboriosa, dedicada al hogar y volcada sobre la casa.

Un papel que no tenía nada que ver con el que desempeñarán las aristócratas y adineradas matronas romanas ¿verdad?

Relativamente. Muchas mujeres asumieron ese papel. Otras no se resignaron y buscaron su visibilidad.

Son esas mujeres adineradas, poderosas, deseosas de ganar prestigio entre sus conciudadanos las que van a buscar su espacio en una sociedad muy masculina ¿cierto?

Y a su vez serán modelos para otras por debajo de su nivel que dentro de sus posibilidades también procuraba hacerse ver.

Y ese espacio lo ganan invirtiendo en su fama, en su nombre.

Es así. En su nombre que además se preocupaban de que figurara en las dedicatorias de los edificios y espacios públicos que construyeron.

Ustedes han conseguido casi cuatrocientos epígrafes muy fiables de mujeres que costearon todo tipo de obras públicas. ¿Destáqueme la que crea más importante?

Ummidia Quadratillia, en Casino, Italia, levantó el anfiteatro. Era una gran aficionada a los espectáculos.

En Cantillana se han encontrado con una tal Egnatia Luperfilla que se gastó sus buenos sestercios en su ciudad.

Así es. Acondicionó un pórtico público con sus toldos y las ventanas, el gasto corrió a medias con su marido, que era el alcalde de la ciudad.

Y en Itálica registran ustedes a Junia Africana, que junto a su hijo y marido, se estiraron lo suyo con el teatro…

Cierto. Lo embellecieron con una serie de elementos de bronce, mármoles exóticos importados y algunos altares decorativos.

Creo que esos altares del proscenio están hoy en el museo arqueológico, con su imagen…

Afirmativo. Ese altar recoge todo el texto dedicatorio así como los retratos familiares de los donantes. Gracias a ese retrato sabemos que Junia era sacerdotisa.

¿Por qué se ha demorado tanto el cierre del museo?

Uno de esos eternos problemas de fondos. Como sevillana y profesional también lo he sufrido. Esperemos que merezca la pena el resultado.

De toda esa arquitectura urbana y de las obras públicas costeadas por estas mujeres ¿perduran algunas?

Muchas. En las ciudades norteafricanas están en pie la mayoría y es la zona del imperio donde intervienen de manera más clara las mujeres que hacen ciudades. Hay una ciudad en Túnez, Dougga, donde treinta edificios fueron costeados por mujeres.

Tenemos una sobrina de Trajano, Matidia Minor, que ya la quisiéramos de duunviro hoy en Sevilla. Hubiera hecho cuatro líneas de metro del tirón.

(Risas) Matidia fue excepcional en muchos sentidos. Y no solo en lo constructivo. No se le conoce marido, se apartó de la corte y se buscó su propio nicho de poder en Suessa Aurunca, en la Campania, donde construyó el teatro, la biblioteca, un puente y la decoración escultórica.

¿Registran en sus investigaciones alguna mujer empresaria?

Tenemos a una liberta valenciana llamada Viria Acte que hace su fortuna con materiales de construcción: desde piedras a mármoles.

¿Habría que resucitar a Junia Africana para que el Carambolo se pareciera a lo que fue?

Cabe la esperanza: muchas de ellas fueron grandes restauradoras.

El Salvador
El libro «Constructoras de ciudad» lleva la firma de cuatro especialistas: Cándida Martínez, Henar Gallego, María Dolores Mirón y Mercedes Oria, todas ellas arqueólogas o epigrafistas de distintas universidades. Un libro que, pese a ser técnico, está al alcance de un lector medianamente informando del mundo romano. Mercedes Oria dice sentirse muy a gusto en Sevilla, que vive de puertas hacia fuera y convierte la calle es un espacio desbordante de vitalidad. Su rincón preferido es El Salvador que recoge todos estos aspectos y, además, es el lugar donde contrajo matrimonio. Su tesis doctoral la hizo sobre Hércules. Y llegó al mundo de las sacerdotisas romanas tras investigar diez años en el mundo de la religión y su reflejo en las esculturas. Detesta la dejadez de la ciudad en algunos aspectos y si en su mano estuviera donarle algo a Sevilla le levantaría un pórtico con estatuas en el foro…

No hay comentarios: