10 oct. 2007 ~ ~ Etiquetas: ,

Hallan un poblado de los constructores de los dólmenes de Antequera


El yacimiento, con 4.500 años de antigüedad, es el más extenso e importante del Calcolítico pleno que se ha descubierto en la provincia de Málaga
Diario Sur. 10/10/2007. Carmen Martín

Los ancestros del hombre se dejaron olvidados numerosos restos en tierras antequeranas que han sido sepultados a lo largo de los tiempos y que salen a la luz gracias a las obras de pequeñas y grandes infraestructuras. No en vano, los movimientos de tierra de la autovía entre Córdoba y Antequera han puesto de relevancia una necrópolis romana y un poblado del Calcolítico pleno considerado «el más extenso e importante de la provincia de su época», en palabras del arqueólogo municipal, Manuel Romero.

Extenso porque abarca nada menos que 180 hectáreas e importante porque es uno de los poblados de los constructores de los dólmenes. Y es que el poblado de Los Silillos, ubicado en una zona conocida por el mismo nombre situada en plena Vega -antes del cruce a Villanueva de Algaidas- tiene 4.500 años de antigüedad, los mismos que los expertos achacan al túmulo de Menga. No obstante, se han enviado pruebas de Carbono 14 a Suecia para confirmar las fechas.

La hipótesis que más relaciona al poblado con los dólmenes es el hallazgo de 52 silos de pequeño tamaño que contenían cerámicas -algunas pintadas y decoradas-, metalurgia y cornamentas de ciervos y de carneros en los 4.000 metros cuadrados que se han excavado para consolidar el yacimiento y evitar su afección por las obras de la A-45. Romero, que anunció el descubrimiento acompañado por el alcalde, Ricardo Millán, y la edil de Patrimonio Histórico, Ana Navarro, apuntó que entre los restos había sierras de cobre, machacadores, martillos, toberas y moldes de arenisca con resto de fundición, lo que demuestra la capacidad constructora de sus habitantes. Además, los arqueólogos consideran que la población era agricultora, algo poco frecuente hace 4.500 años, y aprovechaba la fertilidad de la Vega, entonces una inmensa zona encharcada de agua salada.

Modo de vida

El hallazgo del poblado, que tenía carácter estacional, arroja luz sobre el modo de vida del hombre calcolítico, que a pesar de poder tener algún asentamiento perenne, cambiaba de hábitat según las épocas de caza y cosecha.

Así, en las excavaciones que la Junta realizó sobre el conjunto dolménico se halló el poblado de El Perezón, también en plena Vega, y otro junto a los dólmenes además del ya conocido en el Cerro de Marimacho, que podría ser un asentamiento fijo. El director del Conjunto Dolménico, Bartolomé Ruiz, no supo valorar el alcance del descubrimiento, ya que dijo no haber sido informado del mismo por ninguna de las administraciones competentes. Los trabajos de excavación, que han costado 40.000 euros, han sido coordinados en todo momento por la Oficina Arqueológica del Centro Municipal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Antequera en colaboración con la Junta.

No hay comentarios: