24 jul. 2009 ~ ~ Etiquetas:

Aprendices de arqueólogos buscan en la ciudad romana de Itálica la «pieza perdida»

ABC Sevilla. 24/07/2009. M. C.

Dicen que cuando surgió la serie «Urgencias» las facultades de Medicina de Estados Unidos comenzaron a llenarse de alumnos. El mimetismo de la televisión es lo que tiene. Sin duda Harrison Ford y su personaje de Indiana Jones también habrá hecho soñar a más de uno con aventuras en los más insólitos lugares en busca de aquella arca perdida, pero la realidad es bastante distinta.

Al menos eso es lo que pueden comprobar en propia carne los integrantes del campo de trabajo de Itálica, denominado «Realidad Cultural: Itálica Arqueológica», que este mes de julio reune a jóvenes andaluces, de otras ciudades de España y Europa, de edades comprendidas entre los 15 a 17 años o entre 18 a 30, según el tipo de trabajo.

A estos jóvenes, bajo la supervisión de profesionales de la restauración y la arqueología, se les han encomendado distintas tareas en el los campos en el cuadripórtico del teatro romano de Itálica, así como la participación en los trabajos de limpieza y consolidación de algunos mosaicos ubicados en el interior de la ciudad romana.

Limpieza y restauración

Los voluntarios, bajo un sol de justicia, se dedicarán a la retirada de la tierra acumulada tras la excavación sobre los muros de cierre del pórtico, y a la realización de fichas individualizadas de las mismas. También se prevé la colaboración en las tareas de limpieza y conservación de los mosaicos en grupos reducidos, lo que permitirá que durante las tareas se traten con los jóvenes temas de metodología arqueológica, conservación preventiva, técnicas de construcción romana, religión, ideología y propaganda imperial entre otros.

El campo de trabajo recibió ayer la visita del delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, acompañado de la directora del Conjunto Arqueológico de Itálica, Sandra Rodríguez de Guzmán.

Nueva hipótesis

Los trabajos arqueológicos que se llevan realizando en la ciudad romana de Itálica durante varios siglos, no tienen fecha de finalización. La ciudad es una constante sorpresa, y así, uno de los últimos hallazgos de consideración ha sido una escalera monumental construida sobre la ladera del Cerro de San Antonio, que servía para acceder al teatro romano desde la parte alta de la ciudad. Con este hallazgo se plantea una nueva hipótesis sobre la evolución constructiva del teatro de Itálica, constatándose que en origen, en época augustea, el graderío del monumento era de menor tamaño al que podemos apreciar hoy que es fruto de una ampliación de la segunda mitad del siglo I.

Quizás alguno de estos jóvenes e incipientes arqueólogos del campo de trabajo 2009 hallen alguna pieza digna de mención. En arqueología la sorpresa es siempre parte del trabajo. Santiponce es ciudad llena de sorpresas, como aquella que se llevó la familia bajo cuya casa se encontró la famosa Venus de Itálica. Cuentan que de la estatua sólo asomaba el hombro y que esta «piedra», sita a la entrada de la casa, sirvió durante años para limpiar de barro las botas del que entraba. Cosas de la arqueología.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Hola! Estoy leyendo toda clase de fabulas sobre los dolmenes, en realidad eran o son objetos de vibracion para regular la salud de las personas, pues estan encima del cruce de dos corrientes de agua que al friccionar pruducen ultrasonidos, al elevarse dicho ultrasonido incide en la piedra superior y amplifica su intensidad, desparasitando a las personas que se introducen dentro de los mismos, y otras aplicaciones terapeuticas que nos me ocuparia varios folios.