30 jul. 2009 ~ ~ Etiquetas: , ,

Ojos que no ven, patrimonio que no se siente

Un paseo de incógnito por el interior de Ontiveros.
Vocalía de Comunicación. 25/07/2009

Para los curiosos empedernidos mostramos estas tres fotografías que fueron tomadas en el interior del Tholos de Ontiveros en 2007. Habiendo visitado previamente el monumento 3 años antes pudimos contrastar un progresivo y preocupante deterioro en su estado, pero ya se sabe, “ojos que no ven…” Ontiveros es desde hace una década un Bien de Interés Cultural, es decir, lo que antes se llamaba Monumento Nacional; pero se ignora a quien interesa realmente ni en qué consiste ese insondable concepto de “Cultural”, no hay que más que observar el estado de abandono en el que se mantiene.


A ambos lados de la imagen se abre el atrio de forma circular y con los paramentos cubiertos por grandes pero delgadas placas de pizarra (esquistos), no se conserva nada de la pintura rojo almagra descrita que cubría las paredes y que se ha comprobado también en el Tholos de Montelirio. Ahora es una intensa capa de moho verdoso la que le da color porque el dolmen está encharcado en invierno al no disponer de ningún tipo de drenaje ni ventilación. También se ven raíces de las plantas en superficie que entran dentro de la estructura. El corredor tal como está en la actualidad solo tiene unos 50 cm. de altura y una anchura algo mayor, siendo bastante inaccesible y estando cortado al fondo a unos 10 metros por un pilar del edificio de Nª Sª de los Reyes. Aunque está descrito como un atrio, la profesora Rosario Cruz Auñón apuntó en nuestra Candelá que por el contrario podría tratarse de la cámara de una estructura secundaria del enorme tholos, cuya arquitectura principal estaría aún por descubrir.


Es perfectamente perceptible el sistema constructivo de grandes piedras de arenisca de cubierta y finas placas de pizarra conteniendo el terreno de la zanja que forma el corredor, con un sentido decorativo más que arquitectónico ya que aparentan ser piedras más gruesas. Nuestros queridos calcolíticos son los inventores del “alicatado hasta el techo” y del tapial, origen del hormigón. En la foto se ve como a pocos metros de la entrada algunas placas están escorándose y el terreno se desmorona dentro del corredor, este desplome tenía aspecto reciente aunque en 3 años ha podido deteriorase aún más. También se aprecia como la causa es un orthostato de arenisca que está roto y corre peligro de colapsar.


No hay comentarios: