21 oct. 2009 ~ ~ Etiquetas:

"Por mucho que se empeñe el alcalde, el Carambolo no puede ir al Ayuntamiento"

El conservador jefe de Investigación del Arqueológico recuerda que el Estado cedió el tesoro a Sevilla a cambio de que se mostrara en el museo como "depósito permanente" de la Administración municipal
Diario de Sevilla. 21/10/2009. Francisco Camero

"Eso no podrá ser jamás, por mucho que se empeñe el alcalde". Así responde Fernando Fernández, conservador jefe de Investigación del Arqueológico, a la voluntad de Alfredo Sánchez Monteseirín de exponer en el Ayuntamiento el Tesoro del Carambolo, una vez finalizada en el museo del Parque de María Luisa la muestra que conmemora el quincuagésimo aniversario de su hallazgo en Camas. "Nunca se lo podrá llevar", insiste Fernández, "salvo que ninguna administración proteste", matiza.

Este escenario es sin embargo poco probable. En su momento, recuerda el también antiguo director del Conjunto Arqueológico de Itálica, el Estado se declaró insolvente para indemnizar a los halladores de las piezas. Era una cantidad "ridícula", pero era la única manera legal que tuvo el Gobierno central de "renunciar" a la custodia del tesoro. Gracias a esta maniobra, la Administración municipal asumió el pago de la indemnización, lo que permitió que el Carambolo se quedara en Sevilla y que su dueño fuera el Ayuntamiento. Una "irregularidad" administrativa, dice, permitida por los responsables del momento y a la que se debe que el tesoro no lleve años en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.

Eso sí, el Estado cedió sus derechos sobre estas piezas con un par de condiciones: que el tesoro debería quedar depositado de manera permanente en el Museo Arqueológico; y que no podría salir de él sin un acuerdo previo conjunto de la Dirección General de Bellas Artes y el Consistorio. "No se cedió al Ayuntamiento, sino a Sevilla para su Museo Arqueológico", explica Fernández. Había una tercera condición, insuficiente para el alcalde a tenor de sus últimas declaraciones sobre este asunto: que en la vitrina donde se expusieran las valiosísimas piezas constara claramente que el tesoro es una propiedad del Ayuntamiento de Sevilla que se exhibe en el museo como depósito permanente.

Fernando Fernández cree que cuando acabe la exposición El Carambolo. 50 años de un tesoro, éste regresará a la caja de seguridad de una entidad bancaria -donde ha estado guardado las últimas tres décadas- y volverá al Museo Arqueológico tras su reforma integral ya en marcha. "Yo pienso que dentro del nuevo plan museológico se contempla una sala de seguridad absoluta, con una cámara acorazada donde se podrá depositar el tesoro para que pueda ser contemplado por el público", concluye el conservador jefe de Investigación del museo.

No hay comentarios: