29 nov. 2009 ~ ~ Etiquetas:

Valencina: Un tesoro no explotado

La Razón. 29/11/2009. Alejandro Baeza Serrano

Por todos es sabido que Valencina de la Concepción posee un patrimonio arqueológico riquísimo e inigualable. De sus dólmenes podemos decir, sin exagerar, que son "La Capilla Sixtina" del Calcolítico. Los valencinenses somos depositarios y no propietarios de ellos, y tenemos la obligación de entregárselos a las generaciones venideras en iguales o mejores condiciones que cuando los recibimos nosotros.

Los que hemos tenido el privilegio de realizar una visita guiada por un especialista a nuestro Museo y a nuestros dólmenes hemos quedado maravillados, y sorprendidos a la vez, al comprobar la importancia de lo que tenemos y la pésima gestión realizada a lo largo de estos años por quienes tuvieron y tienen la responsabilidad de gobierno que no han sabido traducirlo en beneficio para su pueblo.

Muchos de los valencinenses ni siquiera conocen su patrimonio y de cara al exterior no se han realizados las acciones necesarias para atraer a ese turismo cultural que cada vez tiene más adeptos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Aquí tenemos dólmenes, pero también gastronomía y hospitalidad. Cuánto tiempo más tiene que esperar Valencina y su gente para que los que ostentan el poder político municipal apuesten por el patrimonio como fuente de riqueza. Otros, con mucho menos, hace tiempo que lo hicieron.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Menudo rostro, lítico,en este caso, del que hace gala este campeón del oportunismo político, que no se cortó un pelo para dar su adhesión inquebrantable a la desprotección de los 2.000.000 de m2. de interés paisajístico para la construcción de una cretinez,digo centro, de interpretación

Anónimo dijo...

Pues me han dicho que al parecer se ha retractado en una nota de prensa y ahora dice que lo votó por error, ¿qué pensar? el daño ya está hecho.

Anónimo dijo...

por error? tambien fue por error lo del pgou cuando fuiste del pp, y lo apoyaste?, anda ya alejandrito, quien no te conozca que te compre, perdon, que te vote