28 mar. 2010 ~ ~ Etiquetas: ,

Puntualizaciones sobre la cerámica pintada tartésica del bronce final. Estilo Carambolo o Guadalquivir I

Cuadernos de Prehistoria y Arqueología 11-12
(1984-1985): pp. 225-243

Autores: Diego Ruiz Mata

Introducción:
La cerámica pintada monocroma, en rojo, que constituye uno de los aspectos decorativos definidores de la cultura material del Bronce Final tartésico, ha sido objeto de numerosas hipótesis sobre su origen, estilos y cronologías, con resultados diversos y a veces confusos, al no determinarse con la mayor exactitud posible sus características tipológicas, decorativas, su repartición espacial y ámbito cronológico. En efecto, la decoración pintada fue una moda que se desarrolló ampliamente por casi toda la geografía hispana durante las primeras centurias del milenio I a.C., conformando un elenco abigarrado de formas y decoraciones, de orígenes diversos y de distintas cronologías. Según sus características decorativas, se distinguen los tipos de Guadalquivir I -o Carambolo-, Guadalquivir II/S. Pedro II, bícroma, polícroma de Medellín, hallstáttica monocroma y hallstática bícroma, empleados en distintos ámbitos y con diferentes cronologías. Todos estos estilos requieren estudios particularizados, pero aquí vamos a ocuparnos sólo del Guadalquivir I, que corresponde al momento clásico de la cultura tartésica.

No hay comentarios: