2 abr. 2014 ~ ~ Etiquetas: , , ,

El Museo de los Dólmenes de Antequera abrirá sus puertas en 2017

La Junta desbloquea el proyecto tras conseguir una inversión de 8 millones de los nuevos fondos europeos.
29/03/2014. DiarioSur.

Por unanimidad y con gran ovación. Así se proclamaba ayer la candidatura del Sitio de los Dólmenes de Antequera, presentada por la Junta de Andalucía, para la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco que España planteará en 2015. Los votos y los aplausos salían de los miembros del Consejo de Patrimonio Histórico, reunidos en Plasencia (Cáceres), que otorgaron todas su bendiciones para que este conjunto, uno de los mejores exponentes del megalítico europeo, brille en el club más exclusivo del patrimonio internacional.

Ante esa unanimidad y aplauso se mostraba ayer «emocionado» el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, y muy satisfecho de que «el Gobierno de España haya hecho suya la defensa de este monumento andaluz». Será entre junio y julio de 2016 cuando los Dólmenes entren en el apreciado catálogo de Patrimonio Mundial, convirtiéndose en el primer bien cultural malagueño que escribe su nombre en esa preciada nómina cultural.

En su aplaudida decisión, el Consejo de Patrimonio destacó que han sido determinantes para su elección «la consideración del carácter monumental de sus construcciones megalíticas y de la belleza de las formaciones naturales que conforman su entorno, que tan fielmente reflejan las relaciones que se establecen durante el Neolítico entre los elementos megalíticos construidos por el ser humano y su entorno natural».

Durante su defensa de la candidatura de los dólmenes de Viera, Menga y El Romeral, Luciano Alonso resaltó que «es fascinante el hecho de que hace 6.000 años los primeros pobladores de Andalucía diseñaran un complejo fúnebre que cuatro veces al año, en cada cambio de estación, capta un espectáculo de luz y energía que inunda e ilumina hasta la última piedra del monumento megalítico».

El conjunto prehistórico malagueño estaba ayer de enhorabuena, y a su proclamación como candidata de España a la lista el Patrimonio Mundial de 2015 se sumó un anuncio también esperado y deseado: el Museo de los Dólmenes de Antequera abrirá sus puertas al público en 2017, tras una inversión de 8 millones de euros, procedentes de los nuevos fondos europeos. El proyecto museológico y museográfico se encuentra en estos momentos encima de la mesa de la Secretaría de Estado del Ministerio de Cultura a la espera del visto bueno para poder adjudicar las obras a finales este mismo año o a principios del próximo.

Interpretación o tutela

Este movimiento de ficha, avalado por el presupuesto de la Comunidad Europea, reactiva un proyecto que ha acumulado todo un rosario de retrasos e incumplimientos en el tiempo. Impulsado a finales de los 80, en 1992 empezó a construirse el edificio para un Centro de Interpretación de los Dólmenes de Antequera a los pies de Menga, rodeado de polémica por el impacto ambiental del mismo en el entorno dolménico. En 1999 quedó paralizado por falta de proyecto expositivo, después de una inversión de más de tres millones de euros. En 2004, la Consejería de Cultura anunció que lo convertiría en Centro de Interpretación de la Prehistoria de Andalucía, una intención que se quedó en simples palabras.

Ahora, la Junta de Andalucía apuesta por el Museo de los Dólmenes de Antequera, porque «las interpretaciones de la historia las hacen los catedráticos y las administraciones tienen que limitarse a tutelar y conservar el patrimonio», asegura Bartolomé Ruiz, director del Conjunto Dolménico de Antequera.

El discurso museográfico del museo se basará en las piezas prehistóricas que guarda el Museo Arqueológico de Málaga, descubiertas en yacimiento de tierras de Antequera. Ofrecerá dos recorridos: 'Prehistoria de una Tierra' y 'La vida secreta de los Dólmenes'. Asimismo, se realizarán obras en el edificio ya construido, rebajando la altura y modificando algunos elementos de la fachada -los elementos metálicos y el vidrio- para integrarlo en el paisaje y suavizar el impacto.

Después de años de incertidumbres y proyectos inacabados, los Dólmenes de Antequera vuelven a ocupar un espacio en los planes de la Consejería de Cultura. Y si nada se tuerce, lo ocupará también en los planes de la Unesco. Por unanimidad y con ovación.

No hay comentarios: