11 mar. 2016 ~ ~ Etiquetas:

Fallece José María Pérez Orozco "El Gorrilla"

José María Orozco, popular personaje conocido como "El Gorilla", falleció ayer víctima de una grave enfermedad.

Catedrático de lengua, José María era un erudito conocedor de innumerables datos no solo de filología e historia, si no como gran amante de la naturaleza que había recopilado la diversidad botánica de la Cornisa Norte del Aljarafe, donde cotidianamente se le podía encontrar disfrutando del paisaje con su sabiduría epicúrea en compañía de su inseparable amiga Tati y sus perros.

Presentador de televisión, gran conversador y ponente de lo divino y lo humano, profundo conocedor del flamenco y sus misterios, el Gorrilla era ante todo un amante de su tierra, Andalucía, y defensor incansable de sus rasgos de identidad.

Se le recordará en sus lecciones de silbidos rocieros con percusión de dedos sobre la mesa de la Venta Bovito, con su periódico bajo el brazo, en su repertorio infinito de canciones interpretadas al alimón con Tati, en su gracia y siempre recurrente simpatía de persona abierta, tolerante y progresista, en la que destacaba su humildad y su perfecta integración en las raices populares.

Con su desaparición el paisaje humano de Valencina y su entorno quedan huérfanos de uno de sus paisanos más destacados y queridos por toda la ciudadanía.

Que te sea leve tierra, amigo Gorrilla.


Vocalía de Comunicación
Asociación Los Dólmenes

3 comentarios:

isabel dijo...

lamento mucho conocer esta noticia. Fue profesor en el Instituto Tartessos de Camas. Muchos le recordamos con cariño. Agradecería si se informa con tiempo sobre algún acto de reconocimiento u homenaje. Muchas gracias.

José Antonio García dijo...

Lamento profundamente esta pérdida... nunca intercambiamos directamente ninguna palabra, pero su presencia y testimonio de vida ( sencilla, abierta, investigativa preservadora de lo natural, sin retorcimiento interesado o "doblez") nos reconfortaba espiritualmente.... nos reconfortaba, sencillamente, pasar (como vecinos que somos) por su calle y por la acera frente a su casa, donde a veces, sus alegres perritos nos saludaban....pues nos reconfortaba saber, que allí habitaba un alma noble...

Kapitan Kusto dijo...

José María fue de esos de los que a uno le gusta cruzarse por la vida. El mejor homenaje que puede hacérsele es guardarle en nuestras memorias con una sonrisa, no olvidar los buenos ratos que pasamos en su compañía y magisterio. Fijar en la memoria la postal de él en su despacho de El Bovito, negociado de estrellas y luceros.
Y por parte del municipio qué menos que poner su nombre y su mote en una de las calles de Valencina, más que merecidamente, él, a pesar de ser de Montellano, era un valencinense de pro, de los que engrandecen a éste pueblo y hacen menos forasteros a los que llegan.
Gracias, amigo Gorrilla, y buen viaje hacia la madre tierra.