22 ago. 2011 ~ ~ Etiquetas:

Itálica a la luz de la noche


Vistas del interior del antiteatro con el foso en medio. | Esther Lobato.
La Consejería de Cultura organiza visitas nocturnas al Conjunto Arqueológico.
La guía explica en estos recorridos cómo era la vida de los romanos.
Siete personas se identifican con personajes romanos a lo largo del trayecto.

21/08/2011. El Mundo.

Itálica representa la majestuosidad de una urbe romana, claramente visible en el trazado de sus calles, edificios públicos, semipúblicos y privados, todos ellos integrados en un entorno paisajístico de gran calidad, que permite al visitante disfrutar del urbanismo romano.

La Consejería de Cultura organiza 'Visiones de Itálica', una actividad nocturna para los meses de julio, agosto y septiembre en la que se podrá visitar el anfiteatro con motivo de la iluminación monumental inaugurada para estas noches estivales.

Durante este paseo nocturno los participantes exploran bajo una nueva perspectiva este edificio "emblemático" del yacimiento romano, acompañados de una lectura evocadora de textos. El itinerario principal discurre en el Conjunto Arqueológico por el barrio construido por Adriano en el primer tercio del siglo II. Las calles se caracterizan por su gran anchura y aceras porticadas.

La guía del recorrido, Auxiliadora Baena, explica detalladamente cómo era la vida de los romanos. Durante el itinerario, siete personas se identifican con personajes romanos de distintas clases sociales. En primer lugar, un hombre disfrazado de panadero muestra cómo es la vida de los plebeyos y aclara las ventajas e inconvenientes de pertenecer a esta clase social.

A diferencia de los plebeyos, los patricios cuentan con muchos privilegios tanto sociales como políticos. Un joven interpreta a una patricia y los explica. Así, su personaje se ocupaba de que los criados cumplieran con los trabajos que el patricio había ordenado, de que no faltaran velas en el hogar y, en su rato libre, tejían. La domus -nombre que recibe la vivienda de esta distinguida clase social- llegaba a medir unos 1.700 metros cuadrados y disponía de una zona de invierno y otra zona de verano, como se observa en La Casa de los Pájaros.

El recorrido actual por la ciudad se corresponde literalmente con el programa puesto en marcha por el emperador Adriano, quien dota a la ciudad de un servicio de abastecimiento de agua y de una red de cloacas, visibles hoy por el visitante en los cruces de las calles. El agua corriente llegaba a través de un acueducto de cisternas, y desde ellas se daba servicio a las fuentes públicas y a los edificios principales, tales como los recintos termales, de gran significación en Itálica, siempre a través de una red de tuberías de plomo que podemos ver en algún tramo de la ciudad.

El urbanismo de Itálica se manifiesta principalmente por medio de edificios públicos y semipúblicos monumentales y de un tipo de vivienda de carácter residencial, donde habitaban las élites políticas y económicas. Además de la población que se instalaría en el área residencial como personal de servicio de los notables de Itálica, el resto de la ciudadanía ocuparía edificios de varias plantas en la ciudad preadriana.

La arquitectura pública de Itálica adquiere, igualmente, un carácter monumental; tal es el caso de los edificios dedicados a espectáculos públicos como el anfiteatro y el teatro, o bien, aquellos que se levantaron como baños públicos. Antes de llegar al Anfiteatro, el grupo recorre las galerías. El anfiteatro, que data del siglo II d. C, era el lugar donde se celebraran espectáculos entre gladiadores y animales.

Auxiliadora Baena precisa que la posición del espectador dependía de la clase social a la que pertenecía y que, para acceder a su asiento, era indispensable entregar una ficha. No obstante, es una sacerdotisa de la Diosa Vesta, diosa del hogar, la que cuenta sus privilegios y cómo, si no cumplían los requisitos que se les imponían, eran duramente castigadas.

Para conocer la vida romana en este enclave, el conjunto arqueológico ofrece cada día dos turnos de visitas. En agosto, a las 22.00 y a las 23.00 horas. En septiembre, a las 21.00 y a las 22.00 horas. Para realizar la visita es necesario reservar y comprar la entrada con antelación.

No hay comentarios: